Las revelaciones que han trascendido por las declaraciones del expresidente Donald Trump y por parte de su yerno, Jared Kushner en su libro Rompiendo la Historia: Memorias de la Casa Blanca de Kushner, no dejan bien parado al presidente de México, muestran cómo se entregó a Trump a cambio de apoyos políticos, al puro estilo de Antonio López de Santana.

¿Por qué Trump nunca quiso a Peña Nieto y sí estuvo muy cómodo con AMLO?

En su libro Kushner asegura que el expresidente tuvo la intención de romper el tratado comercial de Norteamérica. Detalla un dramático episodio de abril de 2017, cuando se filtró a la prensa que Trump ordenó redactar una orden ejecutiva para retirar a EU del TLCAN, y de cómo, el entonces Canciller de México, Luis Videgaray le advirtió “esta es una pelea en la que México va a morir, pero Estados Unidos perderá una pierna y un ojo”.

Para salvar la situación, Kushner solicitó a sus contrapartes convencer al presidente Peña Nieto y al Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau de hacer una llamada a Trump en la que se comprometieran a renegociar el acuerdo.

Los héroes del TLCAN

Fue entonces cuando se iniciaron las negociaciones entre las delegaciones de los tres países encabezadas por Robert Lighthizer, Chrystia Freeland e Ildefonso Guajardo en Washington, Ottawa y Ciudad de México.

Cuando se complicaron las negociaciones en el tema Automotriz, Trump, arguyendo un asunto de seguridad nacional, amenazó con imponer un arancel de 25 por ciento a los autos importados desde México y Canadá, algo que violaba el TLCAN. Kushner relata que Videgaray viajó a Washington para pactar un punto intermedio: elevar de 62.5 por ciento a 75 por ciento el contenido regional de los vehículos. Vamos, el gobierno mexicano negoció, no se “dobló”.

Las pifias de Jesús Seade

Sin embargo, las cosas cambiaron con la llegada del impresentable representante de AMLO en las negociaciones, Jesús Seade, quien, al participar en la negociación de la vigencia del Tratado, solo se ”quemó” al sugerir 12 años cuando se negociaban al menos 16. “Después que se fue la delegación mexicana, Lighthizer y yo nos miramos y nos reímos.

Ese fue uno de los peores momentos de una negociación que jamás habíamos visto. ‘Solo recuerda’, me dijo Lighthizer, ‘Nadie se vuelve más inteligente por el hecho de solo hablar”.

El otro tema donde AMLO se “dobló” a cambio de apoyos políticos, fue la migración. De acuerdo con el libro de Kushner, en 2018 la Administración de Trump propuso al presidente un pacto para ayudarlo con sus prioridades políticas (las de AMLO no las de México), a cambio pidió que México se enfocara en reducir los flujos migratorios hacia Estados Unidos.

Kushner asegura que él mismo, junto al ex secretario de Estado Mike Pompeo, ofrecieron el pacto a Marcelo Ebrard: “Nuestra relación (con el Gobierno de AMLO) va a ser muy simple... Pongan atención a estos datos (de cruces ilegales). Si suben, vamos a tener problemas. Si bajan, tendrán un increíble socio aquí (en EU) que les ayudará con cualquier prioridad que tengan”. Según Kushner, el 19 de marzo de 2019 AMLO aceptó en una cena a la que también asistió Marcelo Ebrard celebrada en casa del vicepresidente de Televisa, Bernardo Gómez, donde advirtió que Trump podría tomar represalias. “Hice un viaje de 12 horas a la Ciudad de México para darle mi mensaje directamente a AMLO: si México no actuaba de inmediato para reducir los cruces fronterizos ilegales, todas las apuestas estaban canceladas, incluido el T-MEC”.

En su momento AMLO declaró que, aunque la reunión se realizó en casa del vicepresidente de Televisa, no representó un conflicto de interés. Dijo que sostener ese tipo de reuniones en casa de un particular no resta a su investidura como presidente y, muy a su estilo, remató: “Sí, y hay celos y sentimientos, yo los entiendo. Pero ya, ya, mire, así, así, abrazos y amor y paz, ¿sí? Ya no tantos celos, no tantos sentimientos”.

Se dobló y se sometió ante Trump

Si bien, en su libro Kushner relata claramente la forma en que AMLO se doblegó a cambio de apoyos políticos, en abril, su suegro ya había mencionado como “dobló” a AMLO con la amenaza de imponer aranceles. La amenaza de Trump no funcionó con Videgaray e Idelfonso Guajardo, pero con AMLO fue “muy fácil”:

“Nunca he visto a nadie doblarse así. Entró (a mi oficina) y (el representante de México) se ríe de mí cuando le digo: ‘Necesitamos 28 mil soldados en la frontera, gratis’. Él me miró y me dijo algo como ‘¿(Desplegar soldados) gratis?’ ‘¿Por qué haríamos eso en México?’ Le dije: ‘necesitamos algo llamado ‘Quédate en México’”.

Hasta ahora, el gobierno de México no ha desmentido las imputaciones que el yerno de Trump consigna en su libro ni en hablar ante las declaraciones de Trump.

El único posicionamiento conocido es el del canciller Ebrard, de que el contenido del libro tiene como finalidad beneficiar a Trump de cara a las elecciones presidenciales de 2024.

¿Cuánto le está costando a México que AMLO se vendiera a Trump por apoyos políticos?

¡La Patria es Primero! ¿O priva más el interés personal por mantener el poder a costa de México?

Lo paradójico es que, aunque quien más necesita el T-MEC es EE.UU, Andrés ya logró que si nos salimos, quedemos como unos vulgares traidores y sin palabra