25 de enero de 2022 | 22:58

La metástasis de la inflación

El repunte inflacionario ha generado un intenso debate político sobre las causas y la respuesta que se espera por parte de las autoridades
Inflación en Estados Unidos
Compartir en

Como exalumno de la Escuela Kennedy de Gobierno de la Universidad de Harvard, me mantengo atento a sus eventos y publicaciones. El aumento de la inflación en Estados Unidos motivó que cinco expertos en finanzas públicas y política económica opinaran sobre las causas y respuestas a este grave reto.

La inflación en Estados Unidos ha llegado al nivel más alto en 30 años, alcanzando el 6.2% en octubre según el índice de precios al consumidor. La pandemia de Covid-19 ha impulsado la demanda de bienes y servicios de los consumidores en un momento en que las cadenas de suministro están interrumpidas y muchas industrias se han visto afectadas por la escasez de mano de obra.

El repunte inflacionario ha generado un intenso debate político sobre las causas y la respuesta que se espera por parte de las autoridades. Trataré de hacer un resumen de las opiniones de los profesores de Harvard.

  • Linda Bilmes, profesora de políticas públicas, que se desempeñó como subsecretaria de Comercio, advirtió que los riesgos de la inflación también afectan gravemente a los gobiernos estatales y locales, dependiendo de cómo recauden sus propios ingresos y qué tan bien puedan controlar su gasto. Por el lado de los ingresos, la recaudación de impuestos sobre la renta y las ventas se mantendrá en gran medida al mismo ritmo que la inflación, por lo que es poco probable que una inflación moderada tenga un impacto importante. Sin embargo, si la inflación lleva a tasas de interés mucho más altas, los estados que dependen en gran medida de los impuestos sobre las ganancias de capital pueden sufrir.

Otra área de vulnerabilidad podrían ser los impuestos a la propiedad en los estados donde los aumentos en los valores catastrales o en los impuestos a la propiedad están limitados. El mayor riesgo es el aumento de los salarios, que consume la mayor parte de los presupuestos estatales. Esto automáticamente generaría el costo de una mayor inflación para los gastos locales. Además, la inflación podría debilitar significativamente los planes de pensiones estatales, muchos de los cuales asumen que los futuros aumentos salariales serán sólo del 2%. La mayor parte de administradores de pensiones locales tiene poca experiencia con la inflación.

  • Karen Dynan, profesora de economía y ex economista en jefe del Tesoro de Estados Unidos, argumentó que mientras los responsables de la formulación de políticas evalúan la respuesta adecuada al aumento de la inflación, un desafío clave es la incertidumbre sobre lo que depara el futuro. Los cuellos de botella y los problemas de la cadena de suministro han inhibido la capacidad de los productores para responder al cambio. Además, los precios de la energía han aumentado considerablemente y la escasez de trabajadores está provocando un mayor crecimiento de los salarios en algunos sectores.

Lo que no está claro es qué tan rápido se resolverán estos problemas. Esta incertidumbre dificulta que las autoridades monetarias sepan cuándo deben comenzar a subir las tasas para evitar que la inflación se mantenga en niveles indeseablemente altos. Sorprender a los mercados financieros con un cambio de política abrupto e inesperado podría conducir a una rápida caída de los precios de los activos que provocaría un retroceso significativo en la recuperación económica.

  • Jeffrey Frankel, profesor de formación y crecimiento de capital, que también fue miembro del Consejo de Asesores Económicos del Presidente de Estados Unidos, se pregunta: ¿qué puede hacer el presidente Biden? Y responde: comencemos con dos cosas que no se deben hacer:

1. No haga lo que el presidente de la Reserva Federal Arthur Burns y el presidente Richard Nixon hicieron en 1971 para ayudar a la reelección del presidente: respondieron a una inflación moderada del 5% al 6% con una combinación de estímulo monetario rápido y controles de precios y salarios condenados al fracaso. Quitaron la tapa de la olla hirviendo unos años más tarde y la tasa de inflación saltó por encima del 12%.

2. No haga lo que hizo Donald Trump el 2 de abril de 2020 para ayudar a los productores de petróleo estadounidenses: convenció a Arabia Saudita de que la OPEP debía recortar la producción de petróleo y subir los precios.

Cuatro cosas que sí debe hacer:

1. Continuar luchando en el Senado por un proyecto de ley de gasto social totalmente financiado (“Reconstruir mejor”).

2. Dejar que las importaciones entren al país con mayor facilidad. Son una válvula de seguridad para una economía sobrecalentada. Trump impuso muchos aranceles de importación, que elevan los precios a los consumidores, a veces directamente, como con las lavadoras, y a veces indirectamente, como con el acero y el aluminio, que son insumos importantes para los automóviles y otros bienes. Con o sin reciprocidad extranjera, la liberalización del comercio estadounidense podría hacer bajar los precios rápidamente en muchos sectores con restricciones de oferta.

3. Facilitar la inmigración ordenada ayudaría a aliviar la escasez de trabajadores que están experimentando los empleadores en algunos sectores.

4. Una mayor vacunación aumentaría la oferta de mano de obra a través de varios canales posibles. Un canal sería mantener a los niños en la escuela, permitiendo que más padres regresen al trabajo. Otro canal es aliviar los temores de los trabajadores a la infección en el lugar de trabajo.

  • Jason Furman, profesor de política económica, y presidente del Consejo de Asesores Económicos durante la presidencia de Obama, dice que la economía de Estados Unidos ha crecido mucho más rápido de lo que la mayoría de la gente hubiera esperado. La otra cara de este crecimiento ha sido la inflación más alta que hemos experimentado en 30 años. Es razonable suponer que incluso si algunas de las fuentes de la inflación son temporales y desaparecen, todavía hay suficiente apoyo para una inflación incómodamente alta. Nadie sabe cuánto tardarán las cadenas de suministro en recuperarse, pero podría ser al menos un año. La combinación de una demanda fuerte y una oferta débil probablemente mantendrá la inflación incómodamente alta.

El presidente Biden podría ayudar a aumentar las capacidades de los puertos y la cadena de suministro. Sería mejor eliminar los aranceles del presidente Trump a China. Pero estos pasos sólo serían pequeños. La principal agencia encargada de controlar la inflación es la Reserva Federal. Tienen razón en seguir enfocándose en los millones de personas sin trabajo, pero debería recalibrarse para incorporar una mayor preocupación por la inflación en su postura política, incluido el establecimiento de un valor predeterminado de más aumentos de tasas en 2022, algo que puede cancelar si la inflación llega a estar muy por debajo de lo que se espera hoy.

  • Lawrence H. Summers, profesor y presidente emérito de la Universidad de Harvard, fue secretario del Tesoro con Clinton y director del Consejo Económico Nacional con Obama, concluye que el equipo de Biden necesita mostrar su determinación para abordar el problema de la inflación. Dice que le complació ver los comentarios del presidente de la Reserva Federal, Powell, de que la Fed consideraría concluir la reducción gradual de las compras de activos, tal vez unos meses antes. Biden debe señalar que una preocupación por la inflación informará sus políticas en general. Las medidas que ya se han tomado para reducir los cuellos de botella en los puertos pueden tener un efecto limitado, pero constituyen un claro paso positivo. Según Summers, comprar barato debería tener prioridad sobre comprar americano. La reducción de aranceles es la política más importante del lado de la oferta que la administración podría emprender para combatir la inflación.

Es fundamental aumentar el suministro de combustibles fósiles, como el reciente despliegue de la Reserva Estratégica de Petróleo. Y los reguladores financieros deben intensificar y estar atentos a los focos de exceso especulativo que son cada vez más evidentes en los mercados financieros. La inflación excesiva y la sensación de que no estaba siendo controlada ayudaron a elegir a Richard Nixon y a Ronald Reagan. Se corre el riesgo de que Donald Trump vuelva al poder. Si bien una economía sobrecalentada es un problema relativamente bueno en comparación con una pandemia o una crisis financiera, hará metástasis y amenazará la prosperidad y la confianza pública a menos que se reconozca y aborde claramente.

Javier Treviño en Twitter: @javier_trevino