17 de enero de 2022 | 20:18

La lucha de la cultura turística vs la pandemia: Quintana Roo

Quintana Roo se ha mantenido en su turismo pese a los embates que ha traído la pandemia del Covid-19.
Cancún, Quintana Roo
Compartir en

Cronología de un estado que se pone de pie

Historiadores del futuro sin duda catalogarán a la pandemia del Covid-19 como uno de los eventos más importantes del siglo, por su enorme costo en vidas, salud, recursos y por los cambios que debieron ser implantados a nivel global. Sin embargo, a pocos lugares impactó con tanta fuerza este fenómeno nunca antes visto que a destinos turísticos, por las restricciones en cuanto a viajes y convivencia.

Quintana Roo, al ser una potencia en cuanto a esta “industria sin chimeneas”, recibió un golpe que casi lo deja “nockout”: ocupación casi nula, cierre de la mayoría de las actividades, enorme pérdida de empleos. En contra de todos los pronósticos, la entidad se volvió a poner de pie, a un ritmo cauteloso, pero firme, con el conocimiento que el virus no se iría, sino que tocaba lidiar con él, generar confianza, reducir contagios. Todo esto fue logrado y la recuperación surgió casi un año antes de lo que en un inicio se auguraba.

Por su ejemplo y por el interés que representa, aquí dejaré una muy escueta cronología, con las cifras certeras que reflejan la histórica batalla que el estado de Quintana Roo ha sostenido contra la pandemia del Covid-19 en el ámbito turístico.

Ante la pandemia, la reacción de Quintana Roo fue rápida

El primer caso de Covid-19 fue importado, de un turista, y surgió el 13 de marzo de 2020, apenas dos semanas después de que este virus llegara a nivel nacional. Antes que concluyera el mes, los destinos de la entidad prácticamente quedaron vacíos. Eventualmente, la entidad perdió 84 mil empleos, con 97 por ciento de los hoteles obligados a permanecer cerrados, ¡por más de dos meses!, un dato aterrador para cualquier lugar cuya economía esté basada casi en su totalidad en el turismo.

Estados Unidos, el principal mercado del Caribe Mexicano, elevó a categoría 4 su alerta de viaje, aconsejando a sus connacionales a no salir del país.

La reacción fue rápida y pese a la poca información disponible en esos momentos sobre el virus, el gobierno y empresas elaboraron sus protocolos sanitarios, los que fueron distinguidos el 27 de mayo de 2020 con el sello Global Safety Stamp, el primero otorgado por el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), para brindarle seguridad a potenciales viajeros.

El 1 de junio, el gobernador Carlos Joaquín González declaró al turismo como actividad esencial en Quintana Roo y tres días después lanzó la estrategia “Reactivemos Quintana Roo” para recuperar la economía, dentro del plan “Juntos Saldremos Adelante”. Esto incluyó un semáforo epidemiológico propio, inaugurado el 8 de junio de 2020, dividido en zona norte y sur, acorde a la realidad local.

También inició el proceso de certificación en “Protección y Prevención Sanitaria en Instalaciones Turísticas”, que para el 18 de ese mes, ya tenía a 6 mil empresas aprobadas, en los 11 municipios.

Pocos días antes, EU regresó su alerta de viaje a nivel 2, con lo que de forma gradual retornó a la vida el Aeropuerto Internacional de Cancún.

Un mes después, el 17 de julio de 2020, ya se tenía un 22.5 por ciento de ocupación hotelera, a través de la reanudación de entre 130 y 150 vuelos diarios. Poco a poco, trabajadores comenzaron a regresar a sus hoteles, entre filtros y medidas especiales.

Para la segunda mitad de agosto, la ocupación hotelera incrementó en 13 por ciento promedio y para septiembre, Cancún ya rebasaba los 200 vuelos diarios.

Ese mes fue importante, porque fue cuando Quintana Roo logró pasar a semáforo amarillo, con la reapertura de diversos comercios, e incluso con las zonas arqueológicas de Tulum, Cobá, San Gervasio y Muyil (14 de septiembre).

Para octubre del 2020, inició el arribo de turistas de Europa, incluida la importante conexión París-Cancún de Air France. Ya había más de 41 mil turistas en la entidad, y una ocupación que incluso rebasaba el 30 por ciento en varios destinos.

Quintana Roo fue de las pocas opciones de viajes para estadounidenses

Un curioso fenómeno: la velocidad en la implementación de protocolos y reactivación de hoteles hizo que Quintana Roo fuera de las pocas opciones de viajes para estadounidenses. En el último trimestre del año, los asientos de avión desde el país incluso superaron por 11 por ciento los niveles de 2019, antes de la pandemia.

No todo fueron buenas noticias. El 4 de octubre fue el paso del huracán ‘Delta’ por Quintana Roo, en categoría 2. Afortunadamente, los daños fueron mínimos en cuanto a infraestructura turística, sufriendo la entidad mayormente caída de árboles y postes. Tres semanas después, fue el turno del huracán “Zeta” en Tulum, también con saldo blanco.

A finales de ese mes, Cancún figuró electo como el destino de playa de mayor confianza, por los más de 400 mil lectores de la revista Selecciones Reader’s Digest México.

El 13 de noviembre de 2020, Quintana Roo se declaró listo para ser sede de la Cumbre Mundial de Turismo, a realizarse en Cancún del 24 al 26 de marzo de 2021. La entidad se posicionaba como ejemplo a seguir en cuanto al manejo de la pandemia.

El Aeropuerto Internacional de Cancún registró más de 300 vuelos diarios y se incrementaron los de Chetumal y Cozumel. Los niveles de ocupación hotelera se acercaron 50 puntos.

Noviembre también trajo la realización del triatlón Ironman México, en Cozumel, isla que recibió a más de mil 200 atletas. La capital, Chetumal, también fue beneficiada con el arranque de una nueva conexión directo con la Ciudad de México, a través de Aeroméxico.

Como era de esperarse, la temporada vacacional de diciembre fue un boom total, con cerca de 500 vuelos diarios en el Aeropuerto Internacional de Cancún y ocupaciones hoteleras prácticamente al límite de lo permitido por el semáforo epidemiológico.

Cifras turísticas en Quintana Roo se han mantenido positivas pese a pandemia

En enero, las cifras turísticas se mantuvieron positivas; las postergaciones obligadas de boletos aéreos y las ansias de muchos por salir tras un largo confinamiento rompieron la antigua dicotomía de temporada alta y baja.

El 13 de enero del 2021, el gobernador Carlos Joaquín atestiguó el inicio de la primera etapa del Plan de Vacunación Nacional contra Sars-Cov-2; en tanto que el 26 de enero, la Secretaría de Turismo estatal arrancó el programa de pruebas rápidas en hoteles y líneas aéreas, para simplificar la obtención de esta obligación de viaje.

El mundo atravesaba una nueva oleada de casos de Covid-19, producto en parte de los festejos decembrinos, y el 29 de enero Canadá anunció la suspensión de vuelos a México hasta abril, lo que supuso la pérdida de entre 100 mil y 125 mil turistas.

Abril fue el mes en el que se realizó con éxito Cancún la Cumbre Mundial del WTTC, primer gran evento post-pandemia del sector turismo, en donde empresas y autoridades de todo el mundo pudieron constatar las medidas sanitarias tomadas para minimizar riesgos en la entidad.

Al finalizar mayo, Quintana Roo cerró con 580 mil turistas internacionales.

El 14 de junio de 2021, el aeropuerto de Cancún llegó a 420 vuelos y dos días después, tras 15 meses de inactividad, llegó al puerto de Cozumel el primer crucero, de Royal Caribbean International, brindando una bocanada de oxígeno a la economía de la isla.

Al 3 de julio de 2021 Cancún reportó 537 operaciones cada día, muy cerca ya de las 599 operaciones registradas antes de la llegada de la Covid-19.

El gobernador Carlos Joaquín indicó que para la temporada de verano, el estado esperaba la presencia de más de 2.8 millones de turistas, cifra todavía por debajo de los 3.5 millones que registró en el año 2019, pero arriba de las expectativas para la recuperación de 2021.

En julio, el Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo reveló que arribaron ese mes 38 por ciento más turistas de Estados Unidos que lo obtenido el mismo mes en 2019; es decir, 150 mil visitantes adicionales.

De enero a agosto del 2021, fueron 41 mil 191 los viajeros procedentes de Reino Unido que arribaron a la Ciudad de México y Cancún, generando una derrama de 45 millones 894 mil dólares.

Para septiembre, Quintana Roo ya había recuperado su liderazgo turístico o que se reflejó en 500 vuelos diarios y en una ocupación hotelera del 62 por ciento. De Francia, se tuvo un incremento del 50 por ciento y el aeropuerto de Cozumel registró 73 por ciento más de turistas norteamericanos.

En octubre de 2021, el gobierno británico dio a conocer que había borrado a México de su lista roja de viajeros; en tanto que el 20 de ese mes, el secretario federal de Turismo, Miguel Torruco Marqués, anunció la reactivación de la conectividad aérea del Mundo Maya, con nuevos vuelos entre Honduras, Guatemala y México.

En noviembre finalmente se realizó el Tianguis Turístico en Mérida, pospuesto por más de un año, en donde se concluyó que los 10 destinos más solicitados, de acuerdo a una encuesta realizada, fueron: Cancún, con 28 por ciento; Riviera Maya, 18 por ciento; Mérida, 16 por ciento; Ciudad de México y Los Cabos, 15 por ciento cada uno; Acapulco, 14 por ciento; Oaxaca y Puerto Vallarta, 13 por ciento; los Pueblos Mágicos, 11 por ciento; y Guadalajara, con 10 por ciento.

El 27 de noviembre de 2021, la Sectur informó que Los Cabos y Cancún superaron el 70 por ciento de ocupación hotelera en la semana 46 de 2021.

Llegó diciembre nuevamente, otra temporada vacacional, con un incremento fuerte en rutas aéreas, como la Miami-Chetumal de American Airlines. Para mediados de mes, el aeropuerto de Cancún rompió su récord de operaciones desde que inició la pandemia, con un total de 567 operaciones en un día.

El año fue cerrado con 12.5 millones de turistas que visitaron Quintana Roo; 7.1 millones de ellos extranjeros y 5.3 millones nacionales. La afluencia pre-pandemia ya se había recuperado a un 84 por ciento, de acuerdo a la Sedetur.

Esto echó por tierra los pronósticos de que la recuperación llegaría hasta finales de 2022, adalentándose la “bonanza” casi un año, lugares como la Quinta Avenida lucieron repletos de turismo.

Nuevamente, con enero surge una “resaca” en aumento de casos, ahora con una nueva variante; sin embargo, si esta breve relación de datos muestra algo, es que existen esfuerzos concertados para superar cualquier adversidad y los destinos del Caribe Mexicano prosperarán. Hoy, nuestra realidad viene con medidas especiales, así como sus altos y bajos en cuanto a infecciones, pero ya con mucha mayor certeza que cuando se dio ese primer caso de Covid, un 13 de mayo de 2020.

Amir Ibrahim en Twitter: @AmirIbrahimQRoo