26 de octubre de 2021 | 14:10
Opinión

Gas Bienestar frenaría incremento del precio del combustible y no afectaría libre mercado

Para hacer frente a la competencia desleal de cinco compañías que controlan el mercado, y ofrecer el gas a bajo costo para las personas que viven en las zonas más pobres del país.
Tanques de gas LP. Grandes pérdidas por robo.
Compartir en

TENGO OTROS DATOS

El presidente Andrés Manuel López Obrador aprovechó una pregunta que le formulé en la conferencia mañanera de ayer miércoles 7 de julio para informar que su gobierno no había podido cumplir su palabra de no elevar el precio del gas Licuado de petróleo (gas LP) más allá de la inflación y que el costo para el consumidor se había elevado en los últimos meses, por lo que se tomó la decisión de crear una empresa para distribuir cilindros de gas LP a mejor precio que el que manejan actualmente las 5 o 6 compañías privadas que controlan el mercado de este combustible.

Gas Bienestar

La empresa que propone el Gobierno de la Cuarta Transformación (4T) para la distribución del energético que llevaría por nombre Gas Bienestar será una empresa más en el mercado, que funcionaria como una filial de Petróleos Mexicanos (Pemex), no manejaría subsidios al consumidor, pero manejaría márgenes de ganancia mínimos, por lo que no causaría distorsiones económicas, ni afectaría a los competidores privados.

El incremento en el costo del combustible afecta la economía de un gran sector de la población ya que, en México, 76 por ciento de las familias mexicanas consume gas LP, pues es el combustible de uso doméstico más utilizado en el país.

Hay que recordar que a principios de 2017 el gobierno de Enrique Peña Nieto liberó los precios del gas LP, situación generó alzas de entre el 15 por ciento al 34 por ciento en la mayoría del territorio nacional, con lo cual las gaseras podían cobrar con libertad tanto los costos operativos y logísticos de llevar el combustible, como el margen de ganancias que quisieran. En la distribución del combustible no hay una competencia de libre mercado.

Durante la primera quincena de junio del año pasado, 29 de las 32 entidades del país registraron un aumento en los precios de gas LP en su venta por cilindro, siendo las entidades de Zacatecas, Durango y Nuevo León las de mayor incremento de precios, pues en comparación con el mismo periodo de 2019, se aprecia un alza del 24.31 por ciento, 17.92 por ciento y 15.93 por ciento, respectivamente.

De acuerdo con datos de la Comisión Reguladora de Energía, en 2019 Zacatecas tenía un precio promedio de 14.99 pesos por kilo y para el 2020 pasó a 18.64 pesos por kilo, por su parte Durango se encontraba en 18.28 pesos por litro y pasó a 21.55 para el mismo periodo de tiempo en 2020 y finalmente, Nuevo León comenzó la primera parte del mes de junio de 2019 comercializando el kilo del energético en 14.85 pesos por kilo; este año, el precio subió a 17.22 pesos por kilo.

El incremento del precio del gas Licuado de Petróleo no ha parado solo en marzo de este año el costo del combustible aumentó en un 36 por ciento en términos anuales.

El obstáculo que no permite el libre mercado de la distribución del gas LP y que provoca que este producto tenga una tendencia a incrementar su precio son los grupos monopólicos, pues la Comisión Reguladora de Energía (CRE) registra la existencia de alrededor de mil plantas de distribución y una concentración en solo seis o siete grupos, con un control del 60 por ciento del mercado. De acuerdo con información de la CRE, existen 300 grupos independientes además de los que concentran el mercado.

Los mayores grupos del sector son Grupo Tomza, Gas Uribe, Vela Gas, Gas Nieto y Gas Zaragoza, según datos de la Secretaría de Energía.

El aumento de precio del gas LP incide en los costos de otros productos como es el caso de la tortilla y por eso es importante que se frene el encarecimiento del energético para no afectar la economía de las familias.

La idea de una empresa filial de Pemex para la distribución de cilindros de gas LP no es nueva, ya que la hoy empresa productiva del Estado contaba con una compañía que atendía la demanda de este combustible, pero esta fue extinguida cuando cerro la refinería de Azcapotzalco en el sexenio del presidente Carlos Salinas de Gortari.

La propuesta del presidente López Obrador es interesante y podría romper el oligopolio que existe del mercado de este combustible.