5 de agosto de 2021 | 22:48
Opinión

La exhibición de los “petulandejos”

¿Qué significa ser pendejo en México?
Héctor Aguilar Camín
Compartir en

Nada más fácil que exhibir la decadencia de ciertos personajes que aún no mudan las neuronas de leche, en nuestro país abundan; y pareciera gozan al mostrar esas carencias en sus publicaciones o “sesudos análisis” citándolos en las redes sociales.

La anécdota que nos contaba mi abuelita era sobre una buena señora, ella presumía de correcta: “Me voy a morir y nunca he dicho; ese pendejo”… SIC

En América del Sur, Argentina Uruguay, Chile y Paraguay, un pendejo es un hombre joven, adolescente, quizá la definición sea por no alcanzar aún la madurez mental deseada y casi siempre centrada del hombre adulto, —haciendo la equiparación a la definición mexicana— aunque también recuerdo que allá, en el cono sur, ese calificativo se le atribuye a los vellos púbicos.

Ante la duda corroboré con amigos argentinos: “Generalmente la palabra en cuestión es utilizada para referirse de forma negativa a menores, adolescentes y jóvenes que presentan carácter inmaduro. Cambia la connotación negativa a positiva cuando se usa como halago para definir a personas adultas que aparentan tener menos edad.”

En México, al ser tachado de esa manera se atribuye principalmente a la torpeza mostrada ante una situación simple… (Entonces no andaba tan errada) Ya cuando esto sucede dentro del autonombrado gremio intelectual, ahí sí, puede usted querido lector soltar las carcajadas que bien le nazcan.

En los últimos años hemos visto crecer el resentimiento en contra del Presidente de México, Lic. Andrés Manuel López Obrador, adjetivos calificativos decadente le han sido atribuidos, lo curioso es que quienes los profieren creen encumbrarse al hacerlo, una muestra irrisoria es el llamarlo despectivamente “López”, como si el apellido del que ataca fuera Windsor… Lo único que logran es exhibir su rencor y frustración convirtiéndose en payasos del momento.

A lo largo de la historia política mexicana —qué es la que hoy nos ocupa— hemos visto y escuchado barrabasadas salir de boca de mandatarios, diputados, senadores y más, verdaderas diarreas verbales; sin que por ello hubiera críticas desde “las valientes plumas intelectualoides” que al contrario lanzaban loas tratando de desviar la atención ante cada desliz vocal. Para muestra el sexenio pasado y extrañado por la gran cantidad de memes que lograron sacarnos risas involuntarias.

Estos últimos días en la mañanera han sido entre carcajadas y penas ajenas, lo mejor fue la exhibición, primero al pequeño cachorro Krauze, porque decir León ahora sí le quedó grande, pues ante la negativa de Jorge Ramos a seguir el juego bastante tramposo de querer poner palabras en la boca…

Pero lo de Aguilar Camín fue la gota que derrama el vaso de la soberbia, lo que hacen muchos otros en reuniones entre iguales, presumir y lanzar pestilencia aprovechando la ausencia del vituperado, con muy poco valor civil; se vino a mi memoria aquellos discursos envalentonados de “Alito” Alejandro Moreno Cárdenas, cuando prometía: “En Campeche vamos a educar a López Obrador”, contrario a su dicho, le vimos abrir la puerta y practicar genuflexiones en la primera visita de AMLO, ya como presidente; después de las elecciones intermedias pasadas, supongo que la nueva discípula a educar será la ya gobernadora electa, Layda Sansores… (Pago por ver eso)

De lengua me como un plato, reza el refrán popular; no es lo mismo destazar y comer humanos entre amigos, que ser exhibidos en cadena internacional con tremendos resbalones, la poca o nula credibilidad día tras día parece diluirse entre los dedos de los llamados jocosamente “abajofirmantes” en redes sociales, Aguilar Camín con sus desvaríos viene a poner dolorosas banderillas a la ya agonizante “raza intelectualoide” de México.

Dolorosa dieta ausente de chayote, acusan en redes entre risas y burlas quienes seguían la transmisión de la mañanera; y puede ser esta la misma razón, el sentir el agobio e impotencia lo utiliza como aliciente para atreverse a lanzar semejante bomba verbal, que literalmente le explotó en el rostro.

Muy benévolamente algunos columnistas creen que saldrá a ofrecer disculpas al mandatario mexicano, la verdad, aunque lo hiciera, ya quedó la muestra del verdadero sentir, pensar y decir:

“Todas las estupideces que hace adquieren una lógica impecable, él quiere que este país esté jodido y empobrecido para poder gobernarlo, es lo que quiere…”

Recordarle a Camín el reciente abono para el pago de la deuda externa de nuestro país sería interesante. El Gobierno de la República realizó un pago histórico a los intereses de la deuda externa, que alcanzaron los 4 mil 39 millones de dólares, es decir, casi 80 mil millones de pesos. El pago se realizó durante el primer trimestre de 2021, lo anterior fue informado por la Vocería de la Presidencia. Este pago representa 7% más de lo que se entregó durante el primer trimestre del 2020, mismo periodo que se contempla en el 2021, —para que los detractores vayan anotando la estadística— Esta cifra es la más alta que se ha pagado en intereses, desde el año 1980.

“…Yo creo que no es el momento de la revocación de mandato ya para López Obrador, porque en este momento te lo podría ganar, y podrías estarle dando a él un instrumento político que le urge tener en este momento… en cambio, si lo dejamos para el año 22 como está planteado institucionalmente, así está en la ley, así está acordado ya, entonces lo que vamos a tener es: un momento institucional de presión sobre la Corte…”

Algo atinado acota aquí el “gran intelectual”, no contaba aún que morena terminaría arrasando en las votaciones intermedias, se nota que apostaban todo a la gran inversión, la multimillonaria inversión que estaban haciendo bajo la batuta de Claudio X González…

“…tenemos unas elecciones intermedias en 2021 donde hay que derrotar a Morena y a López, y luego en el 2022, muy probablemente, si perdió las elecciones del 21, estará tan jodido todo el país, porque no se va a recuperar muy rápido, que probablemente también pierda la revocación del mandato por pendejo y petulante”

¿Qué pasaría en la mente de Aguilar Camín, después de ver como Morena gana 11 de 15 gubernaturas, mejor todavía, después de verse exhibido en total desnudez ideológica y con ello fortalecer al enemigo que pretendía vencer?