3 de diciembre de 2021 | 16:55

AMLO en la ONU hoy

Ojalá que AMLO llegue ahí con la mente abierta y dispuesto a entender el futuro del entorno y los conflictos internacionales
AMLO llega a Nueva York para participar con la ONU
Compartir en

AMLO estará hoy en la ONU. México preside, durante el mes de noviembre, el Consejo de Seguridad. El presidente Andrés Manuel López Obrador asistirá a un debate abierto de alto nivel con el tema “mantenimiento de la paz y seguridad internacionales: exclusión, desigualdad y conflicto”.

La tarea del Consejo de Seguridad no es nada fácil. Ojalá que AMLO llegue ahí con la mente abierta y dispuesto a entender el futuro del entorno y los conflictos internacionales, más allá de la exclusiva visión sobre la política mexicana.

Durante las últimas dos semanas he leído nueve casos, al menos, que simbolizan lo que AMLO podría encontrar cuando se siente en la silla de la presidencia del Consejo de Seguridad.

Caso 1: Myanmar

La situación humanitaria en Myanmar se está deteriorando, sin una resolución pacífica de la violenta crisis. Desde que el poder militar derrocó al gobierno elegido democráticamente el 1 de febrero, cientos de miles de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares debido a la violenta represión en todo el país. Las elecciones fueron robadas por una junta que viola sistemáticamente los derechos.

Al mismo tiempo, 223 mil birmanos siguen siendo desplazados internos, confinados en campamentos. Hay informes sobre el aumento de los niveles de inseguridad alimentaria en las zonas urbanas y sus alrededores. Y la escalada de hostilidades sigue. Los ataques siguen contra civiles, infraestructura y las instalaciones humanitarias.

La comunidad internacional ha pedido a las fuerzas armadas de Myanmar que faciliten el acceso humanitario seguro, rápido y sin obstáculos. El pueblo de Myanmar necesita ayuda para garantizar que se respeten sus derechos básicos y puedan vivir con dignidad. El Consejo de Seguridad de la ONU debería decidir aumentar drásticamente la ayuda y recortar el acceso de la junta a los ingresos y las armas.

Caso 2: Etiopía

Después de los enfrentamientos entre las tropas gubernamentales y los leales al Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF), 5.2 millones de personas permanecen en necesidad de asistencia en las regiones etíopes. Asesinatos, destrucción de centros de salud, fincas, incluidos los sistemas de riego que son vitales para la producción, todo esto ha provocado una mayor necesidad humanitaria. En medio de acusaciones de abusos de los derechos humanos, miles de muertos y más de dos millones que se han visto obligados a huir de sus hogares.

Los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas expresaron “preocupación profunda” sobre la expansión e intensificación de los enfrentamientos militares en el norte de Etiopía. La estabilidad de Etiopía y de la región están en juego. Los miembros del Consejo solicitaron a las partes que se abstengan de utilizar el discurso de odio inflamatorio y la incitación a la violencia y la división. La declaración exigía el respeto del derecho internacional, el acceso humanitario seguro y sin obstáculos, el restablecimiento de los servicios públicos y la ampliación de la asistencia humanitaria.

Los miembros del Consejo también llamaron a poner fin a las hostilidades y un alto al fuego, un diálogo nacional etíope inclusivo para resolver la crisis y crear la base de paz y estabilidad en todo el país. Reiteraron su apoyo al papel de las organizaciones regionales. Y reafirmaron el “fuerte compromiso con la soberanía, la independencia política, la integridad territorial y la unidad de Etiopía”.

Caso 3: Corea del Norte

China y Rusia están listos para presentar una resolución conjunta al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas pidiendo el fin de una serie de sanciones económicas contra Corea del Norte. Entre las sanciones que los dos países quieren que se levanten están la prohibición de que los norcoreanos trabajen en el extranjero y envíen sus ganancias a casa, exporten productos del mar y textiles y pongan fin al límite de las importaciones de petróleo refinado.

Se busca eliminar las sanciones “con la intención de mejorar el sustento de la población civil” de Corea del Norte. La ONU impuso por primera vez sanciones a Corea del Norte en 2006 por sus programas nucleares y de misiles balísticos.

El proyecto de resolución dice que el levantamiento de las sanciones “subraya la necesidad de respetar las preocupaciones legítimas de seguridad de la RPDC y garantizar el bienestar, la dignidad inherente y los derechos de las personas”. China y Rusia circularon en 2019 un proyecto de resolución que nunca se presentó debido a la oposición de Estados Unidos y otras naciones occidentales.

Caso 4: Rusia y el veto en el Consejo de Seguridad

El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que privar a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de sus derechos de veto destruiría el organismo mundial.

Rusia es uno de los cinco con poder de veto permanente en la ONU. Durante años se ha enfrentado a la presión para reformar la organización a fin de tener en cuenta los cambios en la demografía y la economía mundiales desde que se formó después de la Segunda Guerra Mundial.

Pero Putin dijo en una reunión de expertos rusos que eliminar los poderes de veto reduciría al organismo mundial a una charlatanería.

Caso 5: la Corte Internacional de Justicia

En la Corte Internacional de Justicia, Hilary Charlesworth, de Australia, reemplazará a James Crawford, quien falleció en mayo y estuvo en la Corte desde 2014. Será la quinta mujer jueza en la Corte. Es conocida como una destacada académica del derecho internacional y también se ha desempeñado como jueza ad hoc de la Corte en dos fallos contenciosos.

La Corte está compuesta por 15 jueces, que son elegidos por mayoría absoluta tanto en la Asamblea General (97 votos) como en el Consejo de Seguridad (8 votos). El calendario de las elecciones está escalonado para que la Asamblea General elija un tercio de la Corte una vez cada tres años. De acuerdo con el Estatuto de la Corte, sus jueces deben ser elegidos mediante acciones coordinadas tanto del Consejo como de la Asamblea General, con la fecha de las elecciones que determine el Consejo.

Los jueces se eligen en función de sus calificaciones, no de su nacionalidad, pero no puede haber dos jueces del mismo país. También se realizan esfuerzos para garantizar que los principales sistemas jurídicos del mundo se reflejen en la composición del tribunal. Establecida en 1945 y con sede en La Haya en los Países Bajos, la Corte resuelve disputas legales entre Estados y brinda opiniones consultivas sobre cuestiones legales que le han sido remitidas por otros órganos autorizados de la ONU.

Caso 6: Afganistán

En Afganistán, la gente está arruinada y destrozada. Más de la mitad de la población está luchando por comer, la desnutrición está alcanzando niveles dramáticos, especialmente para muchos niños, y más del 80 por ciento de las personas dicen que han perdido su trabajo y sus medios de vida. Millones viven en refugios inadecuados con acceso limitado a servicios básicos, incluidos saneamiento y atención médica.

A pesar de los mejores esfuerzos de los trabajadores humanitarios, las familias afganas tienen muy poco para comer y no hay suficiente combustible para mantener los hogares calientes en el invierno. La situación empeora cada día más. Necesitan refugio, mantas, ropa para abrigarse y dinero en efectivo para combustible y calefacción. Hay 200 mil personas en extrema necesidad.

Hoy, la situación ha empeorado, con la población del país enfrentando el conflicto, la inseguridad , una economía en caída libre, sequía severa y la pandemia de COVID-19. Los últimos datos indican que 5.5 millones de personas se encuentran actualmente desplazadas dentro de Afganistán. Más de un millón de afganos han regresado de Irán y Pakistán este año. Necesitan apoyo médico, comida y descanso.

Caso 7: Sudán

A fines de octubre, el ejército sudanés disolvió el gobierno de transición de poder compartido y detuvo al primer ministro civil Abdalla Hamdok y su gabinete. La ONU se apresuró a condenar el golpe y las detenciones, y pidió la restauración del orden constitucional. Un enviado de la ONU se ha reunido varias veces con el primer ministro Hamdok, que ya no está detenido sino bajo arresto domiciliario en su residencia. Aunque físicamente bien, no está libre. El golpe tuvo lugar mientras Sudán avanzaba por un camino democrático luego de la destitución del presidente Omar al-Bashir, en abril de 2019.

El sábado, decenas de ciudadanos salieron a las calles en manifestaciones masivas a nivel nacional contra el golpe, anunciadas como la “marcha de millones”, aunque se desconocen las cifras exactas. Varios manifestantes murieron.

Mientras tanto, se están llevando a cabo múltiples negociaciones en la capital para resolver la crisis. La ONU está colaborando con la Unión Africana (UA) y otros organismos regionales e internacionales. Estados Unidos, Egipto, Sudán del Sur y otros vecinos regionales podrían desempeñar un papel.

Caso 8: la educación y la paz

El Consejo de Seguridad emitió una resolución que se centra explícitamente en el vínculo entre educación, paz y seguridad. A través de la resolución 2601 (2021), los delegados enfatizaron el papel invaluable que juega la educación para las personas y la sociedad, incluso como espacios seguros para salvar vidas. Señalaron que proporcionar, proteger y facilitar la continuación de la educación en los conflictos armados debería seguir siendo una prioridad clave para la comunidad internacional.

El Consejo también instó a los países a desarrollar marcos legales nacionales para garantizar el respeto de sus obligaciones legales internacionales relevantes, incluidas medidas integrales para prevenir ataques contra escuelas, niños, maestros y otros civiles relacionados.

Los miembros solicitaron el establecimiento de estrategias y mecanismos de coordinación para el intercambio de información sobre la protección de las escuelas y la educación, incluso entre los Estados, la Oficina del Representante Especial del Secretario General para la Infancia y los Conflictos Armados y la ONU. misiones políticas y de mantenimiento de la paz.

Caso 9: Malí

Tras un golpe militar en agosto de 2020, el Comité Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP) acordó una transición política de 18 meses a un gobierno civil. La situación en Malí sigue siendo extremadamente difícil, con un aumento de la inseguridad. Han continuado los ataques contra las fuerzas malienses e internacionales, incluidos los “cascos azules” de la MINUSMA. La situación humanitaria también es preocupante, con 4.7 millones de personas que necesitan asistencia y 400 mil desplazados internos.

Destacando la inseguridad y la impunidad en Malí, un grupo de expertos en derechos humanos de la ONU denunció una serie de ataques “bárbaros” contra cientos de personas nacidas en la esclavitud moderna. Algunas personas nacen en la esclavitud en Malí porque sus antepasados fueron capturados en la esclavitud y sus familias han “pertenecido” a las familias propietarias de esclavos, los llamados “nobles”, durante generaciones. Los “esclavos” se ven obligados a trabajar sin paga, pueden ser heredados y se les priva de los derechos humanos básicos.

La esclavitud ya no se puede tolerar. Quienes continúan apoyándolo deben entender que no pueden atacar impunemente a las personas que reclaman sus legítimos derechos.

Javier Treviño en Twitter: @javier_trevino