21 de septiembre de 2021 | 10:06
Opinión

Modernizar a África: Un sueño olvidado

¿Qué hacer para resolver ésta problemática humanitaria tan grave?
Muerte de George Floyd
Compartir en

El presente ensayo, más que un ejercicio de libertad de expresión, es un ejercicio de libertad de pensamiento: Muy lamentablemente, por todo lo que ha sucedido, el racismo como tal en los Estados Unidos, jamás se va a poder desterrar.

Analizar a fondo la película basada en hechos reales “Mississippi en llamas” con la extraordinaria actuación de Gene Hackman, entender el lema que surgió tras la muerte de George Floyd: “Black Lives matter” que significa que las vidas de los negros son importantes, les siguen llamando segregatorianente: negros, inconcebible, y saber recientemente de la permanencia en prisión del actor octagenario Bill Cosby por acusaciones “súper-infladas”, quizá muchas de ellas por ser afroamericano, son sólo ejemplos de los miles que confirman la hipótesis planteada en el presente ensayo de libre pensamiento.

Y cómo decimos en México: Ya estuvo suave...

Pero, ¿qué hacer para resolver ésta problemática humanitaria tan grave?

La respuesta se basa en la historia judía:

Cuando por primera vez los judíos fueron obligados a abandonar su tierra natal Israel, después de la destrucción del Templo de Salomón, migraron a Babilonia, pero siempre pensando en retornar a Israel, y lo hicieron hasta que el rey persa Darío, lo dispuso; después de la destrucción del segundo Templo por los romanos, comandados por Tito, los judíos migraron a todo el Mundo conocido, con la esperanza nuevamente de retornar a Israel, lo cual lograron 1875 años después, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, y su primer mandatario: David Ben-Gurion, decretó la ley del retorno, con la cual, hasta ahora, todos los judios, y descendientes de judios de todo el planeta Tierra, pueden migrar a Israel, sin necesidad de ningún tipo de documentación.

Basándonos en el libro publicado en 1976: “Raices” de Alex Haley: ¿porqué no plantear que los afroamericanos regresen a África, como los judíos a Israel?, finalmente, de ahí era la familia ascendente paterna de su Presidente Barack Obama, de quien su mismo nombre, Barack, en africano (swahili), significa “bendito o bendecido”, y así podría renovarse y renacer ese gran continente, más que olvidado, descuidado, con gente con gran poder, inteligencia y plusvalía, que podrían aprovechar para que los países de África vayan modernizándose, para convertirse humanamente en Estados Unidos, empezando con los que más se han afectado por ese descuido, incluyendo a Nigeria, a Etiopía, a Uganda, a Kenia y a Tanzania.

Repito, éste planeteamiento es sólo un ejercicio de pensamiento.

Nota cultural agregada: Resulta también interesante analizar como en la película “El patriota” de Mel Gibson, basada en la guerra de independencia de Estados Unidos de 1776, ambos bandos bélicos: ingleses y colonos americanos, les prometían a los esclavos afroamericanos que si se unían a su causa lograrían su libertad, promesa que histórica, y consecutivamente, no cumplieron.

@cancercuretop2