Negocios

Se disparan las acciones de la farmacéutica Tekmira, dueña de tratamiento del ébola

La Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos le dio luz verde para el uso potencial de TKM-Ebola en individuos infectados por el virus de esa enfermedad.

La farmacéutica canadiense Tekmira registró este viernes en la bolsa de Nueva York una subida de 26%, ante un posible acuerdo con las autoridades sanitarias de Estados Unidos para autorizar el fármaco que trata la enfermedad del ébola, TKM-Ebola.

La empresa que diseñó el medicamento afirmó que la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, por sus siglas en inglés) había "confirmado verbalmente" que había modificado el estatus de su medicamento de "pausa clínica total" a "pausa clínica parcial".

"Esta acción permite el uso potencial de TKM-Ebola en individuos infectados por el virus del ébola", aseguraron entusiasmados directivos de la empresa y sus inversores. Luego de este anuncio, el valor de sus acciones subió de 14,28 a casi 18 dólares.

"Estamos contentos de que la FDA haya considerado la relación riesgo-ganancia del TKM-Ebola en pacientes infectados", aseveró el consejero delegado y presidente de la compañía, Mark Murray.

El TKM-Ebola está siendo desarrollado bajo un contrato de 140 millones de dólares con el Departamento de Sistemas de Biodefensa y Contraataque Médico Terapéutico de Estados Unidos (MCS-BDTX en sus siglas en inglés) y ha sido probado en primates contagiados con ébola de Zaire con un éxito del 100%.

La investigación está todavía estudiando la seguridad, la tolerancia y la reacción corporal de voluntarios adultos no infectados y a los que se le aplican dosis cada vez mayores del medicamento.

El fármaco podría ser administrado a partir de 2015 en personal sanitario bajo alto riesgo de contraer la infección en África Occidental.

Hasta ahora, en el Centro de Control y Prevendión de Enfermedades (CDC) del hospital universitario de Emory ha estado utilizando de forma experimental unas primeras dosis del suero ZMapp con los 2 estadounidenses infectados (Nancy Writebol y Kent Brantly, procedentes de Liberia).

La polémica por la rentabilidad económica surgida de una enfermedad con un índice de mortalidad del 90%, y sobre el acceso que los principales afectados por el ébola, los africanos, puedan tener a ella, ha motivado que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciara ayer la realización de un "panel sobre ética médica" para la próxima semana, que abordará ese aspecto.