27 de octubre de 2021 | 03:50
México

USA-Mexico : La ruta correcta

Dar atole a sus seguidores con verborrea, lo mantendrá popular pero dar resultados en la relación bilateral, nos dará progreso.
AMLO debe seguir con las reuniones bilaterales de "Alto Nivel" por el bien de la relación México y Estados Unidos.
Compartir en

AMLO anunció el que sería su segundo viaje internacional para visitar Estados Unidos y participar en la Asamblea General de la ONU el mes próximo donde, según adelantó, hablará sobre corrupción. A esto lo antecede una importante labor en la relación bilateral con Estados Unidos y el restablecimiento de las reuniones de Alto Nivel.

De la sumisión a la colaboración

Después de que la 4T estableciera una traumática y agachona relación con el expresidente Donald Trump, donde la agenda era dominada por temas como la construcción del Muro, las amenazas comerciales contra nuestro país en caso de no acatar las órdenes dictadas desde Washington para el control de los migrantes en la frontera sur, además de las burlas, desprecio y discriminación hacia los mexicanos, las cosas cambiaron con la llegada de Joe Biden.

Oye Trump, oiga, Licenciado Biden

En campaña AMLO decía defendería a México de Donald Trump y hasta un libro le hizo: “Oye Trump”, y en un video publicado decía: “Es un relato de nuestra visita a ciudades de Estados Unidos para defender a nuestros paisanos y para defender a los migrantes del mundo, ante la actitud autoritaria del Presidente estadounidense, Donald Trump”.

Sin embargo, al llegar a la presidencia AMLO cambió por completo su actitud frente al mandatario, lo consideró su amigo y principal respaldo y estableció una relación poco o nada institucional.

Desde 2016 Trump había cancelado las reuniones de Alto Nivel entre México y Estados Unidos y así continuó con AMLO. La relación fue muy personal, pero no existía una relación formal entre las dependencias de seguridad, economía, migración.

Con la llegada de Biden las cosas cambiaron, las formas, política y prioridades del demócrata en temas de economía, migración, seguridad, medio ambiente y energía son muy diferentes a las de su antecesor.

AMLO consideró que sin su amigo Trump, el destino de la 4T y de él mismo podrían cambiar, por ello se puso a la defensiva esperando la protección de Trump y posiblemente como medida de presión, elevó sus “coqueteos” con las dictaduras.

Una accidentada relación bilateral

En una mañanera previa a la primera reunión virtual entre AMLO y Kamala Harris, la reportera de la revista Contralínea acusó sin fundamentos, que Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, Alejandro Martí, la fundación de Díez Morodo, la fundación de Del Valle y la de Cinépolis eran financiadas por el gobierno de Estados Unidos para ir en contra del compañero presidente.

Dando por cierta la información, el presidente dijo: “Pero si Estados Unidos interviene y el dinero lo dieron en la embajada, vamos a presentar una queja, hoy mismo la vamos a presentar, porque eso no debe de ocurrir. Sí, vamos a revisar bien el asunto. Nos vas a ayudar para tener los originales, los documentos”, e incluso ordenó hacer una Nota Diplomática, la cual, por cierto, fue aclarada por Biden a través de un memorándum de estudio sobre Seguridad Nacional, donde dijo que su gobierno en todo el mundo apoya a organizaciones que ayuden al combate contra la corrupción y empujen políticas de gobierno abierto.

Posteriormente hubo otras dos reuniones entre AMLO y la vicepresidenta Kamala Harris, una virtual y otra presencial y otras más entre los equipos de ambos gobiernos, cuyo resultado fue el restablecimiento de las reuniones de Alto Nivel. El mecanismo había sido establecido en 2013 para promover prioridades estratégicas en materia económica y comercial, con el objetivo común de fomentar el desarrollo y el crecimiento económicos, la creación de empleo, la competitividad global, la reducción de la pobreza y la desigualdad.

Discurso populista, hechos neoliberales

La primera reunión de Alto Nivel se realizó en Washington el nueve de septiembre pasado y a los pocos días, México celebró la cumbre de la CELAC donde el camarada presidente, aparte de ofrecer un trato preferencial a los mandatarios de Cuba y Venezuela, cuestionó nuevamente a Estados Unidos. Además, en un hecho sin precedente, durante los festejos de Independencia de México, AMLO le otorgó el uso de la palabra al presidente de Cuba.

El presidente de México se lanzó con todo contra el vecino del norte, en su discurso habló sobre Cuba y acusó a Estados Unidos de imponer una “perversa estrategia” que, en caso de tener éxito “se convertiría en un triunfo pírrico, vil y canallesco, en una mancha de que esas que no se borran ni con toda el agua de los océanos”.

Afortunadamente, durante la segunda reunión de Alto Nivel que se llevó al cabo en México, el compañero presidente no sólo participó, sino que, por primera ocasión, validó abiertamente los Acuerdos.

Por su parte, la Casa Blanca calificó estas reuniones como el primer Diálogo de Seguridad de Alto Nivel entre Estados Unidos y México y el Canciller Ebrard aseguró que habrá un entendimiento en materia de seguridad basado en el respeto a la soberanía de cada nación.

Ahora lo que sigue será la reunión de Alto Nivel en materia económica, con lo que seguramente se potencializará la economía nacional, porque como lo ha mencionado en repetidas ocasiones AMLO, el T-MEC ha sido muy importante para el desarrollo económico de México.

Dar atole a sus seguidores con verborrea, lo mantendrá popular pero dar resultados en la relación bilateral, nos dará progreso.