Ley Chancla entra en vigor este año en Sinaloa; cualquier golpe a un menor será perseguido

Chancla
'Ley chancla'Nicole Honeywill / Unsplash

Las personas se han manifestado en contra de las medidas y aseguran que aumentará la delincuencia. 

El pasado 2 de agosto, el Congreso de Sinaloa aprobó una reforma conocida como la Ley Chancla que establece que cualquier castigo físico que menoscabe la integridad física y o mental de un menor, será condenado como violencia familiar y como tal, será sancionado.

La intención de esta ley que se aprobó de forma unánime, es evitar al máximo el castigo corporal en contra de menores de edad, pues según está asentado en la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del estado, “la violencia no se justifica como herramienta de educación o formación”.

La reforma entrará en vigor después de que sea publicada en el Diario Oficial del Estado y quedó enmarcada en el artículo 83 de la legislación local bajo las siguientes especificaciones:

“Abstenerse de cualquier atentado contra su integridad física, psicológica o actos que menoscaben su desarrollo integral; así como de ejercer cualquier tipo de violencia en su contra, en particular el castigo corporal.”Congreso de Sinaloa

La reforma de ley no fue presentada bajo ningún nombre en específico, sin embargo recibió el mote de “Ley chancla” haciendo referencia a la práctica aún común de dar un golpe usando este objeto a manera de arma. 

Ahora, con las modificaciones, esta clase de golpes, por menores que parezcan, al igual que los dados con cinturones y otros objetos, podrán ser denunciados y en consecuencia, perseguidos por las autoridades correspondientes.

A pesar de que las medidas tomadas para erradicar la violencia en cualquier sector de la población son más que plausibles, decenas de usuarios de redes sociales se han mostrado en contra de las recientes acciones legislativas; hay quienes aseguran que con el cambio, “los niños crecerán rebeldes” o serán groseros, e incluso hay quienes afirman que esto sólo “fomentará la delincuencia”.

"El Estado pretende coartar el derecho de los padres de amar a sus hijos con sabiduría. Un padre, además de proveer, también dirige, define, apoya y corrige la educación de ellos y tiene el pleno derecho de tomar las acciones necesarias para ello”. Usuario de Facebook.

Con información de Noticieros Televisa y El Universal. 

0
comentarios
Ver comentarios