Edomex

Muere niño envenenado en Nezahualcóyotl; madre intentó suicidarse con él por falta de alimento

Policías en Edomex@QuePocaMadre_Mx

La madre, una adolescente de 16 años, fue detenida por policías tras el reporte del fallecimiento del niño dentro de la casa.

México.- Un niño de un año y tres meses murió envenenado luego de que su madre intentara suicidarse junto con él por falta de alimento, en el municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México.

Con base en el testimonio de los elementos de la Policía Municipal, el fallecimiento del niño se registró en la colonia Agua Azul tras recibir el reporte sobre el abandono de un menor de edad sobre la calle Lago Constanza dentro de una vecindad, recupera el diario El Universal.

Los vecinos narraron que la madre, una adolescente de 16 años, salió de la casa y dejó inconsciente al niño dentro, por lo cual policías pidieron la asistencia de paramédicos, quienes tras una revisión al menor de edad, constataron que había fallecido, mostraba rigidez y se encontraba frío, lo que los llevó a concluir que su muerte había ocurrido varias horas antes.

Presuntamente, madre e hijo ingirieron el veneno porque no tenían dinero para comprar comida, de hecho, la adolescente informó que ya llevaban tres días sin ingerir ningún alimento e informó que se lo había dado desde el sábado 17 de octubre, cuando falleció.

La madre fue arrestada por agentes de Seguridad Ciudadana en Nezahualcóyotl y trasladada ante un Ministerio Público en el Estado de México donde se inició una investigación con el objetivo de determinar si la versión de hechos narrada por la adolescente es auténtica.

La Secretaría de Salud (SSa) informó que en México uno de cada cinco embarazos se registra en madres adolescentes de 19 años o menores, posicionando al país como el segundo a nivel mundial con las tasas más altas de embarazo adolescente.

De acuerdo con la secretaria general del Consejo Nacional de Población (Conapo), Gabriela Rodríguez Ramírez, al año se registran caso 10 mil partos en niñas menores de 14 años, la mayor parte de las cuales fueron víctimas de violencia sexual, por lo que el gobierno federal considera al fenómeno como un problema de salud pública.