1 de diciembre de 2021 | 16:20
Internacional

Trabajó como albañil para cumplir su sueño: Ser abogada

“Solo puedo decirte a vos que no te rindas y que el que persevera alcanza”, aseguró Magali, quien agradeció a sus padres el apoyo para lograr ser una abogada
Trabajó de albañil para ser abogada
Compartir en

No es un secreto que para terminar la educación superior, muchos jóvenes alrededor del mundo se tienen que enfrentar las adversidades; este es el caso de una joven que paso de ser albañil a convertirse en abogada.

Una joven de Paraguay decidió luchar contra todos los obstáculos que se pusieron frente a su sueño de ser abogada y trabajó como albañil, junto con su papá y sus hermanos para conseguirlo.

Magali Giménez Bogarin, de 24 años, compartió su historia en redes sociales para animar a todos a luchar por sus sueños y lograrlos como ella lo hizo.

“Muchos no saben esta parte de la historia pero hace 6 años atrás esto parecía algo inalcanzable, mucha gente incluso llegó a decirme que no iba a poder concretarlo…Solo puedo decirte a vos que no te rindas y que el que persevera alcanza”

Magali Giménez Bogarin, abogada

Magali trabajó como albañil para ser abogada

Magali compartió en redes sociales que hace 6 años inició su historia de lucha y perseverancia para convertirse en una abogada en Paraguay.

Magali afirmó que muchos la desanimaron y le aseguraron que no iba a conseguir su sueño, pero nada la hizo desistir de su objetivo.

La joven paraguaya recordó que el día en que tuvo que pagar la primera cuota de su matrícula, no sabían cómo terminarían de pagar.

Por ello, decidió, junto con su familia a trabajar como albañil, junto con su papá y sus hermanos durante varios meses para poder pagar sus estudios.

“Mis hermanitos y yo decidimos trabajar arduamente varios meses para poder pagar aquella matrícula. Hoy solo tengo gratitud con mi familia”

Magali Giménez Bogarin, abogada

Joven agradece a familia por ayudara la ser una abogada

La joven agradeció el esfuerzo de su familia y aseguró que gracias a ellos, quienes se convirtieron en ángeles para ella, se pudo convertir en una abogada.

Aseveró que tuvo muchos obstáculos en su camino, pero estos hacen que el sabor en su titulación sea el “más glorioso que pudiera tener”.

Además, compartió una serie de fotografías para sentar el precedente que, según Magali, refleja todo el proceso que vivió, igual que lo hacen muchos jóvenes en la búsqueda de sus sueños.

Magali exclamó “¡lo logre!” y compartió que ya es una abogada matriculada en la Corte Suprema de Justicia de Paraguay.

“Quiero dejar un precedente que refleja todo este proceso que no solo yo sino muchos jóvenes pasamos en busca de nuestros sueños”

Magali Giménez Bogarin, abogada