Internacional

Exdirector de inteligencia cree que el Covid-19 escapó de un laboratorio en China

Calles de Pekín, ChinaMark Schiefelbein / AP

Sir Richard Dearlove afirma que tuvo acceso a un documento donde se apunta que el coronavirus tuvo un origen artificial

México.- El exdirector del MI6 del Reino Unido, Sir Richard Dearlove, afirmó que la pandemia de Covid-19 pudo iniciar por accidente en Wuhan luego de que el virus escapara de un laboratorio, lo que daría derecho a los países del mundo a exigir una compensación del gobierno de China por los daños.

En entrevista para el diario británico The Telegraph, el exfuncionario aseguró que tuvo acceso a una investigación científica encabezada por expertos de su país y de Noruega, en la que supuestamente se comprueba el origen artificial del nuevo coronavirus.

El documento, explicó, señala que el Covid-19 tiene injertos en su superficie, lo que le permite adherirse mejor a las células, y es “significativamente” diferente al resto de los virus de la familia del coronavirus.

Este estudio, agregó, se ha tenido que reescribir en varias ocasiones debido a que en sus primeras versiones se afirmaba que “más allá de cualquier duda razonable”, el Covid-19 “fue diseñado”, algo que pondría furioso a Pekín.

Países del mundo podrían pedir a China una compensación

“No creo que (el coronavirus) haya empezado por accidente”, resaltó Richard Dearlove luego de leer el reporte, quien agrega que, en caso de que se confirmen las sospechas, se iniciará un debate sobre la responsabilidad de China en la pandemia.

“Si China llega a admitir su responsabilidad, ¿es suficiente reparación del daño? Yo creo que la noticia hará que todos los países del mundo replanteen su relación con China”.Richard Dearlove

Wuhan, la ciudad donde inició la pandemia a finales del año pasado, es sede de un instituto de virología que cuenta con el laboratorio más avanzado y con mayores medidas de seguridad del país.

Las primeras investigaciones señalaban que el virus se había pasado de animales a humanos en un mercado de animales vivos y matadero ubicado muy cerca del laboratorio. Sin embargo, el propio gobierno chino reconoció tiempo después que no pudo encontrar restos de coronavirus en ninguno de los animales incautados del lugar.