Internacional

    Acuerdo de paz Colombia-FARC reduciría gasto militar de países vecinos

    Según organizaciones sociales, Venezuela, Ecuador, Perú y Panamá han desplegado más de 15 mil efectivos a sus fronteras con Colombia, para evitar incursiones armadas y controlar el tráfico de armas y de droga en las
    Compartir en
    octubre 08, 2012 a las 10:42 CDT

    Bogotá.- Los países vecinos de Colombia, que han invertido millonarios recursos en seguridad para blindar sus fronteras, serían los grandes beneficiados con un acuerdo de paz con las FARC, afirmó hoy el analista Alvaro Villarraga.

    El director de la Fundación Cultura Democrática dijo a Notimex que la solución al conflicto armado colombiano le ahorraría a los estados fronterizos millones de dólares en movilización de tropas y equipos a las zonas limítrofes.

    "Un acuerdo tendría repercusión en los países vecinos, que ante el accionar de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el problema de migración, han invertido cuantiosos recursos para blindarse", apuntó.

    Según organizaciones sociales, Venezuela, Ecuador, Perú y Panamá han desplegado más de 15 mil efectivos a sus fronteras con Colombia, para evitar incursiones armadas y controlar el tráfico de armas y de droga en las áreas selváticas.

    Tan solo el gobierno del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha movilizado cerca de 10 mil uniformados para custodiar la zona divisoria, donde existe una activa presencia de grupos irregulares colombianos.

    Correa admitió que una solución al conflicto colombiano sería un alivio para Ecuador, que destina siete mil miembros de las Fuerzas Armadas y tres mil policías para vigilar la frontera, lo cual le demanda 120 millones de dólares al año.

    El gobierno del presidente colombiano Juan Manuel Santos acordó con las FARC iniciar negociaciones de paz a partir de este mes en Oslo, Noruega, las cuales seguirán luego en Cuba con Chile y Venezuela como acompañantes.

    “Creo que es de las mejores noticias que ha recibido la región en las últimas décadas. Esa ha sido una guerra fratricida, ha costado demasiado a Colombia y a los países vecinos", dijo Correa al saludar los diálogos de paz.

    En el mismo sentido se ha pronunciado el presidente venezolano Hugo Chávez, cuyo gobierno movilizó en mayo pasado tres mil efectivos a la frontera con Colombia para prevenir ataques rebeldes contra unidades de ese país.

    Chávez consideró que el conflicto en Colombia “no tiene solución militar, hay que buscarle una solución política para que los guerrilleros dejen las armas y se incorporen a la vida política”.

    Según un estudio de la Organización No Gubernamental (ONG) Nuevo Arco Iris, en los primeros cinco meses de 2012, las FARC aparecen ligadas a 612 acciones armadas en Colombia, 138 de ellas en la frontera con Venezuela.

    Esa guerrilla también mantiene una activa presencia en el área limítrofe con Panamá, lo cual llevó al gobierno de ese país a reforzar en julio pasado su compromiso de cooperación con Colombia para garantizar la seguridad en la zona.

    De esa situación no está exento Perú, país que tendría a unos dos mil efectivos militares y policiales, que con lanchas y helicópteros realizan patrullajes continuos para controlar el ingreso de irregulares por la frontera.

    Para Marco Aurelio García, asesor de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, los diálogos que iniciarán el gobierno de Santos y las FARC, “es un acontecimiento de la más alta relevancia tanto para Colombia como para América del Sur”.