Internacional

Lanza Reino Unido plan contra la obesidad; limitará comerciales de comida chatarra

Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido.EFE

El gobierno británico presentó la estrategia, tras un estudio que apunta el alto factor de riesgo derivado de la obesidad en casos Covid-19.

México. - Este lunes 27 de julio, el gobierno del Reino Unido encabezado por el primer ministro, Boris Johnson, anunció un plan para combatir los altos índices de obesidad y las distintas enfermedades derivadas de ella, esto luego de la publicación de un estudio en el que se asienta que dicho factor, es el principal agravante en los casos de Covid-19.

En la estrategia para abatir los altos niveles de sobrepeso entre los británicos, se incluyen medidas a través de las cuales la publicidad de comida chatarra se limitará en importantes márgenes, además de restaurantes, deberán contar con menús claros sobre el contenido calórico de sus productos.

Al presentar el plan, el primer ministro puso como ejemplo su propia “lucha” con la balanza para animar a los ciudadanos a hacer más ejercicio y alimentarse de forma sana, pues compartió un vídeo en Twitter en el que el mandatario destaca su deseo de bajar de peso.

El plan contra los problemas de salud que derivan de la obesidad, destaca que en televisión, la transmisión de anuncios y comerciales de “junk food” (comida basura), están prohibidos hasta las 9 de la noche.

Al respecto, el ministro de Salud, Matt Hancock emitió un comunicado en el cual destacó que al estar conscientes de que el sobrepeso es un factor para aumentar el riesgo de enfermedades graves en personas contagiadas de coronavirus, es necesario que se tomen medidas para mejorar la salud del país.

Sobre el veto a la publicidad, el funcionario refirió que al cancelar la emisión de promocionales antes de las 21:00 horas, permitirá que los niños no se expongan a los comerciales, pues previo a esos horarios es cuando se encuentran más susceptibles a ella.

De la misma forma, los restaurantes y las cadenas de comida para llevar, que cuenten con platillas laborales de más de 250 empleados, deberán informar el número de calorías que contienen sus menús.

Los supermercados también tendrán que poner fin a los descuentos en la comida chatarra y no podrán colocar estos productos “en lugares clave de sus establecimientos, como delante de las cajas registradoras o en la entrada”.