Internacional

Escuelas de Filipinas no abrirán hasta que haya una vacuna contra el Covid-19

Educación en FilipinasVal Handumon / Efe

Las clases continuarán mediante videoconferencias y programas educativos que se transmiten por televisión abierta

El gobierno de Filipinas confirmó que las escuelas permanecerán cerradas y solo se darán clases en línea hasta que exista una vacuna efectiva contra el Covid-19, tal como había adelantado hace unas semanas su presidente Rodrigo Duterte.

La ministra de educación, Leonor Briones, confirmó la noticia y afirmó que los ciclos escolares se reanudarán en el mes de agosto por videoconferencias y con programas con contenidos educativos que se transmitirán a través de la televisión abierta, tal como hacen México y otros países.

Esto, pese a que millones de personas no tienen acceso a estos medios debido a su condición económica.

“Nosotros cumpliremos con la orden del presidente Rodrigo Duterte respecto a reanudar clases presenciales hasta que exista una vacuna”.Leonor Briones

La funcionaria reconoció las limitaciones del plan de su gobierno, pero afirmó que en estos momentos es necesaria mantener las escuelas cerradas “para que el país pueda combatir el esparcimiento de la enfermedad”.

“Los maestros y las escuelas tendrán que someterse a una serie de ajustes”, agregó Briones, y apuntó que las clases “dependerán de los medios de comunicación con que se cuente”, aunque ello signifique dejar a muchos niños sin la posibilidad de aprender en estos momentos.

De acuerdo con el portal de noticias canadiense CTV, la noticia ha encontrado poca oposición en el país de 109 millones de habitantes que ha impuesto severas medidas de confinamiento para evitar la propagación del Covid-19.

En Filipinas, los menores de 21 años y personas que vivan con gente de este rango de edad no están autorizados a salir de sus casas a menos que sea absolutamente justificado o se dirijan a su trabajo.

En marzo pasado, el presidente Duterte había ofrecido una recompensa de 10 millones de pesos filipinos (unos 4 millones 400 mil pesos mexicanos) al científico local que descubra una vacuna contra el virus.