Internacional

Doctora de 28 años muere de coronavirus en Estados Unidos

DoctoraCNN

Adeline Fagan es una de las más de 200 mil personas que han muerto de Covid-19 en Estados Unidos

México.- Una doctora, de 28 años de edad, murió después de una batalla de dos meses contra el coronavirus Covid-19, en Houston, Texas, Estados Unidos.

La joven, Adeline Fagan, es parte de los más de 200 mil muertos que ha dejado la enfermedad en esa nación y muestra también que ese sector de la población no está exento de ser afectado por el virus. 

Su familia informó en una publicación en una página de GoFundMe en su nombre que Fagan acababa de comenzar su segundo año de residencia en Houston cuando se enfermó, según informa CNN.

En dicha publicación se señala que aunque Adeline trabajaba principalmente en el parto de bebés, realizaba una rotación en la sala de emergencias tratando a pacientes con coronavirus.

Las hermanas de la joven doctora comentaron a KHOU, afiliada de CNN, que pese al historial de asma, infecciones de las vías respiratorias superiores y neumonía, Adeline amaba su trabajo.

"Ella quería levantarse de la cama todas las mañanas, traer niños al mundo y ayudar a las mujeres"Familia de doctora

En su turno de 12 horas la doctora comenzó a sentirse mal

La mañana del 8 de julio, la joven doctora llegó al hospital en Houston, Estados Unidos, "emocionada de ver pacientes", sin embargo, por la noche de su turno de 12 horas, comenzó a sentirse "mal".

Según lo indica la publicación en su página de GoFundMe, los síntomas de Adeline eran en su mayoría intensos, parecidos a los de una gripe, y en una semana se intensificaron por lo que tuvo que se hospitalizada por coronavirus.

Pese al terapias respiratorias diferentes y docenas de medicamentos, el 3 de agosto, la doctora tuvo fue intubada y colocada en un ventilador pues sus pulmones ya no podían sostenerla.

Luego de un largo proceso médico, la joven murió a causa de complicaciones por el Covid-19 el pasado 16 de septiembre.

En un comunicado, la familia de Adeline dijo que de acuerdo con el neurocirujano, había una probabilidad de ‘1 en un millón’ de que incluso sobreviviera al procedimiento, pero que tendría varias limitaciones cognitivas y sensoriales graves si sobrevivía.

La familia de la joven doctora agradeció el apoyo económico que recibió cuando la página de GoFundMe abrió un fondo para ayudar a la doctora, el pasado 10 de agosto.