Obama se queja de que no lo dejan divertirse en su ciudad

"No me dejan que me divierta", dijo volviéndose a la prensa con media sonrisa rodeado, como siempre, de los agentes que velan por su seguridad.

Chicago (EE.UU.), 20 may (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se encuentra en Chicago participando en la cumbre de la OTAN, pero pese a ser uno de los hombres más poderosos del mundo hoy se quejó de que no le dejan disfrutar de su ciudad.

 

"No me dejan que me divierta", dijo volviéndose a la prensa con media sonrisa rodeado, como siempre, de los agentes que velan por su seguridad.

 

Obama ha vuelto a su ciudad de adopción como anfitrión de la 25 cumbre de la OTAN, donde delegaciones de más de 60 países discuten sobre el futuro de Afganistán y la reforma de la Alianza occidental.

 

Desde que dejó Chicago en 2009 para instalarse en el número 1600 de Pennsylvania Avenue, donde se encuentra la Casa Blanca, ha expresado en numerosas ocasiones que echa de menos la Ciudad del Viento.

 

Obama llegó el sábado a Chicago, procedente de Camp David donde se celebró la cumbre del G8, y según dijo al término de una reunión bilateral con el presidente afgano, Hamid Karzai, no ha tenido tiempo aún de visitar el centro.

 

La cumbre de la OTAN va a estar dedicada en gran parte "a ratificar y reflejar el amplio consenso con muchos de nuestros socios" sobre cómo seguir apoyando durante los próximos años la transición en Afganistán, señaló el mandatario.

0
comentarios
Ver comentarios