Geek

'Iron Harvest', la Primera Guerra Mundial al estilo dieselpunk (RESEÑA)

Iron HarvestKing Art Games

King Art Games nos ha dado un juego de estrategia que podría convertirse en el nuevo clásico del género.

De vez en cuando, a los videojuegos les gusta jugar un poco con la historia, modificándola hasta cierto punto para darnos universos ricos en diversas formas narrativas y de gameplay; dentro de esa tendencia tenemos a 'Iron Harvest'.

El juego de King Art Games cambia lo sucedido tras la Primera Guerra Mundial, con el fin de entregarnos una obra con un muy buen trasfondo y que aprovecha este nuevo contexto histórico para crear sus mecánicas de juego.

Esto da como resultado un título sumamente intenso por donde quiera que se vea, que hará que perdamos horas en este universo ficticio donde el avance tecnológico no cesa, las rencillas están a la orden del día y los robots son el principal instrumento militar.

Iron HarvestKing Art Games

Lo que sucedió tras la Primera Guerra Mundial

'Iron Harvest' nos pone en la etapa después de la Primera Guerra Mundial, donde la naciones de Polania, Rusviet y Saxon (versiones de Polonia, Rusia y Alemania), se entregaron a una carrera armamentista impresionante, donde lograron avances que incluso para nuestra época son inimaginables.

No obstante, esto también provocó tensiones entre los países, los cuales buscaban hacerse con la tecnología del otro, lo que produjo un nuevo enfrentamiento entre ellos, el cual parece será el más destructivo del que se tenga registro.

Iron HarvestKing Art Games

Nosotros somos parte activa de esta batalla, tomando partido por cada una de las facciones en poco más de 60 misiones (alrededor de 20 por bando), donde vemos las motivaciones, tácticas y héroes que componen a cada ejército.

La trama está muy bien narrada y de verdad te pone en el centro de un conflicto bélico con todo lo que eso implica, presentando la tensión que supone el que un mínimo error podría significar el fin de un país entero.

Un RTS con robots de diesel

Como cualquier RTS que se precie, el juego comparte la base del género; es decir, estas en un mapa delimitado, donde tu ejército deberá de hacerle frente a otro; aunque al principio estás limitado, conforme creas y evolucionas tu base tendrás acceso a diversas mejoras y unidades.

No obstante, adapta todo lo anterior al contexto de la guerra "real" de muy buena manera, pues no sólo te centrarás en crear soldados, tanques o mechas de manera masiva, sino que debes de ver qué operativo es el más adecuado para hacerle frente al rival.

Iron HarvestKing Art Games

Además, tu base no será el único punto de interés; podrás hacerte con otros edificios que te supondrán una gran entrada de recursos, lo que potenciará tu capacidad de generar efectivos militares. Eso sí, toma en cuenta que durante la campaña habrá misiones que rompan con esta estructura, por lo que deberás de saber muy bien como administrarte.

Asimismo, hay que señalar que cada facción tendrá sus fortalezas y debilidades: Polania será más rápida en crear unidades; pero un poco más débil; Rusviet contará con un poder ofensivo impresionante; aunque tardará en desarrollar tecnología; mientras Saxon es el punto medio de estos dos.

Se el general dentro del multijugador

Algo que no puede faltar en este tipo de obras es el multijugador; en 'Iron Harvest' este se siente como una batalla a gran escala, más que la tediosa guerra de trincheras que se dio en la realidad (y que minó a los ejércitos de todos los países).

Los mapas están diseñados para que los jugadores entren en conflicto de manera casi inmediata, haciendo de este un modo altamente competitivo, pues se buscará desarrollar las mejores tecnologías de manera rápida para asestar el primer golpe.

Iron HarvestKing Art Games

En sí las partidas son muy emocionantes y su duración variará de las habilidades de los jugadores, así como del tipo de juego, ya que tendremos enfrentamientos de 1 v 1, hasta de 3 v 3. Algo curioso es que no existe el todos contra todos.

Gran desempeño técnico si tienes una buena máquina

Tal vez el punto más delicado de 'Iron Harvest' sea el apartado técnico, pues este dependerá mucho del poder de la máquina donde lo corras; por ejemplo, si lo ejecutas en una PC de gama alta, tendrás una de las mejores experiencias en RTS; pero si un sólo aspecto de tu configuración no es el adecuado, verás un bajón en la calidad.

Ahora bien, suponiendo que estas totalmente equipado; el juego es una delicia gráfica y sonora, al darnos un mundo que es verosímil con la realidad, a pesar de ser una versión alterna de la misma. En realidad crees que los diseños de armas y edificios podrían existir en la Europa de aquella época.

Iron HarvestKing Art Games

Además los actores de voz hace un muy buen trabajo en general, dotando a los personajes de una gran actitud; aunque hay que mencionar que a veces llegan a sobre actuar un poco, pero nada que arruine el juego.

Mención aparte para las cinemáticas, que combinan metraje real de la Primera Guerra Mundial, con ediciones de máquinas de guerra retrofuturistas y situaciones propias de la trama.

El RTS moderno que necesitábamos

Aunque el RTS es uno de los géneros fundacionales de la industria contemporánea del videojuego, sobretodo en lo que es el "PC Gaming", son pocas las obras que han llegado a destacar desde hace años, cuando se dio su punto álgido; afortunadamente 'Iron Harvest' es una de esas contadas entregas.

El juego, tanto en su gameplay como historia, está muy bien trabajado y te atrapa desde el primer momento, seas fan o no de los juegos de estrategia o de la Historia Universal; lo cual es un gran punto a su favor.

Sí, es difícil como todos los RTS y necesitarás mucho poder en tu PC para poder disfrutarlo como se debe (aunque también lo puedes encontrar en consola); pero si encuentras una máquina adecuada y no te frustras rápidamente con los videojuegos, te aseguramos que esta obra es una de esas joyas que no esperabas.