24 de enero de 2022 | 21:08
Tendencias

¿Por qué se llama ‘Valentina’ la salsa más famosa de México?

La salsa ‘Valentina’ debe su nombre a una famosa ´combatiente de la Revolución Méxicana.
Salsa Valentina
Compartir en

Si hay una salsa famosa en México, esa es la ‘Valentina’, que suele utilizarse para acompañar prácticamente todos los dulces y botanas favoritas del país.

Su versatilidad permite que la salsa ‘Valentina’ incluso exhalte el sabor de platos fuertes, tanto dulces como salados, siendo los de pesacados y mariscos los más beneficiados.

Aunque todos los días se descubren más alimentos que van excelentes con la salsa ‘Valentina’, lo que muy pocos conocen son los orígenes de su “revolucionario” nombre, por eso aquí te contamos la historia.

La salsa ‘Valentina’ debe su nombre a una revolucionaria mexicana

“Una pasión me domina, es la que me hizo venir, Valentina, Valentina, yo te quisiera decir”. Así inicia una de las canciones más famosas del periodo de la revolución mexicana.

El tema está inspirado en Valentina Ramírez Avitia, una mujer que a los 17 años de edad, durante la Revolución Mexicana, se unió a las tropas maderistas.

Para hacerlo, Valentina tuvo que vestirse de hombre y hacerse llamar Juan Ramírez, pues en ese tiempo no se aceptaban a mujeres entre los combatientes.

Al conocer la historia de esta valiente guerrillera, don Manuel Maciel Méndez, creador de la salsa ‘Valentina’, decidió tomar su nombre para bautizar a su producto.

“La Valentina”, una mujer brava como la salsa: creador del producto

Así lo contó hace unos años don Manuel Maciel Méndez, en entrevista para el diario Milenio:

La salsa ‘Valentina’ se llama así “por el personaje de la Revolución Méxicana, una mujer brava, ‘La Valentina’”

Manuel Maciel Méndez, creador de la salsa 'Valentina'

Tras ser descubierta, Valentina Ramírez Avitia fue dada de baja de las filas del ejército revolucionario. Años después, la guerrillera fue atropellada por un auto.

Esto la dejó inválida el resto de su vida. Valentina Ramírez murió el 4 de abril de 1979 y sepultada en la fosa común del panteón civil de Culiacán, Sinaloa.