Estilo de vida

Advierten de "nueva pandemia" de gente que se siente culpable por no ser feliz

¿Feliz?Bruce Mars / Unsplash

La moda presiona a las personas a ser felices sin tomar en cuenta la genética y el contexto socioeconómico. 

En los últimos años ha aumentado vertiginosamente la oferta de coaching para la vida, y definitivamente no hay ningún problema con el hecho de que cada quien utilice las herramientas que mejor le parezca para alcanzar sus metas siempre y cuando estas no afecten a otros, pero los psicólogos advierten que esto podría estar generando una "pandemia de gente que se siente mal culpable por no ser feliz". 

A esta tendencia se le conoce como Psicología del Pensamiento Positivo (PsP), un movimiento ideológico que preocupa a muchos psicólogos, pues podría acarrear riesgos para la salud física y mental.

De acuerdo con 20 Minutos, el libro "‘Felicidad tóxica: El lado oscuro del Pensamiento Positivo", escrito por Rafael Pardo, hace un análisis sobre este fenómeno y recopila opiniones de médicos, psicólogos y otros académicos sobre el tema. 

Para Pardo, el Pensamiento Positivo guarda una gran similitud con el ideal femenino de belleza de los años 90, y la gran presión que este ejercía sobre las mujeres, excepto que ahora afecta también a hombres. 

El autor afirma que igual que el ideal físico "inalcanzable" difundido tres décadas atrás provocó una epidemia de anorexia y bulimia, el Pensamiento Positivo  ha creado lo que él considera una “pandemia de gente que se siente culpable por no ser lo suficientemente feliz”.

La felicidad está en la genética, no en una frase bonita

Prado afirma que uno de los principales errores cometidos por los gurús del Pensamiento Positivo es que ignoran el hecho de que buena parte de nuestra personalidad depende 50% de la genética. "De hecho, un psicólogo o psiquiatra titulado, cuando te visita lo primero que te pregunta es por tus antecedentes”, recuerda.

En su libro, Prado también señala la importancia de considerar todos los aspectos en la vida de un individuo, incluida la genética, la condición socioeconómica y el contexto político y geográfico, pues asegura que la PsP, "da ese mensaje perverso de que las condiciones socioeconómicas no son importantes, cuando sí lo son".