Estilo de vida

Huellas en Tanzania arrojan luz sobre comportamiento de primeros humanos

Huella humanaWilliam Harcourt / AFP

El hallazgo de 408 huellas fosilizadas sugiere que la división del trabajo por sexos podría haber existido desde hace casi 20 mil años

Imaginen a un grupo de personas dando un paseo por lo que ahora es Tanzania, pero hace miles de años... Sorpresivamente, esa caminata dejó marcas que hoy en día brindan información sobre el comportamiento de los primeros humanos en el llamado período del Pleistoceno tardío.

EstudioNature

El hallazgo de más de 400 huellas fosilizadas que datan de hace unos 5 mil 760 y 19 mil 100 años atrás, en Engare Sero, al sur del lago Natron de Tanzania, reflejan que las mujeres se desplazaban en grupos y en ocasiones eran visitadas o acompañadas por hombres. Así lo informa la revista Nature.

Huellas en Tanzania revelan comportamiento de primeros humanos

Para llegar a esta conclusión, científicos de la Universidad de Chatam evaluaron la distancias entre cada huella, encontrando que se movían a velocidades de entre 1,2 y 1,5 metros por segundo. Esto coincide con los datos experimentales sobre las velocidades a las que se trasladan los grupos mixtos cuando viajan juntos.

Con base en el tamaño de las impresiones y la longitud de la zancada, determinaron que el grupo se conformó por 14 mujeres adultas, dos hombres adultos y un hombre joven, quienes se desplazaban en dirección suroeste. No obstante, los investigadores reconocen que algunas huellas pequeñas y los pasos más cortos atribuidos a mujeres, pudieran haber sido de niños.

Engare SeroCynthia Liutkus / AFP

Las evidencias, analizadas desde 2009 ya que en un inicio sólo 56 de ellas eran visibles, también permitieron extrapolar la altura de las personas que las hicieron, revelando algunos hombres comparativamente altos entre el grupo, incluido uno de pie con una altura estimada de 1,83 metros.

"Sitios como Engare Sero se forman en intervalos de tiempo muy cortos, por lo que capturan instantáneas en el tiempo de humanos antiguos que se mueven a través de sus paisajes", explica Kevin Hatala, profesor asistente de biología en la Universidad de Chatham y líder de la investigación. Lo más sorprendente es que en las comunidades modernas de cazadores-recolectores, las mujeres rara vez se movían en grupo, pero parece que eso no pasaba en el Pleistoceno tardío.