Estilo de vida

Artista demanda al Vaticano por reproducir su obra sin permiso

Alessia Babrow, una artista urbana, demandó al Vaticano por reproducir una de sus obras en sellos postales de Pascua, sin su consentimiento
La artista urbana Alessia Babrow, demandó al Vaticano
Compartir en
mayo 27, 2021 a las 20:53 CDT

Debido a que la oficina de telecomunicaciones del Vaticano utilizó una obra de la pintora Alessia Babrow, la artista urbana demandó a la Santa Sede.

La artista urbana exige al Vaticano 3 millones 200 mil pesos, por utilizar una de sus obras pictóricas en sellos postales de Pascua de 2020.

De acuerdo con Alessia Babrow, la Iglesia católica lucró injustamente un grafiti suyo con una imagen de Cristo ya que nunca se pusieron en contacto con ella.

La artista urbana levantó la demanda ante un tribunal de Roma. Hasta el momento, el Vaticano no se ha pronunciado sobre esta acusación.

Aunque la demanda se realizó el pasado mes de abril, la noticia se dio a conocer a inicios de esta semana.

“No podía creerlo. Sinceramente, pensé que era una broma. El verdadero shock fue que no se esperan ciertas cosas de ciertas organizaciones”, comentó la artista urbana a la agencia AP.

El Vaticano imprimió alrededor de 80 mil sellos postales, las cuales, eran vendidas a casi 30 pesos cada una. Actualmente, todavía estaban a la venta las estampillas y una carpeta conmemorativa.

¿Cuál es la obra de la artista urbana?

La obra que fue utilizada por el Vaticano consiste en una imagen del Cristo al estilo de la obra de Heinrich Hofmann, pintor alemán del siglo XIX.

En el torso del graffiti de Cristo aparece un corazón humano con las palabras “SÓLO UTILÍZALO”.

La artista urbana, Alessia Babrow, pintó su grafiti en un puente cercano al Vaticano el 19 de febrero de 2019.

Debido a que Massimo Olivieri, el jefe numismático del Vaticano, pasó por dicho puente, decidió retomar la obra para los sellos postales de la Pascua.

Juristas especializados en derechos de autor señalan que este tipo de arte también merece ser protegido de la comercialización corporativa no autorizada.

También señalan que, en Europa, el derecho de propiedad intelectual protege a los ilustradores, incluso cuando las obras aparecen ‘ilegalmente’ en una propiedad pública o privada.