Para la hora del café. Casa Rule ¿museo o alcaldía?

Al cumplirse los primeros 100 días de gestión del gobierno municipal de Pachuca, cuyo periodo tendrá una duración de 4 años, 7 meses y 18 días, el alcalde Eleazar García Sánchez dio a conocer algunos de los proyectos que contempla el Plan de Desarrollo Municipal para la capital hidalguense y destaca la iniciativa de crear una nueva sede para el Ayuntamiento, la cual él mismo considera que será difícil de cumplir.

Sin duda que el Plan de Desarrollo tiene metas ambiciosas, la ciudad de Pachuca así lo merece, pero la idea de construir una nueva presidencia municipal y hacer un museo en la Casa Rule, -actual sede de la alcaldía- implicaría una serie de factores contrarios a lo que se había proyectado para lo que hoy es la Plaza Pedro María Anaya.

Derivado de que el Ayuntamiento de Pachuca se ve en la necesidad de rentar una serie de inmuebles para albergar oficinas y que por algunos llega a pagar hasta 30 mil pesos mensuales como es el caso de la casa que ocupa la Secretaría de Obras Públicas municipales en la colonia Real de Minas; la anterior administración adquirió la antigua vecindad que se ubicaba frente a la Casa Rule y después se recibió en supuesta donación el edificio que ocupó el Colegio Francisco de Siles, aunque después se informó que se tuvieron que pagar algunos millones por él.

El proyecto es (o era), según explicaron en su momento los hoy ex-alcaldes Francisco Olvera Ruiz y Geraldina García Gordillo, concentrar ahí en la plaza la mayoría de las oficinas municipales; de hecho ya se inició la remodelación y adaptación del antiguo colegio de monjas, en el que se proyecta invertir mucho dinero, tanto como el que se empleó para acondicionar la vieja vecindad, pero si la actual administración se decide por construir una nueva alcaldía, obviamente que ya nada de eso se hará y lo que se haya gastado, pues ni modo.

¿Dónde se podría construir una nueva alcaldía?, pensando a futuro tendría que hacerse en la zona sur de la ciudad, hacia donde se proyecta irá el tuzobus, casi en las colindancias con Zempoala o Zapotlán, lo que igual podría ser un factor que contribuiría a un mayor deterioro de la actividad económica en la zona centro y todo el primer cuadro de la ciudad.

La administración anterior de Tulancingo de Bravo construyó una nueva presidencia municipal, el gobierno de Cesáreo Jorge Márquez Alvarado adquirió una deuda por más de 60 millones de pesos para el proyecto y se edificó el inmueble; quedó muy bonito, en un predio grandísimo y con un estacionamiento enorme. Pero fuera de la ciudad y muy muy lejos de donde estaba la alcaldía.

Es cierto, Pachuca merece un gran museo; pero una nueva alcaldía que implicaría una inversión y/o deuda multimillonaria que podría comprometer las finanzas municipales, requiere de un proyecto integral que evite morir a la zona centro, facilite la movilidad urbana, el traslado hacia la zona donde se pretenda la sede de las instituciones municipales y que se considere que llevarse la presidencia a otra zona como Matilde, Tlapacoya o El Huixmí, sería el traslado total del desarrollo urbano hacia ese mismo sector.

No solo eso, también habría que definir, qué pasará con los viejos inmuebles que se adquirieron para las oficinas nuevas.

Eleazar García conoce Pachuca y debe saber de sus necesidades, habrá que esperar a conocer a detalle el ambicioso proyecto y de donde provendrían los recursos para analizar su viabilidad o no. Hoy se escucha difícil de concretar la idea, pero el gobierno municipal tiene mucho tiempo por delante, apenas lleva 100 días y sin duda está pensando en grande.

http://bit.ly/IEUgmT

0
comentarios
Ver comentarios