Opinión

Una “fifí” bastante familiar

La “intelectual orgánica” Fernanda Familiar (vetar a AMLO y decir que la SEP va a formar niños nazis-comunistas), resultó cómplice de García Luna.
Fernanda Familiar
Compartir en
abril 29, 2021 a las 12:26 CDT

¿Les resulta familiar una imagen del 2018, de una prepotente “fifí” agarrándose a guamazos con la policía en San Miguel de Allende?

En el 2016, la gente se escandalizó por una declaración del cantante grupero Julión Álvarez: “Si a una mujer no le gusta trapear, no sirve”. A mí me pareció hasta cierto punto una declaración lógica, pues pocos cantantes gruperos se caracterizan por su elevada preparación cultural (se me habría hecho raro si fuese una declaración de Lorenzo Meyer, José Gordón o Tomás Mojarro).

¿Les resulta familiar una imagen del 2018, de una prepotente “fifí” agarrándose a guamazos con la policía en San Miguel de Allende, Guanajuato, porque no le permitieron entrar a una calle cerrada? Pues acaba de decir una sandez que no me sorprende nada (tipo Julión Álvarez), por venir de una de las más brutas ideólogas de la derecha (las otras son Denise Dresser, Lily Téllez y Laura Zapata).

Le agradezco a Fernanda Familiar lo mucho que me hizo reír cuando, textualmente dijo: “Los libros de texto en México van a manipular a la infancia mexicana, para que su ideología vaya de acorde con el franquismo, el nazismo, el comunismo soviético y el socialismo venezolano” (le faltó agregar: “la cumbia andina y las enchiladas suizas”). ¿Debemos creerle? A la mejor sí, pues en noviembre del año pasado, dijo que vetaría al presidente en su programa de radio, “por mentiroso”, lo cual significa que es una comunicadora sincera y veraz (aunque en agosto del 2019 tuviera un resbalón, difundiendo una imagen falsa del “Peje” en las portadas de los libros de texto).

Su reciente exabrupto de la SEP, me recordó al “filósofo” de la derecha, Sergio Sarmiento, quien tuiteara el año pasado: “Hoy es aniversario de Karl Marx, nacido el 5 de mayo de 1883, Nunca las ideas de un filósofo generaron tantas muertes. Se calculan 100 millones de muertes en regímenes comunistas”, al que respondí: “El 14 de marzo será aniversario de Albert Einstein, quien sentó las bases de la bomba atómica, que también generó millones de muertes” (por cierto, el “filósofo” Sarmiento, apenas el 16 de abril, tuiteó: “Sí. La desigualdad es un problema de envidia, la pobreza es un problema de dignidad humana”, a lo que respondí: “y tú eres un problema a secas”).

Su declaración sobre los libros de texto de la SEP es hilarante, no solo por absurda, sino porque, por la falta de cultura de muchos compatriotas, se podría creer que el franquismo consiste en hablar con franqueza, el nazismo con poner nacimientos en Navidad, el comunismo soviético con el sentido común de los rusos y el socialismo venezolano con las Misses Venezuela que hacen labor social.

Aparte de que los niños no son pendejos y no se dejan manipular tan fácilmente, no hay concordancia entre las ideologías mencionadas, mezclando izquierda con derecha, las cuales solo conviven en el imaginario colectivo “fifí”.

La ñora cobra por trabajar como bocina de una de las cantaletas favoritas de la derecha: “López Obrador es populista y nos va convertir en Venezuela… bla bla bla”, panfleto que han venido esgrimiendo desde las elecciones (incluyendo propaganda en camiones del programa “Populismo en América Latina”) y que no les ha funcionado, emulando a Gustavo Díaz Ordaz, cuando decía que el movimiento del 68 nos iba a convertir en comunistas (cantaleta conservadora y anacrónica que reitera la actual decrépita derecha), y que de manera irresponsable repite el presidente del INE, Lorenzo Córdova “Tatanka”, lo cual, si es preocupante, ya que pone de manifiesto quien le paga para validar un probable fraude electoral.

La insistente cantaleta de que nos vamos a volver zombies bolivaristas, me recuerda al lobo feroz soplándole a la puerta de la casa de ladrillo de “Práctico”: por esa vía no van a recuperar la presidencia, solo lo lograrán mediante un fraude electoral, que ya se viene cocinando.

La cereza del pastel es la revelación de la periodista Peniley Martínez, sobre un préstamo a la esposa de Genaro García Luna (detenido por nexos con el narcotráfico): Cristina Pereyra, que le hiciera la tres veces F: Fernanda Familiar “fifí”.

Como todo mundo sabe (y si no lo sabe, aquí estoy para chismearle) el ex jefe policiaco de Felipe Calderón está bajo investigación en Estados Unidos y, entre otras cosas, se le acusa de haber adquirido una casa con sobornos del narcotráfico. Genaro García Luna argumenta que lo compró con el préstamo de Fernanda Familiar, cuyo pagaré, del 2011, no especifica si se retribuyó dicho préstamo.

En lo que se aclara la investigación, una cosa sí es segura: La asociación García Luna – Fernanda Familiar, no parece muy sana que digamos.

Me despido con un diálogo de “Ensalada de locos”, cuando el “Loco” Valdés, actuando de maestro, le pregunta a “Vulgarcito” (Alejandro Suárez): “¿Por qué no trajo su libro de texto?”, éste le responde: “¡Porque lo detexto!”