September 22, 2019 08:22


AMLO-Trump paralelismos entre sus guerras internas

donald amlo
¿Afectan estos cambios la relación bilateral?Internet

 

¿Qué está pasando con los presidentes de Estados Unidos y México? ¿Tienen control de sus gabinetes? ¿Predomina la agenda electoral? ¿Se imponen los intereses económicos sobre la doctrina política? ¿Cuál es el futuro de la relación bilateral más importante para México?

De forma paralela, como estrategia electoral, Trump lanzó la guerra contra los inmigrantes, mientras que, en México, AMLO lo hizo contra los “neoliberales” y “fifís”. Tales medidas, al parecer, han provocado inestabilidad en los equipos de ambos.

Gabinetes quebrados 

Donald Trump cambia su gabinete como de calcetines, nunca como ahora el presidente de la nación más poderosa del mundo había tenido tantos cambios, unos se van por no aguantar el estilo de su jefe y otros han sido removidos por incompatibilidad con Trump.

Estos cambios, traen consecuencias negativas para México, porque, aunque el presidente López Obrador diga que mantienen una relación espléndida y que respeta a su homólogo estadounidense, la realidad es que Trump se mantiene contradictorio en lo que se refiere con su visión y posicionamiento hacia nuestro país.

Pero no sólo son los cambios de gabinete en EU, en México durante los primeros cuatro meses del actual gobierno, al menos cinco miembros del gabinete han presentado su renuncia, misma que, según ha trascendido, no se les ha aceptado y los desmentidos han salido a relucir. Pero hablando al estilo del presidente López Obrador y sus dichos, “si el río suena es porque agua lleva”.

En el caso de Trump hasta el mes de marzo llevaba 22 cambios, destacando los que se suponía eran sus principales colaboradores y a quienes había colocado en las principales carteras. Entre los más destacados están, por ejemplo: El secretario de Estado, Rex Tillerson; el secretario de justicia, Jeff Sessions; el director de la EPA, Scott Pruitt; el secretario de Interior, Ryan Zinke; El secretario general de la Casa Blanca, John Kelly; la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley; el secretario de Defensa, James Mattis, por nombrar solo algunos.

¿Afectan estos cambios la relación bilateral?

A los mencionados, se suma uno más en el mes de abril, la secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen quien apenas hace unos días se había reunido con la secretaria de Gobernación de México, Olga Sánchez Cordero, en Miami, Florida, reunión en la que trataron asuntos de la agenda bilateral, como son los temas migratorios y de la cooperación para el desarrollo económico y social de los países del Triángulo Norte de Centroamérica.

Su salida abrupta e inesperada se dio por diferencias al interior del grupo compacto de Trump, por grillas del asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, y del jefe de asesores, Stephen Miller. Era incómoda o tibia en cuanto al radicalismo xenófobo que promueve Trump para su reelección.

Y a todo esto ¿dónde estaba el canciller Ebrard, cuando la secretaria Sánchez Cordero negociaba asuntos de la agenda bilateral, interviniendo “por la libre” en asuntos de la cancillería?

La explicación, de lo que pasa en México, empata con lo que se presenta al interior del gabinete de Trump: Las grillas internas están a lo máximo.

Las renuncias a AMLO

Durante estos primeros cuatro meses de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, ha trascendido que al menos cinco miembros de su círculo cercano, que además tienen las carteras más importantes, le han presentado su renuncia y que el presidente no se las ha aceptado.

Según se ha dicho, lo hicieron, el Jefe de la Oficina de Presidencia, Alfonso Romo, quien se sintió traicionado con el tema del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, debido a su relación y compromiso con empresarios y a que ha tenido que “aguantar vara” por las grillas que le ha generado el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, quien tiene sus propios intereses económicos y compromisos políticos.

Otro ha sido su consejero Jurídico, Julio Scherer quien no le acaba de encontrar “la cuadratura al círculo” en los asuntos que ha tenido que salir a corregir en relación con diversas acciones suscitadas por la incompetencia de algunos miembros del gabinete que parece llegaron no para buscar quien se las hizo, sino quien se las pague, incluso al margen de la ley, como el caso de la secretaria de la Función Pública, Eréndira Sandoval, que se ha dedicado a mandar oficios de toda índole para pretender castigar o dirigir licitaciones, o dar instrucciones fuera de toda la normatividad, como la de seguir los 100 puntos de Morena, o el caso de la compra fuera de norma, de las pipas para la gasolina en Estados Unidos.

Trascendió también que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en dos ocasiones le presentó su renuncia por diversas acciones y “grillas” como el manejo del combate al huachicol por parte de la Secretaria de Energía, Rocío Nahle. Un choque más, Sánchez Cordero está en contra de la propuesta del Senador Ricardo Monreal para crear una tercera Sala en la SCJN y aumentar a 16 el número de ministros, mientras que el presidente juega y apoya al Senador, quien dice, no es “empleado” de AMLO sino “su socio”.

Puede ser que la iniciativa de Monreal incomode a alguien más, el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, a quien, de plano, ayer lo daban por cuasi muerto y que renunciaría por problemas de salud, también salió el desmentido.

Ebrard 

Finalmente, quien se presumía como uno de los más cercanos a AMLO, y que ha sido compañero de mil batallas desde los sismos del 85, el actual canciller Marcelo Ebrard, ha sufrido el embate de sus malquerientes y el jugueteo del presidente frente a estas grillas. El día de ayer en una publicación de El Economista, ya anunciaban su salida, pero, al igual que los otros, su renuncia no fue aceptada por el presidente. Lo cierto es que a esta publicación le antecede una serie de cuestionamientos a la función de Ebrard, como el hecho de que no fue él quien organizó la reunión de AMLO con Jared Kushner, que se enteró al final, y que participó casi como de traductor.

Ahora el canciller aclaró que los rumores de su salida solo están en las fantasías de los que escribieron la nota de marras, y curiosamente, salió a dar una noticia que puede cimbrar la relación bilateral con Estados Unidos: Que México jamás invitará a Trump.

¿Será que la grilla que se da al interior del gabinete de AMLO tenga una estrecha correlación con Trump y sus grillas? El resultado podría ser gravísimo para México y para nuestro presidente.

 

0
comments
view comments