Un tal Ciro Gómez Leyva, alias el "Tales de Milenio"

Fue el iniciador de la indagación irracional sobre el universo estadístico, de la escuela GEA ISA (Grandes Estadísticas Amañadas Ilógicas Sin Argumento), lo que significa en pocas palabras sostener un elemento falso como verdad absoluta. Se le considera el primer filoso al momento de criticar en el Tercer Grado --un auténtico programa de segunda--. Y fue el fundador de la escuela "jódica" que consiste en aplicar la nueva Ley de Jonás, "Al más pendejo protegerlo más"; según el testimonio de Marintóteles. También fue el primero y más famoso de los Siete Sabiamente Comprados (Carlos Lo Rete Compran, Carlos Marín o Marintóteles, Adela Micha de la provincia de Cicatricure, Denise Merk-Ancia, Joaquín López Nodirá, Victor Truquillo y por supuesto Tales de Milenio). Se sabe que había sido un protegido de Felipitágoras un michoacano, aferrado al resultado del 0.56 como explicación de todo, era su PI to-mando en cuenta que para él de ahí siempre se agarraba. Tales de Milenio, trascendió por ser un matemático con nulos conocimientos de la estadística a lo que sin embargo poco le importó, ya que desarrolló un rarísimo Teorema que consiste en equiparar la cresta de una cabellera gelatinosa como una tendencia estadística, diciendo que todo copete con volumen es estadísticamente proporcional a la preferencia electoral en cualquier encuesta, lo que sin duda carece de todo rigor científico pero eso sí, estimula la participación creativa de sus críticos que no son pocos, de hecho aplicando su Teorema capilar en su caso, la carencia de cabello en Tales de Milenio es absolutamente proporcional a su credibilidad.

 

Quizás la anécdota más conocida de Tales de Milenio, fue predecir a los "jódicos" el eclipse solar del 2006, cuando todo pareía encaminado todo a que el Sol Azteca brillaría apareció Felipitágoras y lo elipsó en las pantallas de Televisión, dando por consumada la predicción de Tales de Milenio. Se dice que fue también el primero en dividir el año en estaciones y en 365 días, aunque la división más recordada es la división de opiniones que provocó luego de su escaso profesionalismo como comunicador, al increpar a los seguidores del Sol Azteca un día sí y el otro también.

 

También fue muy famoso en el terreno de las finanzas, pues según se sabe el chayote lo vendía a muy alto precio, lo que sin duda lo dotaba de un alto conocimeinto de la mercancia de ocasión. Si un Presidente va  a la baja, es momento de intercambiar chayotes, si un candidato poco inteligente no levanta, chayotes, si hay que atacar a un adversario, más chayotes, un genio de las legumbres orgánicas sin duda.

 

Para más detalles acerca de Tales de Milenio, encuéntrelo todas las noches en el ágora de Milenio, con "tales" características sin duda sabrá  ubicarlo rápidamente.

 

 

 

Eric Fernández.

@fdezeric

0
comentarios
Ver comentarios