Columnas

¿Hollywood realidad ante nuestros ojos o mera ficción? Caso Spacey

Kevin Spacey  Eduardo Munoz Alvarez / Reuters

Los medios se extrañaron fuertemente con semejante mensaje navideño

Muchas veces la realidad supera la ficción, en los últimos tiempos hemos sido testigos de hechos impresionantes de toda índole, vivimos tiempos revueltos, en nuestras narices los acontecimientos acampan y no somos capaces de verlos, absortos en nuestros dilemas vemos el árbol y no el bosque, perdemos la brújula precisamente por dejar de observar atentamente lo que acontece a nuestro derredor…

Me tomaré el atrevimiento de compartir un hecho sucedido el año pasado, 2019, pero que tiene sus comienzos en 2018, cuando se suscitan las demandas por acoso en la meca del cine mundial, Hollywood, los movimientos “Me too” y lo que ya recordamos, el caso a continuación se presentó lleno de aristas desde sus comienzos, ahora a la distancia podemos adentrarnos un poco más, de paso nos sirve como práctica de lectura y análisis personal.

Vemos a primer plano un hombre bien parecido, portando graciosos mandil tapizado de Santa Claus, el barbón divertido acompaña a quien en apariencia está preparando su cena de navidad y lanza un diálogo mirándote a los ojos cual si estuvieras al otro lado de la mesa…

—Yo sé lo que quieres, oh, desde luego ellos intentan separarnos… pero el lazo que tenemos es demasiado fuerte, demasiado poderoso. Después de todo, tú y yo compartimos todo. Te conté mis secretos más profundos, y oscuros. Te demostré lo que la gente es capaz de hacer. Te impacté con mi honestidad. Pero sobretodo, te desafié y te hice pensar. Y confiaste en mí… Aun cuando sabías que no debías hacerlo. Así que lo nuestro no ha terminado no importa lo que todos digan. Y además… Yo sé lo que quieres. Quieres que vuelva. Claro; algunos creyeron todo, y esperan con gran expectación que yo lo confiese… 

Se mueren para que declare que todo lo que dije es cierto, y que todo lo que ha pasado me lo merezco. ¿Acaso no sería genial si todo fuera tan simple? El caso es que tanto tú como yo sabemos que nada es así de fácil. Ni en la política, ni en la vida. Pero no serías capaz de creer las peores cosas sin tener evidencia primero, ¿No? No te apresurarías a juzgar sin hechos, ¿verdad? ¿O sí? No, tú no… Eres demasiado listo para eso. 

En fin… todas estas presunciones hicieron que el final sea tan satisfactorio… Y pensar que pudo haber sido algo realmente especial… Si algo hemos aprendido en estos últimos años, es que tanto en la vida como en el arte, todo puede pasar. No teníamos miedo de lo que decíamos, ni de lo que hacíamos. Y todavía no tenemos miedo. Les puedo prometer una cosa… Si no pagué el precio por las cosas que sabemos que sí hice… Entonces no pagaré el precio por las cosas que no hice. Dirán que estoy siendo irrespetuoso, y que no estoy siguiendo las reglas… Como si yo alguna vez hubiera jugado bajo las reglas de nadie… ¡Jamás lo hice; y a ti te encantó! Como sea… Luego de toda la cháchara, la animosidad, los titulares, y la sentencia sin juicio… A pesar de todo. Incluso de mi propia muerte… me siento sorprendentemente bien. Y confío en que, pronto… Conocerás toda la verdad… Espera un minuto… Ahora que lo pienso… Nunca me vieron morir, ¿verdad? Las conclusiones pueden ser tan engañosas… ¿Me extrañan?

El diálogo anterior perfectamente puede adjudicarse al político o mafioso que más te agrade, sin embargo pertenece a Kevin Spacey dirigiéndose en plena víspera de Nochebuena a alguien especial… Utilizando, en apariencia; el papel que le diera la afamada serie...

¿En qué momento la humanidad perdimos la capacidad de sorpresa e indignación ante los horrores brutales que estamos padeciendo, es tanto el bombardeo mediático que no lleva anestesiados de imagen en imagen sin mostrar dolor y empatía? El nivel de atención que la sociedad pone en cada acontecimiento es limitado, sumado esto a la carga latente cual avalancha diaria de sucesos cargados de emociones varias que bombardean nuestros cerebros…

Los que vimos “House of cards” de inmediato reconocimos el diálogo protagonizado por Kevin Spacey la víspera de Nochebuena en 2018; el multipremiado actor estaba pasando un trago amargo, las demandas por pederastia, abuso sexual, tocamientos y más arrasaban la elite hollywoodense, casi 300 influyentes personajes del medio habían sido denunciados por conductas ilícitas, ese 2018, y él, era uno de los más afamados…

La acusación principal provenía de una mujer, Linda Culkin, ella aseguraba haber presenciado cuando Spacey hacía tocamientos sexuales y acosaba a un joven menor de edad… Otro de los denunciantes, un masajista del estado de California, el nombre se mantuvo en secreto a petición de la familia; la acusación venía desde 2016…”Tocamientos indebidos”… Faltaría uno más, quizá el de mayor renombre; el escritor Ari Behn, no sólo eso, el mencionado fue esposo de la princesa Marta Luisa de Noruega, con quien procreó tres hijos, él también acusaba a Kevin de lo mismo… Tocamientos indebidos de carácter sexual…

Tres juicios muy fuertes y difíciles se esperaban para el famoso actor, sin embargo sucedió lo indecible…

Mayo 2019… Linda Culkin muere trágicamente en un accidente; con su muerte se pierde la acusadora principal y el joven acosado retiró sus dichos… “Indisposición de testigo denunciante”; finalmente se suspendió ese juicio.

Septiembre 2019; el masajista denunciante de california muere de forma por demás misteriosa a los 21 años, su muerte libra a Spacey del segundo juicio…

25 de diciembre 2019; el escritor Ari Behn… se suicida… la forma nunca fue revelada… Curiosamente los medios masivos comenzaron a hablar de su depresión desde la infancia así como los escándalos y la aversión de la familia real en su contra…

Por ende el tercer juicio también se anula…

De manera increíble el 25 de diciembre de 2019, sí, quizá a la misma hora o después de esa muerte, aparece Kevin Spacey con un extraño mensaje en las redes… Mientras atiza el fuego de una chimenea, ataviado con suéter rojo y motivos navideños sentencia:

“¿No habrán pensado que iba a perder la oportunidad de desearles feliz Navidad, ¿verdad? Ha sido un buen año y me siento agradecido por haber recuperado mi salud. Por eso hice cambios en mi vida, y quisiera invitarlos a que se unan. A vísperas del 2020… quiero desear por… más bondad en este mundo. ¡Ah sí, ya sé lo que están pensando… “¿Este tipo habla en serio?” Soy serio a muerte… Y no es difícil saber que hablo en serio, créeme… La próxima vez que alguien haga algo que no te guste puedes atacarlo… Pero también puedes hacer alto al fuego… y hacer lo inesperado. Puedes matarlos con gentileza.”

Los medios se extrañaron fuertemente con semejante mensaje navideño, pocos hicieron conjeturas al respecto, ahora con más elementos sobre el pizarrón ¿Qué opinas al respecto? Otros aseveran, debido a la lucha que Donald Trump comenzó contra la élite pederasta y de trata en Hollywood muchos más casos seguirán apareciendo, por lo pronto, es domingo y practicar la lectura no está de más.