Los gastos de Enrique Peña Nieto

Nos vendieron la idea de que el rebase del tope de campaña no puede ser fiscalizado por el IFE hasta después del 1º de julio, día de la elección Presidencial.

 

Sin embargo, el Cofipe señala que en casos de excepción, y previo acuerdo del Consejo General, la Unidad de Fiscalización podrá abrir procesos extraordinarios de fiscalización con plazos diferentes, según el Artículo 85. Y cuando se trata de irregularidades que ponen en riesgo la equidad y la legalidad del proceso electoral en su conjunto, COMO ES EL CASO DEL GASTO EXAGERADO DEL PRI EN PROMOVER A SU “CANDIDATO”, ni siquiera es necesario recurrir a los burocráticos lineamientos del proceso fiscalizador. El Cofipe indica que cualquier persona podrá presentar quejas o denuncias por presuntas violaciones a la normatividad electoral, según el Artículo 362. Y si la queja presenta indicios claros de que la ley pudo haber sido violada, el IFE está obligado a admitir, investigar y resolver el caso. El instituto debe proceder de manera inquisitiva y exhaustiva en estos procesos, de acuerdo con los criterios del TEPJF.

 

Es completamente falso entonces que la ley prohíba que el IFE revise antes de la elección los gastos de Peña Nieto, que lejos de ser una irregularidad resulta un INSULTO para el pueblo de México, al que trata de convencer de que un PRI renovado puede resolver los problemas que provocó su estancia en el poder.

 

Confieso que no le encontraba yo sentido al hecho de presentar denuncias por el rebase del tope de campaña del candidato consentido de Salinas de Gortari y Televisa, ya que según tenía entendido no se podía sancionar el abuso pero hoy me entero que sí y se los comparto por si alguien quiere presentar una denuncia como ciudadano independiente. No vayan a salir después con que no se sancionará al PRI por este derroche de dinero en vista de que nadie lo denunció.

 

Ya sabemos que IFE, TRIFE y Cofipe se las pueden ingeniar para salirse con la suya pero vamos aprendiendo sobre la marcha y no está por demás enterarse de que no es que no puedan fiscalizar a Peña Nieto, lo que pasa es que no quieren.

 

Lo bueno de lo malo es que ante estos abusos la gente sigue tomando conciencia y las filas de MORENA crecen todos los días. Con decirles que hasta mis amigos y familiares que no simpatizaban con López Obrador, por la serie de mentiras que escucharon en 2006, ahora me dan la razón y me llaman para confesarme que ya son MORENOS.

0
comentarios
Ver comentarios