Estimado lector, comenzamos el 2022 con una noticia que no será de su agrado. Es muy probable que si viaja en avión a principios de este año, sufra o una demora o una cancelación de su vuelo, independientemente de la aerolínea de su elección.

Se estará preguntando ¿acaso tengo una bola de cristal que me permite ver el futuro?, ¿acaso poseo dones de pitonisa?, nada de eso, déjeme decirles qué sucede en las entrañas del mundo de la aviación.

La pandemia de Sars-Cov-2, así como la reestructura en la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), afectaron el tema de los exámenes médicos y licencias del personal aeronáutico.

Primero porque la actual administración tomó la decisión de cerrar a los “Terceros Autorizados”, esto es, clínicas donde el personal de la aviación podía realizarse sus exámenes médicos de rutina y obligatorios, sin los cuales es imposible la obtención de la licencia correspondiente, ya sea como piloto, sobrecargo, mecánico, etc.

Para poder volar, todo tripulante (Piloto o Sobrecargo) tiene como requisitos fundamentales contar con todos sus papeles en regla, a saber: pasaporte y visa vigente, así como el examen médico y la licencia de vuelo. Cuando el gobierno decidió dar por terminados los servicios de los Terceros Autorizados, las citas en Medicina de Aviación colapsaron, se saturó el sistema y comenzaron los rezagos; los exámenes se desfasaron, con el consiguiente problema de avisar a la aerolínea, que debe “bajar de vuelo” a la persona en cuestión, quedándose momentáneamente sin ese trabajador.

La cosa comenzó a complicarse en serio cuando apareció en escena la pandemia, pues mientras no se ponían de acuerdo si encerrarnos a todos en casa o no, la antes Dirección General de Aeronáutica Civil, ahora conocida como AFAC, cerró sus oficinas y empezó a dar “prórrogas” a la vigencia de los documentos del personal aeronáutico.

La última prórroga que otorgó la Secretaría de Infraestructura Comunicaciones y Transportes finalizó el pasado 31 de diciembre, y en esos últimos días del mes muchos compañeros del medio me estuvieron preguntando si no sabía de otra prórroga. Les respondí que no y busqué en el Diario Oficial de la Federación la última prórroga que a continuación les comparto:

“DOF: 24/09/2021

ARTÍCULO SEXTO. En materia de aviación civil, se prorroga hasta el 31 de diciembre de 2021 la vigencia y efectos jurídicos que otorgan los permisos, licencias y certificados de capacidad vigentes de pilotos, sobrecargos y controladores aéreos, así como los otorgados a meteorólogos, técnicos en mantenimiento, oficiales de operaciones y operadores de RPAS a que refieren los artículos 46 y 82 del Reglamento para la expedición de Permisos, Licencias y Certificados de Capacidad del Personal Técnico Aeronáutico.

Dado en la Ciudad de México, a 7 de septiembre de 2021.- El Secretario de Comunicaciones y Transportes, Ing. Jorge Arganis Díaz Leal.- Rúbrica.”

Este es el panorama ante el que nos encontramos. Tan sólo en la empresa Aeroméxico hay cerca de 600 sobrecargos y 60 pilotos cuya documentación está vencida, sin embargo esto no es exclusivo del personal de la aerolínea del Caballero Águila, este mismo fenómeno se repite en las distintas aerolíneas nacionales.

Esto se traduce en falta de personal, ya que no se puede volar en este país ni al extranjero si no se cuentan con todos los documentos vigentes.

Las oficinas de personal y recursos las aerolíneas, tendrán que reajustar las operaciones con los trabajadores, dando de “baja” a todos aquellos que no cuenten con sus papeles en regla y tal vez algunas empresas opten por cancelar las vacaciones a las que tenían derecho sus trabajadores para afrontar la falta de personal.

A esto hay que sumar los contagios de Covid 19 que existen entre su personal aeronáutico, que alcanzan casi el 20% de la planta de sobrecargos de Aeroméxico, -según una fuente cercana que pide su anonimato-. No tengo los datos de las otras aerolíneas, sin embargo, sabemos aunque no tuviéramos el tema del Covid, son meses en los que los tripulantes suelen enfermarse más. Para un tripulante una gripe es motivo de una incapacidad para volar.

Es por todo esto que en el panorama se vislumbra sin lugar a dudas la gran posibilidad de demoras y/o cancelaciones por falta de personal. Lo digo una vez más, urge poner orden en Medicina de Aviación y en el área de licencias. Los coyotes, perdón, los gestores se están hinchando de dinero al ser la única vía posible para obtener lo más rápido la documentación vital para un tripulante y/o trabajador aeronáutico. La SICT se ha visto rebasada, y esta bola de nieve no para de crecer.

Como ven, no es un tema que sólo atañe a los trabajadores de la aviación del país. Esto va a terminar afectando a los usuarios, pues las aerolíneas no tendrán de dónde echar mano para sacar sus vuelos. Un llamado de atención al Ing. Jorge Arganis, no se puede combatir la corrupción fomentando la misma.

Paciencia por favor, y ya saben, sí en los próximos días viajan, es probable que se topen con una demora o cancelación. Lo más probable es que las aerolíneas aduzcan otras causas: clima, niebla, aviones presidenciales y patos. Usted, ya tiene más información.