21 de septiembre de 2021 | 12:26
Opinión

Margarita Zavala, lo que representa

Invito a la ciudadanía a no dejarse llevar por afirmaciones falsas que se han creado en redes por parte de simpatizantes de la Cuarta Transformación.
Constancia de Margarita Zavala
Compartir en

“¿Sabes qué significa que escriban sobre ti?”

Ethan Hawke

Leí con sorpresa y con suma atención ayer por la mañana una nota de SDPNoticias, diario en el que colaboro. Dicha nota retomó las diversas acusaciones que se le hicieron en Twitter a Margarita Zavala, básicamente cuestionándole su victoria reflejada en los cómputos distritales de las elecciones federales 2021, correspondientes al distrito 10 de la alcaldía Miguel Hidalgo de la circunscripción 4 de la CDMX.

Con 163,666 actas computadas (el 100% de estas), la señora Margarita Zavala, resultó ganadora con el 56.23% de las preferencias —lo que equivale a 110,891 votos—, ello como abanderada por la coalición Va por México (PAN-PRI-PRD). Su más cercano contrincante, Javier Hidalgo Ponce, de la alianza Morena, PT y PVEM, obtuvo 34.68% de los votos, esto es, un total de 68,399 boletas a favor.

Considero que dicho portal de noticias hizo bien en exponer el caso y el revuelo que le siguió en forma de una nota informativa, sobre todo porque las aseveraciones antes mencionadas en contra de la candidata cobraron muchísima relevancia en redes sociales, lo que significa que el tema es de interés para la ciudadanía.

Eso en ningún momento quiere decir que SDPNoticias secunde, avale o valide ni la información que se estuvo ventilando ni las acusaciones —ninguna formal— que estuvieron circulando en contra de la próxima diputada Margarita Zavala. De hecho, el dueño y director de este medio, Federico Arreola, externó su rechazo a este tipo de burdas y mentirosas estrategias para desacreditarla:

“No estoy de acuerdo con el linchamiento contra @Mzavalagc , mujer honesta que ganó correctamente y por goleada en las pasadas elecciones. Debe la izquierda ser demócrata y aceptar la derrota. 2021 de ninguna manera fue como 2006.”

Federico Arreola

Desconozco de dónde partieron dichas falsedades y deformaciones; ciertamente no corresponden con los datos que se pueden consultar en las bases de datos del INE que están al alcance de cualquier ciudadano. Asimismo, es importante decirlo, no existe un comportamiento extraño de los resultados en el distrito en cuestión si se le compara con cualquier otro cómputo a nivel distrital. Yo misma lo verifiqué analizando 15 cómputos en distintos estados y a distintos niveles de elección. Es decir, el porcentaje de participación —que para la referida demarcación fue del 52.66%—, así como en comparación con el número de votos en los distritos, alcaldías y entidades donde salió victoriosa la alianza de oposición, no son anómalos. La propia señora Margarita Zavala afirmó en un mensaje desde su cuenta de Twitter los siguiente:

“No señor @Javier_Hidalgo, para Diputados Federales obtuve más de 110 mil votos, le ganamos a usted por más de 42 mil votos con más de 20 puntos de ventaja. Y se recontaron los votos. Por cierto también se ganó la alcaldía.Respete la voluntad ciudadana y trate de ser demócrata”.

Margarita Zavala.

Lo que sí es un hecho es que la información mentirosa y/o manipulada en detrimento de Margarita Zavala fue retomada por mucha gente incauta o deseosa de que se afirmaran esas falsedades y de que prosperaran denuncias formales ante el TEPJF. Eso no ocurrirá, pues —como ya dije— nada de lo que se afirma es cierto, irregular o ilegal.

Un ejemplo de las burdas mentiras que se han fabricado y que se difunden son los mensajes de Fabrizio Mejía y de Ignacio Rodríguez, hablando de una participación del 90% de en las casillas que conforman el referido distrito y que no tienen verificativo alguno. Y, claro, estas y otras afirmaciones fueron retomadas y amplificadas sin pudor alguno por otros personajes afines a la Cuarta Transformación como es Epigmenio Ibarra.

Lo de Margarita Zavala como “la más votada” es el fraude más grande. La participación de 51% a nivel nacional no puede ser creíble que crezca al 96% en su caso @FiscaliaElecMx.

Fabrizio Mejía

Apenas ayer el autócrata que tenemos como primer mandatario, al referirse a la supuesta actuación de sus opositores en las elecciones intermedias de la semana pasada, dijo que

“… sectores de clase media fueron influenciados, se creyeron lo del populismo, el de que íbamos a reelegirnos, lo del mesías tropical, el mesías falso, etcétera… que las clases media-media y media-alta son aspiracionalistas, egoístas y quieren triunfar a toda costa.”

AMLO.

Independientemente de que no estoy de acuerdo con que los resultados contrarios a Morena y sus aliados políticos de las elecciones pasadas sean producto de una campaña de manipulación mediática, y de que los ciudadanos de clase media seamos unos tontos, oportunistas y ambiciosos, sugiero que la población mexicana no caiga ahora, en este caso que nos ocupa, en la manipulación de la que habla AMLO. Invito a la ciudadanía a no dejarse llevar por afirmaciones falsas que se han creado en redes por parte de simpatizantes de la Cuarta Transformación con el fin de cuestionar la honesta victoria de Margarita Zavala en los comicios.

Existe un resentimiento de algunos personajes del lopezobradorismo con su marido, Felipe Calderón, por los contestados resultados de las elecciones presidenciales de 2006. No me meteré aquí a defender o a rechazar las afirmaciones que se hicieron y se hacen aún al respecto. Lo que sí establezco es que aquellos sentimientos de frustración y venganza no justifican en lo absoluto esta detestable confabulación de ahora en contra de la futura diputada.

A los que están detrás de esta campaña de desinformación, les digo que nada de lo que hacen favorece al inquilino de Palacio Nacional; un líder que recién ha establecido —feliz, feliz, feliz— que su Movimiento resultó el gran triunfador de los comicios en prácticamente todos los rincones de la República. No habla bien de la coherencia de la izquierda obradorista atribuirle un poder tal a la pareja Calderón-Zavala; una que signifique la capacidad de intervenir quirúrgicamente para cometer fraude en los sistemas de cómputo con respecto a un distrito en particular de la Ciudad de México, mas no en el resto del país. Eso simplemente no es posible.

Lo que sí es posible y lo que Margarita Zavala definitivamente representa va más allá de la oposición electoral. Es a eso a lo que realmente le temen ciertos personajes radicales adheridos como vulgares ambiciosos al régimen federal actual.

Margarita Zavala simboliza una forma de esperanza de las fuerzas contrarias a la 4T. Una de tantos caminos alternativos, si bien no el único.

Mientras López Obrador insiste en llamar a la dicotomía, siguiendo una narrativa bipolar, ella habla de un cambio, de la multipolaridad y de la reconciliación mismo bajo un escenario disperso y confrontado. Cuando se expresa de nuestra realidad, describe una sociedad muy compleja y diversa. Esa es la que existe en México, no la que el ejecutivo federal se empeña en crear.

AMLO, Morena y aliados perdieron terreno entre los electores con mayores niveles de escolaridad; aquellos sectores de la población que ven en riesgo el pequeño patrimonio que han logrado establecer y/o conservar después de muchos sacrificios. Margarita Zavala se refiere y hace contacto con esos sectores de la clase media que Andrés Manuel ha decidido desechar.

El miedo y el repudio que tienen ciertos —muy cuestionables — personajes de Regeneración Nacional para con ella, radican en que no pueden tolerar que una persona que simbolice todo lo descrito anteriormente haya ganado una diputación con todas las de la ley.