Santiago Taboada y varios funcionarios son los presuntos integrantes del muy mencionado “Cártel Inmobiliario”; algunos han caído, otros como el ex alcalde de la Benito Juárez se “ha salvado de la justicia” sí, el mismo que pretende ser el jefe de gobierno de la Ciudad de México; ¡cómo me cuesta trabajo llamar así al ex Distrito Federal!-, todo por un capricho del ex jefe, el que fue un desastre, sí, Miguel Ángel Mancera; personaje que arrasó con los votos pero abandonó el cargo con bajísimos niveles de aprobación; dejando a la capital del país en pésimas condiciones.

Mancera ha sido mencionado también como integrante de la corrupta e impune organización, ¿colega de Taboada? Para Mancera, la ciudad fue un negocio redondo. ¿Cuánto habrá costado cambiarle el nombre a la capital? ¿Para qué? Para tener el pretexto de tener a su disposición millonarios recursos y gastar -parte de ellos- en imprimir papelería con el nuevo logo, placas, licencias, hojas membreteadas, anuncios, y hasta las ínfimas etiquetas que hay en cada semáforo, la otra parte, seguro para su bolsillo. Fue un cambio costoso e innecesario para los defeños, pero imperioso para hacer gastar los recursos públicos en negocios personales. No le bastó eso, Mancera impuso las foto-multas, los parquímetros que generaron miles de millones y que quién sabe a manos de quién fueron a parar, además de las suyas.

Su poder, su influencia fueron indispensables para que se comenzaran a construir edificios incumpliendo todas las normas en la capital del país. Modificando los usos de suelo, construyendo edificios saltándose por alto el máximo de niveles… Ellos querían más, más ventas, más lana, -no debe haber edificios en la ciudad que rebasen los cinco niveles-, al “cártel inmobiliario” le valió. Trabajaban de madrugada en las construcciones que estaban “suspendidas”. Así se construyeron cientos de edificios, torres de 25 pisos o más, sin contar los niveles subterráneos para estacionamiento; todo esto en suelo húmedo, por el que debajo hay fuertes corrientes de agua. El “cártel inmobiliario” construyó torres mortales en una ciudad altamente sísmica… Se violó todo. A pesar de las denuncias, gracias a la impunidad de la que gozan los jefes, las construcciones siguen…

Santiago Taboada, el excelente candidato de la multi-llamada, multi-colorida e indefinida oposición sido acusado por desvío de recursos de la alcaldía que presidió y que de paso explotó.

Santiago Taboada ahora quiere ser jefe de gobierno.

La alianza opositora tiene esperanza de que el exalcalde gane la ciudad y así puedan repartírsela como lo confesó la alcaldesa Sandra Cuevas. Cuevas soltó la sopa, no por honesta, porque ella también estaba involucrada e interesada en la repartición de la capital mexicana; su estallido se debió a que se sintió traicionada. ¿Por qué no hizo esas declaraciones antes?

El cinismo o ¿la impunidad?, hacen que este tipo de personajes como Taboada salgan, y alcen la mano para postularse; creen que los capitalinos somos faltos de memoria…

Hemos de empeñarnos para recordar cada transa… Con la edificación de tantas torres irregulares, en la que están miles de departamentos han hecho que la población de la ciudad crezca de manera desmedida y que en consecuencia la movilidad sea casi nula

¿Recuerdan las terribles sacudidas que fueron ubicadas en solo unas cuantas alcaldías? La Secretaría de Gestión integral de Riesgos y Protección Civil de la Ciudad de México informó que tan solo en el 2022 hubo 26 sismos con epicentro en alguna de las alcaldías capitalinas.

Debido a las condiciones del subsuelo del Valle de México, la Ciudad de México se considera como una zona sísmica en la que se distinguen tres de acuerdo al tipo de suelo según el Servicio Geológico Mexicano:

  • Zona de loma: Suelo duro, los sismos son de corta duración.
  • Zona de transición: Suelo intermedio entre duro y blando.
  • Zona de lago: Suelo blando, favorece a la duración de los sismos.

La alcaldía Benito Juárez está sobre la zona de transición y de lago… Territorio en el que se han sentido terribles sacudidas…

Además de estar en la negra lista, Taboada ha sido acusado por la fiscalía por el desvío de 10 millones de pesos y por enriquecimiento ilícito durante su gestión como alcalde de la Benito Juárez.

Santiago Taboada es el candidato de la alianza -Frente Amplio por México- que ha cambiado otra vez de nombre; nomás no le atinan, son un fracaso. Ya los imagino en junta, el jefe X con los nefastos líderes del PRI, PAN y PRD proponiendo nuevos nombres… “¡Sí, uno que transmita empatía!”, habrán coincidido. Bueno, pues ahora la débil y desesperada oposición se llamará o se llama ya: “Fuerza y Corazón por México”. Nombre que pretende hacer “mancuerna” con el lema de la fallida candidata X.

Van con “Fuerza” en caída libre, ahora son más miembros, será estrepitoso el desplome, más con el equipazo de campaña de X. Gálvez en la que muy orgullosa incluye a sus hijos. ¿Nepotismo? ¿A la ininteligible Margarita Zavala? ¿Más confusión? ¿A la neurasténica Kenia López? ¿A Santiago Creel el que desapareció 800 millones de pesos?

El desesperado jefe X que de por sí no se sabe a dónde va, estará furioso, perdido sin saber qué hacer. Ahora sus millones no le han servido para nada…

Otro dato más, la Seduvi y la Consejería Jurídica y de Servicios Legales de la Ciudad de México informaron que la corrupción en la alcaldía representa una defraudación por más de 7 mil millones de pesos por irregularidades en la construcción de 800 departamentos y más de 50 edificios dentro de la ilegalidad, desde 2018 hasta el día actual.

Taboada pidió unidad a sus compañeros afirmando que “Morena es el enemigo”. El ahora candidato que está resuelto junto a sus colegas transas a “ganar” la capital de la república para luego “repartírsela” como lo afirmó su antes aliada Sandra Cuevas. Quieren el mando, darle más espacio a Sánchez Barrios, la líder de vendedores ambulantes del Centro Histórico, negocio rotundo para ambas partes. Quieren tener el control de todo para hacer de la ciudad lo que se les venga en gana. Se sienten dueños de la capital del país…

Este es Santiago Taboada, el candidato de la oposición. ¿Es quien queremos que gobierne la Ciudad de México? Sugiero recordar, solo recordar, antes de decidir.