Tengo otros datos

El presidente Andrés Manuel López Obrador, informó en la conferencia mañanera de este martes 25 de octubre que autoridades de alto nivel de México viajarán el fin de semana a Estados Unidos para conversar con representantes de la nación vecina sobre la posible recuperación de la Categoría 1 de seguridad aeronáutica, perdida el año pasado.

Recuperar la categoría 1 es primordial para que las aerolíneas mexicanas puedan tener nuevas rutas a los Estados Unidos y mayor flexibilidad desde cualquiera de las terminales aéreas del país, y desarrollar el nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA).

En mayo de 2021 la Administración Federal de Aviación (FAA, en sus siglas en inglés) anunció que México no cumple con los estándares internacionales mínimos de seguridad en varias áreas. El organismo estadounidense llevó a cabo una auditoría a la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) mexicana de octubre a febrero de ese año y consideró que las acciones del Gobierno mexicano para corregir las deficiencias no fueron suficientes.

Entre las 28 exigencias de la FAA se encontraban el aumento en el número de inspectores para cierto tipo de aviones, la actualización de los programas de formación, y modificar la Ley de Aviación Civil; además, el Ejecutivo ha insinuado que el resultado de la auditoría pudo verse afectado por el hecho de que la AFAC operara con una cuarta parte del personal debido a las restricciones por la covid-19.

La degradación a categoría 2 conlleva que las aerolíneas mexicanas no puedan abrir nuevas rutas a Estados Unidos ni participar en operaciones de código compartido con empresas estadounidenses. Además, la FAA aumentará el escrutinio sobre los vuelos operados desde México.

La degradación de la categoría no afecta los vuelos que ya existían desde y hacia la unión americana, pero con la perdida de la categoría 1 se ha perdido flexibilidad y se compite en condiciones adversas frente a líneas aérea estadounidenses que pueden abrir nuevas rutas al país azteca.

La FAA lleva a cabo auditorías frecuentes a todos aquellos países que tienen conexiones aéreas con la nación de las barras y las estrellas. Desde 1992, el programa International Aviation Safety Assesment (IASA) busca determinar si las autoridades cumplen con los estándares de seguridad de la Organización de Aviación Civil Internacional. La auditoría se centra en las agencias de supervisión aeronáutica, no evalúa a aerolíneas o aeropuertos, y divide a los países en categoría 1 y 2.

La categoría 2 significa que las leyes y regulaciones de un país no son las adecuadas para supervisar las aerolíneas. También puede reflejar que la autoridad civil presenta carencias en una o más áreas como el conocimiento técnico, personal calificado, mantenimiento de registros, procedimientos de inspección y resolución de preocupaciones de seguridad.

La pérdida de la categoría 1 no tiene nada que ver con el rediseño del espacio aéreo en el Valle de México que se hizo a principios del 2021 y mucho menos con la entrada en operación del AIFA el pasado 21 de marzo.

El pasado mes de junio la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) informó que de mayo del año pasado –cuando perdió la categoría 1 en seguridad área– al sexto mes de este año se realizaron 7 evaluaciones con la Administración Federal de Aviación Civil de Estados Unidos, pero esto no fue suficiente para recuperar la categoría.

En julio de este año la aerolínea de bajo costo Volaris canceló la ruta que abriría a final de este 2022 para operar entre el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles y Los Ángeles, California en los Estados Unidos, a causa de mantener el país azteca la categoría 2 de la Administración Federal de Aviación de la Unión Americana.

Para el próximo mes de noviembre la FAA volverá hacer evaluaciones y determinará si México recupera la categoría 1.

México perdió la categoría 1 en 2010, durante la presidencia de Felipe Calderón. La FAA se centró en el número insuficiente de inspectores. El país tenía solo 14 pilotos con formación para hacer trabajos de inspección. Para cumplir los criterios de la agencia estadounidense se tuvo que capacitar a otras 20 personas para cubrir el déficit. México recuperó la categoría 1 de seguridad cuatro meses después.

Es urgente recuperar la categoría máxima de seguridad para que las aerolíneas mexicanas no pierdan más mercado y se pueda desarrollar de mejor manera el nuevo aeropuerto Felipe Ángeles.

Recuperar la categoría 1 no depende de pláticas de altos funcionarios de México y Estados Unidos; lo que se tiene que hacer es cumplir con los requerimientos exigidos por la Administración Federal de Aviación de la Unión Americana.