El libro de María Amparo debe ser leído para entender que toda la información, real y comprobada que expuso fue lo que hizo enojar al presidente y motivó uno de los peores ataques desde su poder presidencial para tratar de acallar la voz de una valiente mujer.

Las pensiones siempre se pueden discutir en general y no selectivamente.

Hace 18 años cuando AMLO era jefe de gobierno de la CDMX y la fiscalía estaba a cargo de Bernardo Bátiz, el dictamen pericial de la Procuraduría con respecto a la muerte del esposo de María Amparo coincidió con las investigaciones de la aseguradora, ambos dictaminaron que el fallecimiento fue por accidente. Sin embargo, ahora la FGR de Gertz afirma que levanta acción penal “en razón de la presunta ilicitud en el otorgamiento de la pensión a particulares por la muerte de Carlos Márquez”, y “por las autorizaciones de contenido económico que concedieron los servidores públicos para ese efecto”.

Andrés Manuel fue muy amable y empático cuando se reunió con la mamá del Chapo Guzmán, un criminal confeso, asesino y traficante de drogas, en esa ocasión justificó su deferencia y cordialidad diciendo que se trataba de: “Un adulto mayor que merece todo mi respeto, independientemente quien es su hijo, y lo seguiré haciendo. A veces le tengo que dar la mano a delincuentes de cuello blanco que ni siquiera han perdido su respetabilidad, cómo le voy a dejar la mano tendida a una señora, se me hace mal el hacer eso”.

Vaya, qué gran diferencia de trato, a la académica le inventan un delito y buscan perjudicar su prestigio e incluso, encarcelarla, pero, la madre de un verdadero delincuente, como “el señor Chapo Guzmán”, merece toda su atención y respeto.

La razón es simple, todo el aparato del Estado se fue en contra de una mujer respetable, trabajadora y valiente por su nuevo libro y porque AMLO y Claudia Sheinbaum no quieren que se lea y se comente.

Los puntos sobre las íes

En su libro, María Amparo documenta con estructura y rigor metodológico la administración de AMLO que, desde su punto de vista, se define por seis principales características: incompetencia, impunidad, incongruencia, ilegalidad, desinstitucionalización y desinformación, ejes sobre los que se erige la autollamada Cuarta Transformación.

Con puntualidad y precisión toca temas como el “Culiacanazo”, los resultados del mal manejo de la pandemia o la indolencia frente a la tragedia que provocó el huracán Otis en el puerto de Acapulco.

También sobre las promesas del presidente para acabar con la vergonzosa tradición de los fraudes electorales, que las elecciones serían limpias y libres, y que quien utilizara recursos públicos o privados para comprar votos y traficar con la pobreza de la gente, o usara el presupuesto para favorecer candidatos o partidos, iría a la cárcel sin derecho a fianza.

Claramente AMLO incumple a diario sus propias premisas. Nunca ha dejado de hacer campaña para sus candidatos, y utiliza la tribuna de Palacio Nacional para insultar, mentir y tratar de destruir a quienes considera sus adversarios.

El libro da cuenta del dogmatismo, los dichos franciscanos y la vida de rey del presidente, y también de adjudicaciones directas, amiguismos y nepotismo, de los que familiares, hermanos, primos, hijos y compadres se han beneficiado.

La ira de Andrés

La función y mandato constitucional de un presidente es gobernar para todos no sólo para quienes lo aplauden, pero para AMLO, quienes no están de acuerdo, sea la Corte, los medios de comunicación, periodistas, líderes sociales, académicos o un ciudadano cualquiera, son sus enemigos.

La empatía de Andrés

Otros libros que también contienen investigaciones corroboradas son los de Elena Chávez, El Rey del Cash y El Gran Corruptor, y el de Anabel Hernández, La historia secreta: AMLO y el Cártel de Sinaloa.

Las tres son mujeres valientes, periodistas y analistas que han puesto a descubierto quién es AMLO, qué representa y qué busca al imponer a Claudia Sheinbaum, lo grave es que, hoy estas mujeres son víctimas de la represión gubernamental, pero mañana podría ser cualquier ciudadano, por el simple hecho de disentir.

X: @diaz_manuel