Un día una aerolínea está en los cuernos de la luna, y al siguiente la vemos nadar contra corriente. Y no son producto de la casualidad, pero sí es muy importante consolidar y apalancar las compañías aéreas, de tal manera que las múltiples e inevitables variables les “peguen” lo menos posible.

Después de la pandemia comenzó a darse un interesante reacomodo en la industria aeronáutica. Por ejemplo, Volaris cerró el año 2022 con 185,549 operaciones, cantidad que la colocó en un gran segundo lugar, aunque hubo momentos durante el año que superó a Aeroméxico, que durante el 2022 tuvo 189,074 operaciones. Apenas una diferencia de 3,525 operaciones entre el primer y el segundo lugar.

Aeroméxico es una compañía aérea tradicional, que además de la troncal tiene su propia alimentadora (Aeroméxico Connect). Sin duda el manejo de la compañía es de un costo mucho más elevado que el de Volaris, que es una aerolínea de bajo costo. Ese 2022 en tercer lugar aparece VivaAerobus, con 104,709 operaciones.

Derivado del modelo de negocio que manejan, las bajocosteras pudieron sortear de forma efectiva los efectos negativos de la pandemia, sin muchos aspavientos. No fue el mismo caso para Aeroméxico, que incluso se vio obligado a transitar por un Capítulo 11 en los tribunales neoyorkinos para no quebrar y poder salir avante.

Antecedentes importantes que nos permiten entender mejor cómo se han ido moviendo las cifras del crecimiento en transporte de pasajeros de las aerolíneas nacionales, y por supuesto ver cómo pintan para cerrar el año 2023.

Durante el primer trimestre de este año (enero-marzo) vemos que las líneas aéreas crecieron de la siguiente manera:

  • Grupo Aeroméxico 39.2%
  • VivaAerobus 23.9%
  • Volaris 17.2%

Justamente podemos observar que, a pesar de haber cerrado el año anterior en un segundo lugar, pisándole los talones a Aeroméxico, durante el primer trimestre quedó en tercer lugar con respecto a su crecimiento de transporte de pasajeros. Ahora veamos cómo se refleja ese comportamiento considerando dos trimestres, de enero a junio:

  • Grupo Aeroméxico 21.9%
  • VivaAerobus 21%
  • Volaris 13.7%

Y para tener una fotografía, no completa pero con mayor panorama, también debemos de tomar en cuenta las cifras después de la temporada alta de verano, que es cuando más operaciones tienen las aerolíneas; es decir, el periodo desde enero a agosto de 2023:

  • VivaAerobus 21.9%
  • Grupo Aeroméxico 19.9%
  • Volaris 12.5%

Como podemos observar, al finalizar el periodo vacacional VivaAerobus termina en una primera posición, mientras que Volaris, la otra bajocostera va decreciendo. Llegamos al registro que contempla tres trimestres completos: de enero a septiembre, y las cosas pintan de la siguiente forma:

  • VivaAerobus 22.7%
  • Grupo Aeroméxico 18.6%
  • Volaris 10.9%
Datos de la AFAC sobre transporte de pasajeros

Durante todo este año y de manera constante VivaAerobus ha aprovechado las circunstancias, buscando consolidarse en el transporte de pasajeros, al grado que, a pesar de verse obligado a poner varios de sus aviones en tierra -por la falla de los motores Pratt & Whitney-, pudo resolver el entuerto llegando a acuerdos con una arrendadora que le va a facilitar equipos para seguir operando.

Aeroméxico, al ser una aerolínea tradicional, crece de forma ordenada, y esperemos que se mantenga como una compañía aérea sólida, capitalizando el regreso de la categoría 1, más el reciente anuncio sobre las nuevas rutas que tendrá a los mercados norteamericano y europeo, con motivo de las próximas olimpiadas en Paris.

Aprovechando este análisis, la aerolínea del caballero águila acaba de anunciar una nueva ruta a Raleigh-Durham, en Carolina del Norte para el próximo julio del 2024, en alianza con Delta Airlines. Y es que, desde ese aeropuerto norteamericano, Delta opera 19 destinos, entre ellos a Nueva York, Boston, Atlanta y Orlando.

Alianza Aeroméxico Delta

Durante el 2024 Aeroméxico tiene planeado operar 17 nuevas rutas que conecten a nuestro país con el vecino norteño; además, Delta ya puso sus ojos en el Aeropuerto de Tulum, y ya piensa en ampliar sus frecuencias a Cozumel, por lo menos durante la temporada de verano del próximo año.

Tenemos que, con siete vuelos semanales, Aeroméxico estará volando del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) al de Raleigh, con el siguiente horario de salida: a las 9:05 para llegar a las 3:15 y el regreso a las 4:30 para aterrizar en México a las 6:35.

La alianza entre Aeroméxico y Delta para esta próxima temporada alta de verano ofrecerá más de 90 vuelos diarios entre México y los Estados Unidos, a través de casi 60 rutas, esto gracias a que ya tenemos de nueva cuenta la categoría 1.

Y bueno, Volaris de haber estado muy cerca de Aeroméxico, ahora ha pasado a ocupar un tercer lugar en cuanto a crecimiento de traslado de pasajeros; esto derivado de varias tomas de decisiones de su administración, empezando por ser, a principios de este año, uno de los actores que impulsaba la aprobación del cabotaje, pues querían aprovechar la división que tienen en El Salvador y en Costa Rica. El cabotaje no fue aprobado, pues iba en detrimento de nuestros pilotos y sobrecargos mexicanos, y al final quedó fuera de la reforma hecha a la Ley de Aviación Civil.

Después de esa ficha desechada, la empresa Volaris ha pasado por varios escándalos de descontento de sus propios trabajadores, quienes este año no tuvieron reparto de utilidades, pues según la empresa a cargo de Enrique Beltranena, Volaris sufrió importantes pérdidas económicas durante el primer trimestre del año, de alrededor 71 millones de dólares.

Algo difícil de creer, más si revisamos los números. Sin embargo, eso fue lo que se les dijo a través de un video a los trabajadores; en el mes de mayo, todo aquel trabajador que se inconformó fue despedido.

Y a raíz de las fallas en los motores Pratt & Whitney, Volaris tomó la decisión de recortar su planta laboral, por los aviones que tuvieron que quedarse en tierra. Las denuncias de los ahora extrabajadores versaron en la forma como llevaron a cabo este recorte, al margen de la Ley Federal del Trabajo, quedándose solo con los trabajadores de más reciente ingreso.

No sé si ustedes crean en el karma o no, pero en mi particular opinión y experiencia, entre mejores relaciones tengan las aerolíneas con sus trabajadores, a todos les va mejor. El crecimiento de las aerolíneas no debe estar sustentada en el maltrato hacia la clase trabajadora, cuando puede funcionar como un binomio perfecto, donde ambas partes salgan ganando.

Evidentemente estaremos muy al pendiente de cómo van cerrando las aerolíneas este año, y no quito el dedo del renglón: la mejor fecha para el arranque de la nueva Mexicana de Aviación sería para el verano del 2024. Ojalá que esto se lo hicieran saber al presidente de la nación.