PERLAS SUELTAS

• La planilla azul que postuló a Norma Liliana Rodríguez Argüelles a la presidencia del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE (SNTISSSTE), propuso a Edmundo Ulises Cortés Sagredo, como secretario de relaciones sindicales nacionales e internacionales, con lo que descubrió el acuerdo de protección para la familia García Culebro, señalada de una escandalosa corrupción del dinero de los trabajadores.

• Exhibió, además, la parcialidad en beneficio de la planilla azul con que se conduce el comité nacional electoral, debido a que Cortés Sagedo se desempeñaba como su secretario técnico, cuyo nombramiento decidieron Alberto Noé Berumen, Luz Erika Pérez Tovar, Jorge Ángel González Apodaca y Lucía Dolores García Rojas, todos impuestos por Luis Miguel Victoria Ranfla.

• Entre 2009 y 2013, Cortés Sagredo fue tesorero de la comisión nacional de auxilios, mientras el presidente fue Francisco García Culebro. Cooptado por la familia, asumió el papel de cuidar a los juniors Francisco Enrique -secretario general de la sección VI “Estancias de bienestar infantil”- y Erick Arturo -actual presidente de esa comisión-, permitiéndole a cambio que se enriqueciera escandalosamente.

• Su inclusión en el equipo de Norma Liliana en una posición de privilegio, es muestra inequívoca que la campaña de la planilla azul se financiará con recursos, entre otros, de los dineros de la comisión nacional de auxilios, a cambio que de ganar se les garantice impunidad a los García Culebro.

• Solo en cuatro meses -entre noviembre del año pasado y marzo de este-, el fondo de esa comisión disminuyó en casi 30 millones de pesos, pese a ingresos de aportaciones de unos 80 mil trabajadores y de los réditos generados por las inversiones de 950 millones de pesos, de los que los García Culebro no han rendido cuentas en los últimos cinco años.

• En noviembre de 2021, el fondo contaba con 974.7 millones de pesos, y en marzo de este año de acuerdo con el informe rendido ante el pleno del comité ejecutivo nacional del SITISSSTE por Erick Arturo García Salamanca Varela, disminuyó hasta 946.6 millones, es decir 28 millones de pesos menos.

• En el último pleno del CEN del SNTISSSTE en marzo de 2017, el entonces presidente saliente de la comisión, Carlos Fermín García Culebro -en esa gestión Edmundo Ulises Cortés Sagredo fue vocal-  informó que el fondo tenía 983 millones 522 mil 125.09 pesos.

• Una de las demandas de Hilario Ramirez Chávez, candidato de la planilla verde a la presidencia del SNTISSSTE, es que se conozca a cuánto asciende el faltante en los dineros d la comisión de auxilios y se transparenten los réditos mensuales que generan las inversiones financieras del fondo. Una auditoría mostraría al tamaño del saqueo de la familia Garcia Culebro, protegida de Norma Liliana.

• Sospechas de corrupción enfrenta también la candidata de la planilla azul al liderazgo del SNTISSSTE, debido a que hasta ahora no ha dado cuenta a cuánto asciende el fondo de previsión integrado con el cinco por ciento del total de las cuotas sindicales que quincenalmente aportan los trabajadores. ¿Servirá también para financiar su campaña?

• Al igual que a los García Culebro, a Norma Liliana se le descubrió la compra de una residencia en la calle de Cerrada de Nicolás San Juan número 21, en la Colonia del Valle de la Ciudad de México, sus gustos por los automóviles último modelo y por los viajes a Estados Unidos y por los lujos en cruceros.

• El fondo de previsión ha sido manejado con total opacidad por los últimos secretarios de finanzas en los últimos 20 años: desde Ricardo Pontigo, José Luis Saucedo, Alberto Noé Berumen, Marisol Galindo y Norma Liliana Rodríguez Argüelles.  Nadie sabe el destino de cientos de millones de pesos de aportaciones de los trabajadores.

• Una vez que la planilla azul obtuvo el registro esta mañana para participar en el proceso de elección de los dirigentes del SNTISSSTE para los s próximos cuatro años, su candidata, por decencia, debiera renunciar al manejo de las cuotas sindicales desde la Secretaría de Finanzas de la que ella es titular.

• Si realmente fuese transparente -preside el comité respectivo ese sindicato-, debiera además de renunciar, informar con precisión cuánto deja en tesorería y en qué gastó los millonarios recursos que durante cinco años manejó discrecionalmente. No le conviene porque no podría financiar su campaña electoral.

• La inclusión de Luz Erika Pérez Tovar como representante de la planilla azul ante el comité nacional electoral, es otro ejemplo de la parcialidad de las autoridades electorales en ese sindicato para favorecer la planilla azul: renunció a ser secretaria en el comité para incorporarse al equipo de Norma Liliana ante esa órgano. Una inmundicia.

• Luz Erika carece de legitimidad, toda vez que la sección de la que surgió, la XXXVIII Hospital General “Dr. Gonzalo Castañeda”, no tiene centro de trabajo, debido a que desde hace más de una década es Hospital dejó de funcionar. Es una entelequia jurídica de Victoria Ranfla para mantener vigente a su aliada que le impuso a Norma Liliana, pese a que no se pueden ver ni en pintura.

• Hace unos meses Luz Erika contempló la posibilidad de apoyar las intenciones electorales de Hilario, segura como estaba que de ser Norma Liliana candidata, su carrera sindical concluiría.

“Los textos escritos en esta columna no son informaciones con sustento en documentos; son versiones no confirmadas que se escuchan en los sindicatos.”

Colaboración especial para SDPnoticias de agendapropia.mx, portal especializado en asuntos sindicales