24 de octubre de 2021 | 08:33
Opinión

SAT, CONDUSEF y CNBV… ¡Los tres Amigos!

El sistema financiero de capital nacional es pequeño sino más bien modesto, lo achicaron las decisiones financieras del sector público.
CNBV.
Compartir en

PROMETEO

Para el sector financiero le representa una fuerte carga operativa y de costos que le generan el tener que atender los diversos requerimientos que la Condusef y la CNBV aplican con diversos reportes, que solo son para justificar sus costosas estructuras. En general pero en especial los Bancos, Sofomes, Uniones de Crédito, Fintech, Sofipos o Socap deben contar estructuras de cumplimento para temas de Unidades de Atención a Usuarios (UNES /Condusef), Oficiales de cumplimiento de PLD, personal de seguimiento a aclaraciones y reportes a las autoridades financieras. Los Bancos son los que mayores recursos y personal destinan a esas funciones, sin embargo para las Sofomes, Uniones de Crédito, Fintech y las Sofipos, les representa compartir funciones con su personal y eso hace que la tarea administrativa distraiga tiempo y recursos en actividades de cumplimiento burocrático que no tiene valor agregado ni para los clientes y usuarios de servicios financieros y que se convierte en actos de presión que canalizan a través del SAT como su brazo ejecutor.

En la publicación del 25 de junio de 2021, el Catálogo del Sistema Financiero Mexicano (CASFIM) registra 46 sectores que lo integran, destacando las figuras que mejor identifica el público en general a los siguientes; 50 bancos privados, 1,500 Sofomes, 35 Casas de Bolsa, 30 Sofipos, 44 Casas de Cambio (no confundir con centros cambiarios, que no forman parte del CASFIM), 155 Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo (SOCAP), 13 Fintech, 10 Entidades de banca de Desarrollo, 29 Afores, 149 aseguradoras y 28 afianzadoras. Así que identificando solo a este grupo de entidades financieras suman más de 2000 entidades a supervisar. Anexo la liga de consulta la CASFIM, Aquí.

La Condusef y CNBV tienen en sus estructuras direcciones de supervisión técnica jurídica que llevan a cabo en la supervisión al sector financiero, eso es bueno y debe continuar con las mejores prácticas y el uso de tecnología. Sin embargo cuando la supervisión se trata de acosar y de cobrar por supuesta supervisión, debido a la diversidad de entidades reguladas y no reguladas se generan situaciones que afectan al sector financiero y en consecuencia en costos a los clientes, pues en el negocio financiero nada es gratis y quien lo diga miente, no se trata de simular costos de transferencia de un producto a otro y de esta manera simular gratuidad.

Ambos son muy estrictos en materia de cumplimiento de PLD (Prevención de Lavado de Dinero) o certificación en fondos de inversión, debe haber personal certificado por la autoridad para llevar a cabo esa función, lo mismo pasa con los fondos de inversión, sin embargo toleran que los bróker de hipotecario promuevan sin control y con tolerancia de algunas instituciones con sus propios directivos o ex directivos organizan y controlan franquicias a modo para monopolizar el mercado de hipotecas, ahí no hacen nada las autoridades a pesar de la importancia del producto. Es incongruente que en materia de PLD, Fondos de inversión, o en Seguros y Fianzas, se deba estar certificado y en esa materia cualquiera la pueda realizar y no se den cuenta que el portafolio hipotecario también es de riesgo, lo cual las propias estadísticas de CNBV en SHF y algunos bancos enfocados a ese producto revelan índices que deben ser cuidados por el riesgo de capital que hay en ello.

Pero para atender quejas de supuestos clientes de crédito la Condusef se basa en facultades que la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros, sin embargo no está reglamentado por ejemplo el concepto de quejas. Lo que ha generado que registren quejas sin soporte documental y elementos e validez para asociar la queja con la entidad financiera, el problema es que esto generar cientos o miles de quejas que no están sustentadas ( formato genérico sin detallar número de crédito, monto, tipo de crédito) y que se canalizan a las entidades financieras para que den respuesta y si no lo hacen en el plazo establecido se hacen acreedores a multas por quejas inexistentes y que en el formulario que da Condusef va orientado de manera genérica y que dicho formato no está reglamentado o acordado oficialmente con las entidades financieras o sus asociaciones, cada queja que no se contesta oportunamente por el volumen irregular de quejas, genera multas individuales 15 mil pesos. Que se puede volver exponencial para algunas entidades financieras es prácticamente necesario poner un departamento de atención para atender quejas simuladas o inventadas. Al final esos costos se trasladan al cliente que si paga y eso no ayuda al sano desarrollo del mercado de crédito. Es de aclarar que para trámites ante la Condusef la entidad financiera debe acreditar la personalidad y facultades de sus representantes, para ello si hay un protocolo, pero para levantar quejas patito son muy flexibles.

Anexo la liga con la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros. Aquí.

Otro caso especial es la CNBV que en el caso de las Sofomes No Reguladas, les generan cuotas mensuales de supervisión basadas según ellos en la Ley de Derechos de la Federación, Sin embargo esas cuotas por supuesta supervisión de la CNBV ya fueron determinadas por improcedentes por la SCJN y sin embargo sus áreas legales insisten en llevar ese registro y cobrar, lamentablemente hay entidades que por ignorancia las pagas y consienten estas acciones irregulares que ya fueron determinadas por improcedentes en pleno de la SCJN.

Anexo la liga con la resolución de la SCJN. Aquí.

Estas cuotas son del orden de los 35 mil pesos por ejercicio, así que si son 1500 Sofomes, les representan 52.5 millones de pesos anuales, por cuotas ya determinadas como improcedentes, sin embargo continúan con sus procedimientos de cobro por parte de CNBV. En este caso la CNBV y Condusef, envían sus acciones de cobro en caso de que no las recuperen en su momento, para ejecución por parte del SAT, que al final como verdugo, no identifica si es correcto o improcedente, solo se dedica a cobrar o pedir garantías para evitar mayores consecuencias. Debo aclarar que ya hay entidades financieras que han impugnado estos cobros y pidiendo su reembolso y en su mayoría han sido apoyadas por la Justicia Federal. El SAT tiene funciones de ejecución por cuenta de Condusef y CNBV, sin embargo podemos decir que la estructura legal de estas en conjunto con el SAT superan la capacidad de las áreas administrativas de las entidades financieras, los costos legales son altos para entidades financieras pequeñas o medianas, algunos recurren en apoyo de Prodecon, pero esta solo atiende el tema una vez que han sido ejecutados por el SAT, así que el asunto no es fácil, sino hay coordinación y trabajo gremial para evitar estos abusos. Por lo que hay estar atentos a éstos tres amigos (SAT, Condusef y CNBV).

Hay sin duda labores de supervisión totalmente necesarias para generar confianza en el mercado, pero este tipo de acciones de Condusef y CNBV, apoyadas en su caso por el SAT, en nada beneficia al mercado de crédito. Por el contrario lo inhibe y lo encarecen al cliente. Por otra parte en actividades preventivas son reactivos, como se ha identificado en los casos de Banco Famsa, Ficrea, Coincidir y ahora con las Fintech, deben tener mucha atención pues son recurso de captación y en los casos señalados no se han concluido de manera satisfactoria.

Hay temas en los que definitivamente existen entidades financieras sin localizar, sin datos actualizados o que han realizado transacciones irregulares, en especial en Sofomes, debe haber una depuración del sector, pero no en base a multas y cuotas sin soporte legal. La Banca de Desarrollo no las atiende no las desarrollo desde su creación, la figura se origina por las autoridades financieras y las dejan a su suerte, no me refiero a subsidios o rescates, sino a darles las condiciones de negocio para las que fueron creadas, la mayoría es capital nacional, algunas migran a otras figuras precisamente para evolucionar como entidad financiera. La SHCP fue impulsora primero de las Sofoles en el 94, luego en el 2006 a la Sofomes, hay sin duda experiencia y se espera que el nuevo titular de SHCP, sacuda en serio al sector financiero para bien, en especial a la Banca de Desarrollo y que se vea si es realmente una voluntad de cambio de pensar y hacer, o bien siguen financiando a empresarios de medios impresos o a empresas con capital extranjero que saben hacer negocios con la banca de desarrollo y no para lo que fue creada que era impulsar al sector empresarial nacional en especial al micro, pequeño y mediano empresario.

Cada sexenio nos abona con sus buenas intenciones y malas decisiones, ya no se trata de pedir, sino que dejen trabajar, que no acosen y no burocraticen más. Sobre todo ahora que hay herramientas tecnológicas y medios de contacto digital más eficientes y confiables, es muy probable que el crecimiento económico supere el 6% del PIB, pero para los siguientes 3 años, hay que dar las condiciones adecuadas. El sector Financiero está muy concentrado y en especial con entidades multinacionales con sedes en su toma de decisiones fuera de México. El sistema financiero de capital nacional es pequeño sino más bien modesto, lo achicaron las decisiones financieras del sector público. Ya no hay marcha atrás, hay que crecer sí o sí.

Twitter: @MarioSanFisan

Mario Sandoval Chávez

CEO FISAN SOFOM ENR. Banquero a nivel Directivo con más de 30 años de experiencia de negocios. Ex Presidente Nacional AMFE.

corporativo@fisan.com.mx