Los racistas dueños del Sonora Grill no le echaron ganas a su “disculpa”, la “no disculpa” publicada en redes sociales por parte del Sonora Grill Group, no ofrece ninguna garantía sobre el fin de las prácticas de apartheid en sus establecimientos.

No tengo idea de quien le lleve la comunicación a Sonora Grill Group, la empresa restaurantera señalada por discriminar personas por su color de piel, al menos en la sucursal ubicada en Masaryk, Polanco.

Si nos vamos a mi experiencia personal, puede tratarse de alguna agencia patito, un becario, o algún familiar inepto al cual se le da cualquier trabajito para desquitar un sueldazo que algún empleado de cocina o intendencia jamás alcanzará.

En fin. La realidad es que su “no disculpa”, publicada este martes 2 de agosto, está pésimamente redactada y no resuelve ninguno de los agravios señalados en varias denuncias surgidas en redes sociales el fin de semana.

Para empezar, tardaron 4 días para dar una respuesta, cuando incluso dependencias cómo la COPRED ya habían señalado que se abriría un expediente por estos señalamientos de discriminación.

Segundo, el dueño del lugar, el tal Ricardo Añorve y el directivo y presunto inmigrante argentino Juan Moreira -qué no tiene nada que hacer discriminando personas en su país, mucho menos en México- no dan la cara ante las acusaciones, lo cual produce una enorme suspicacia.

¿Cobardía, o cinismo?

Tercero, el panfletito o comunicado habla de “3 mil 500 colaboradores” de la empresa.

¿Eso es relevante por? ¿Cuántas de estas personas son morenas, por cierto? ¿En qué puestos se les contrata? ¿Cuál es el perfil “racial” de los puestos directivos, meseros y hostess de los restaurantes? ¿Por qué insisten estos racistas en querer tener un restaurante “blanco” en un país 90% indígena, mestizo y afromexicano, cómo México?

Échenle más ganas, Añorve y empleados.

Al menos finjan un poco que les horroriza el racismo y el clasismo de sus comederos segregacionistas... aunque la realidad sea otra.