Medios afines a Iberdrola siempre calificaron de retórica el discurso que el presidente Andrés Manuel López Obrador emitía contra el consorcio español, y trataban de minimizarlo aludiendo su aversión a Felipe Calderón y los nexos de este con la empresa española.

Ahora, en tiempos recientes, Iberdrola habla de su política de trabajar fuera de España. ¿Será acaso por la expropiación ilegal de las tierras donde sentaron la planta fotovoltaica más grande de Europa, llamada “Núñez de Balboa”, la cual mantenía casi 1.5 millones de paneles solares y que les obligan a desmantelar? ¿Podría ser el motivo de la decisión de emigrar a buscar nuevos incautos? ¡Oh, perdón, inversores!

¿Pero qué pasó en España? Cómo dirían los españoles; ¡Vamos a por ello!

Después de haber firmado un contrato de arrendamiento a largo plazo (25 años) con el propietario de una de las fincas, Santos Lázaro Arias, Iberdrola solicitó al Estado la expropiación de los terrenos, valiéndose de formas poco convencionales, por no decir, tramposas.

En España existe la declaración de utilidad pública (DUP) por sus siglas, tiene como condición que el bien a expropiar no sea accesible, pero Iberdrola ya tenía firmado el contrato por cinco lustros, luego entonces, algo aquí apestaba fuerte…

Con 1.43 millones de paneles solares extendidos sobre un área de más de 1.000 hectáreas, la planta solar fotovoltaica, llamada, Núñez de Balboa, está situada entre los municipios de Usagre, Hinojosa del Valle y Bienvenida de Badajoz, tiene el título de la planta solar más grande de toda Europa…

Considerando que poco más de 500 hectáreas, de las mil utilizadas, fueron expropiadas de forma ilegal, un juez dicta sentencia a favor de su dueño y con ello obligaría a Iberdrola a abandonar la propiedad…

La Núñez de Balboa fue apenas puesta en funcionamiento el 6 de abril del pasado 2020, con una potencia instalada de 500 megavatios y una inversión cercana a los 300 millones de euros…

Según el fallo judicial, emitido por el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJE), esta sentencia responde al recurso contencioso-administrativo presentado por Natura Manager S. L., (Santos Lázaro Arias, también vecino de Usagre) propietaria de los terrenos, contra la Administración General del Estado, concretamente contra el Jurado Provincial de Expropiación Forzosa, y como parte codemandada el Proyecto fotovoltaico Núñez de Balboa S. L., propiedad de Iberdrola. El recurso jurídico cuestiona la Declaración de Utilidad Pública (DUP) otorgada a este proyecto en octubre de 2018 por la Dirección General de Política Energética y Minas. ¡Tómala!

Para no meternos en todo el embrollo jurídico, se dicta sentencia, en la que se falla a favor de “la restitución de la propiedad y posesión de las fincas expropiadas, sin lugar a indemnización por los daños y perjuicios causados; y para colmo, ¡Sin costas!; pero el monopolista español no se quiere quedar de brazos cruzados, los portavoces afirman que la planta no será desmantelada”…

Las instalaciones en disputa, cuentan con 1.430.000 paneles solares, 115 inversores solares y dos subestaciones con la colaboración de Ecoenergías del Guadiana. Esta planta de la llamada “energía limpia”, sirve para abastecer las necesidades de 250.00, —Por el tamaño hubiéramos imaginado que daba para más— personas al año, con estos números, al menos NO alcanzaría para abastecer al municipio de Coacalco, en el Estado de México, que en el año 2020 tenía ya 293.444 habitantes, Lo anterior es para darse una idea del costo y beneficio de tales empresas.

Pero bueno es otro cantar, allá en España para lograr desarrollarla a la Núñez de Balboa, Iberdrola tuvo que buscar “financiamiento verde” del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Instituto de Crédito Oficial (ICO). Que supongo no deben estar muy contentos con el fallo del juez.

Los avezados en el oficio de la jurisprudencia nos dicen que a nivel jurídico es obligatorio el desmantelamiento, y deben hacer valer la sentencia, aunque el consorcio Iberdrola pretende que recurriendo al tribunal supremo, este deje inválida la sentencia previa… ¡Ya veremos qué pasa!

Por otro lado, la compañía presidida por José Ignacio Sánchez Galán advertía hace tiempo a sus inversores internacionales sobre el tema de uno de los primeros riesgos para la empresa, este sería el regulatorio; y parecía predicción lo que mencionaba: “No se puede descartar que el Gobierno español apruebe nuevas medidas de intervención durante 2022″, según documentación de la firma presentada en Luxemburgo al mercado en esos momentos.

Lo que está sucediendo en España, nos remonta a la investigación realizada en el año 2020 aquí en nuestro país, en aquellos aciagos momentos en que AMLO intensifica el discurso contra algunas empresas españolas operando en México, recordamos perfecto cuando el líder de la izquierda y presidente del país, pidió una “pausa” en las relaciones de ambos países en uno de sus discursos mañaneros, cosa que ardió a más de uno.

Andrés Manuel López Obrador continuó con la tónica al declarar un jueves por la mañana que la pausa no era una “ruptura” o un cese formal de las relaciones diplomáticas, pero aclaró contundentemente: Durante las administraciones anteriores, “el período neoliberal”, empresas españolas abusaron de México y su pueblo.

“Nos vieron como tierra de conquista (...) al grado que en cada sexenio había una empresa favorita de España, Iberdrola fue tratada con privilegios que nos afectaron”.

AMLO también dijo fuerte y claro, que en las reuniones con la dirección de Iberdrola no se logró un entendimiento mutuo, ya que el consorcio insistía, que todo lo que hacían era legal, se notaba la costumbre añeja llevada a la práctica hasta casi fijar la norma de una política caracterizada por el influyentismo…

Nuevo León, en la mira

Inaugurada en marzo de 2002, la central de ciclo combinado Dulces Nombres, de 962MW, está ubicada en el municipio de Pesquería, Nuevo León, estado que es uno de los principales consumidores de energía eléctrica por su gran actividad industrial. Posteriormente y agarrándole gusto al negocio fácil, Iberdrola inauguró una planta cercana de 1.008GW llamada Dulces Nombres II, esto fue en diciembre de 2016, y así las dos “hermanitas” pasaron a formar parte de las cuatro plantas de generación de ciclo combinado en el estado nororiental, junto con Escobedo (878MW) y El Carmen (866MW).

La Comisión Reguladora de la Energía (CRE) abrió un expediente para sancionar a la empresa española Iberdrola, a la cual acusa de vender energía de forma irregular.

Según el permiso otorgado en 2002, Dulces Nombres vende electricidad a 44 empresas, entre ellas, Kimberly Clark, la cementera local, Cemex, la siderúrgica Ternium, Minera Autlán y Cervecería Cuauhtémoc, ahora ya sabido que pasó a manos de la alemana Heineken; los datos anteriores son harto importantes, sobretodo para no olvidar los “cochupos” que salieron a luz pública, cuando nos enteramos que Iberdrola facturaba energía que realmente se producía en las plantas de la CFE, Comisión Federal de Electricidad, de ahí el encono en contra de AMLO, Les descubrió el juego de la “energía limpia”.

Recordemos el caso Dulces Nombres

En septiembre del 2020; la Comisión Federal de Electricidad (CFE) presentó una denuncia, lo cual detonó la investigación. El órgano de gobierno, el regulador, aprobó por unanimidad abrir la investigación, al considerar que Iberdrola estuvo haciendo negocio con energía generada en la planta de Dulces Nombres a pesar de tener un permiso de “autobasto”, con esto viola el artículo 36 de la Ley del Servicio Público de Energía (LSPEE), la cual señala que los titulares de estos permisos “no podrán vender, revender o por cualquier acto jurídico enajenar capacidad o energía eléctrica, salvo en los casos previstos expresamente”.

Febrero 2022; La CRE, Comisión Reguladora de Energía, busca sancionar a Iberdrola con hasta 8 mil millones de pesos al considerar que vendió ilegalmente energía en su planta de Dulces Nombres, situada en Nuevo León, México.

Marzo 2022; Iberdrola interpuso un amparo...

Abril 2022; Un juez federal otorgó una suspensión definitiva para que Iberdrola reanude las operaciones de su central de ciclo combinado Dulces Nombres I y II en el estado de Nuevo León, mientras se resuelven las dudas sobre sus permisos de interconexión con la Comisión Reguladora de Energía (CRE. El fallo, emitido por el magistrado Juan Pablo Gómez Fierro, dispone que la CRE no ejecute la resolución que niega a Iberdrola Energía Monterrey (IEM), filial de la energética española, su solicitud de renovación del permiso de operación para las plantas Dulces Nombres, ubicadas en Nuevo León.

Estamos hablando de sólo dos casos de práctica indebida referente al consorcio español de energía, Iberdrola… ¡Vaya usted a saber que más barbas estarán en remojo!