Top 10 de periodistas que AMLO más critica:

  • 1. Carlos Loret de Mola.
  • 2. Enrique Karuze.
  • 3. Héctor Aguilar Camín.
  • 4. Joaquín López Dóriga.
  • 5. Ciro Gómez Leyva.
  • 6. Azucena Uresti.
  • 7. Raymundo Riva Palacio.
  • 8. Sergio Sarmiento.
  • 9. León Krauze
  • 10. Denise Dresser.
  • 11. Carmen Aristegui.

El top 8 de periódicos que Andrés Manuel más cuestiona en sus mañaneras:

  • 1. Reforma.
  • 2. El Universal.
  • 3. El Financiero.
  • 4. Excélsior.
  • 5. New York Times.
  • 6. Washington Post.
  • 7. Wall Street Journal.
  • 8. Financial Times.

2 comediantes que detesta el presidente:

  • 1. Víctor Trujillo, Brozo.
  • 2. Chumel Torres.

El capitalista de la TV:

  • Ricardo Salinas Pliego

Enseguida mi opinión sobre las personas y diarios que he enlistado —y sobre lo que AMLO les reprocha—

Carlos Loret de Mola.

Merece todo lo negativo que Andrés Manuel dice de él, ya que hoy es muy crítico del presidente, pero se pasaba de amable con los presidentes anteriores.

Loret no ha hecho periodismo, sino difundido con propósitos propagandísticos —convenientemente manipulados—, audios, videos y documentos que alguien ha conseguido mediante el espionaje.

Evidentemente Carlos Loret es el comunicador que más dinero tiene para sus proyectos informativos —informativos porque informan algo, así se trate de materiales ilegalmente generados; reitero, el espionaje de ninguna manera es periodismo—.

En algún momento se sabrá quién ha financiado a Carlos Loret de Mola. Se supone que el dinero para la plataforma en la que él se expresa lo aporta la familia de un viejo priista, Roberto Madrazo. Pero son tantos los recursos de que los que dispone de Loret que no sería extraño que recibiera financiación de agencias extranjeras de ultraderecha.

Enrique Karuze.

No puedo hablar mal de un hombre cuya trayectoria como historiador y escritor me parece digna de reconocimiento. Pero, dice el refrán, donde las dan las toman. Enrique cometió el error de apoyar a quienes tanto han combatido a AMLO. Lógicamente el presidente López Obrador ha tomado nota de las agresiones y las ha respondido.

En la actualidad Krauze es algo más que un intelectual que analiza lo que pasa en México: es un activista de los grupos de derecha que abiertamente buscan la derrota del partido de Andrés Manuel en las elecciones de este 2024. Enrique Krauze hasta participa en las manifestaciones contra la 4T. Es su derecho, desde luego. Como es derecho del tabasqueño incluirlo entre los enemigos políticos a los que considera que debe cuestionar con más fuerza.

Héctor Aguilar Camín.

Otro intelectual que se reconvirtió en político de oposición. Aguilar Camín ha llegado al extremo de insultar al presidente de México. De ese tamaño su odio.

Joaquín López Dóriga.

Como Loret, el señor López Dóriga merece las descalificaciones presidenciales, ya que hoy es excesivamente duro —hasta calumniador— respecto de Andrés Manuel, pero fue mucho muy amable con Peña Nieto, Calderón, Fox, Zedillo, Salinas, etcétera.

Si un periodista ha demostrado su inmoralidad es López Dóriga. Hoy en Milenio denuncia una fea extorsión contra Televisa. Qué bueno que lo hizo: los extorsionadores merecen el mayor desprecio. Lástima que Joaquín no tuvo la honestidad intelectual de decir que él fue acusado, con pruebas, de haber extorsionado a la empresaria María Asunción Aramburuzabala. Si lo admitiera y pidiera perdón, le aplaudiría.

Ciro Gómez Leyva.

Es un gran periodista que no merece las críticas que ha recibido de parte de AMLO. Ha cometido errores, como engañado difundir encuestas evidentemente amañadas —recientemente las de México Elige, cuyos propietarios participan en el equipo de campaña de Xóchitl Gálvez—, pero en general el trabajo de Ciro es de primer orden. Sufrió un atentado, que desgraciadamente ha sido utilizado para dañar a Andrés Manuel López Obrador, lo que ha complicado todavía más la relación, en otro tipo excelente, entre el hoy presidente y Gómez Leyva. Ojalá se reencuentren.

Azucena Uresti.

La popularidad la ha mareado. Y, buscando rating, ha confundido la agresividad con el buen periodismo olvidando que en este oficio el show excesivo destruye la objetividad. Me parecen bien merecidos los comentarios negativos que Andrés Manuel le dirige.

Raymundo Riva Palacio.

Es amarillista, pero de Riva Palacio no se puede decir que haya cambiado solo porque llegó al poder el presidente López Obrador. Tan desorbitados son sus juicios sobre AMLO como lo fueron en relación, a Peña Nieto, Calderón, Fox y Zedillo.

Sergio Sarmiento.

Neoliberal bien formado, Sarmiento necesariamente es un enemigo del gobierno de izquierda encabezado por AMLO. Por razones ideológicas no eran tan duro con los presidentes del neoliberalismo. Andrés Manuel entiende el fondo de las críticas de Sergio —la defensa apasionada de la economía de libre empresa sin restricciones de ningún tipo—, y responde con fuerza al columnista de Reforma.

León Krauze.

Creo que paga un alto precio en las mañaneras solo por ser hijo de Enrique Krauze. Lo considero un buen periodista que ha llegó a tener comunicación correcta con AMLO. Ni hablar, dijo don Quijote que pagan justos por pecadores.

Denise Dresser.

Es tan mentirosa esta columnista de Reforma que, así lo creo, no ha sido suficientemente desacreditada en las mañaneras. AMLO se ha quedado corto al cuestionarla.

Carmen Aristegui.

Una gran periodista. Es crítica con AMLO tanto como lo fue con otros presidentes. No merece lo que se dice de ella en la mañanera.

Reforma, El Universal, El Financiero y Excélsior.

Reforma ha sido un gran diario, histórico sin duda. En el actual sexenio dejó el periodismo objetivo para convertirse en instrumento de ataque de la derecha contra Andrés Manuel. El presidente lo sabe y se defiende.

El Universal y El Financiero no son buenos periódicos, de plano no. AMLO no debería perder demasiado el tiempo con ellos.

Excélsior es un rotativo serio que, como todos, tiene colaboradores que abusan. Pero su línea editorial no merece ninguna crítica de parte del presidente.

New York Times, Washington Post, Wall Street Journal y Financial Times.

La prensa extranjera —específicamente en lengua inglesa— se ha tragado el cuento de la derecha mexicana de que no hay democracia con AMLO. Ojalá estén atentos a las elecciones del próximo junio. Se sorprenderán cuando la gente salga masivamente a votar en un proceso limpio. Una clara victoria de Claudia Sheinbaum —la anuncian todas las encuestas— será el mejor argumento de Andrés Manuel para exigirles una disculpa, sobre todo al New York Times, que se pasó con sus calumnias recientes.

Víctor Brozo Trujillo y Chumel Torres.

No son periodistas, sino calumniadores que se sienten chistosos. AMLO ha hecho lo correcto al ponerlos en el lugar que se merecen: la basura.

El capitalista de la TV.

Andrés Manuel no habla mal de don Ricardo Salinas Pliego, dueño de TV Azteca. Son amigos y lo serán siempre, es decir, si el empresario aguanta lo que vendrá después de la canción que le ha dedicado el presidente: “Toma chocolate, paga lo que debes”. Y debe mucho el señor Salinas Pliego, algo así como 40 mil millones de pesos de impuestos, más un campo de golf que no es suyo, pero lo ha usado y ya es hora de que lo compre en el precio justo o lo devuelva al Estado.