El día de ayer, mediante un comunicado oficial se anunció la firma de un convenio de colaboración entre el Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo (SENEAM) y el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA). Por su parte la Secretaría de Infraestructura Comunicaciones y Transportes (SICT), a través de la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) publicó, desde el 30 de diciembre del año pasado, el tipo de servicios que se comenzarán a brindar:

• Información de Vuelo de Aeródromo.

Automático de Información Terminal.

• Radio ayudas a la navegación y telecomunicaciones aeronáuticas.

• Emisión de Informes y pronósticos meteorológicos.

• Los procedimientos de operación con la Base Aérea Militar No. 1.

En el mismo comunicado informan que entre controladores, despachadores, meteorólogos e ingenieros, estarán operando 30 especialistas en la Torre de Control. Hasta aquí la información clara y precisa, pero ahora hablemos de la andanada de desinformación que se va a dar en los próximos días sobre estos asuntos, pues ante la cercana inauguración del nuevo aeropuerto, ríos de tinta ya están corriendo, y no se sorprendan de los temas.

¿Usted cree, amable lector, que los baños sean de especial interés para discutirse en las redes sociales? Resulta que Carlos Del Valle, acompañado del nuevo CEO de Interjet, acudieron en los últimos días del 2021 a las instalaciones del AIFA. Mientras los Del Valle implantan una narrativa mentirosa respecto a una supuesta reestructura de Interjet, asegurando que este año volverán a volar. El único “vuelo”, es el que Carlos “se dio” tomando videos cortos de las instalaciones, entre ellas, los baños.

Y vaya que se han desatado los demonios, no solo de redes sociales, sino de algunos medios como El Financiero, El Heraldo, El Economista, entre otros, que en lugar de cuestionar la presencia en dicho lugar de Carlos Del Valle y Federico Bertrand (que tienen en la ignominia total a sus trabajadores), centraron la discusión en los baños. No es broma, por un lado algunos detractores del AIFA argumentaron que estaban horribles, que si la estética kitsch, que parecían baños de cantina; por otro lado los que defendieron los baños “temáticos”, aduciendo que las películas del Santo son consideradas de culto en Europa, que si los opositores a la 4T desconocen la cultura popular del país, y que con sus críticas a la decoración de los baños sólo demuestran su clasismo y racismo.

Yo no puedo creerlo, ¿acaso el tema de los baños del nuevo aeropuerto es más importante que el destino de cinco mil trabajadores que los Del Valle y Miguel Alemán dejaron al garete? Tal parece que sí, pues en la vorágine digital desencadenada en redes sociales, defendiendo y atacando, el tema pasó desapercibido para el público.

No pretendo negar la naturaleza de las “tendencias”, pero si usted está leyendo esto es porque le gusta estar informado, y no quedarse con la información superficial. El punto medular sobre el que quiero llamar su atención es que no son temas independientes. Mientras los trabajadores de Interjet esperan (desde hace más de un año) que la empresa pague lo que les debe, tal y como ya fue sentenciado, los asesores jurídicos de los Del Valle no han dudado en interponer cuanto recurso jurídico esté a su alcance para impedir que se ejecute el laudo.

No son gratuitos los videos de Carlos Del Valle saliendo un día sí, y otro también a declarar que faltan solo “unos minutos” para regresar a volar. Su estrategia va dirigida a distraer acreedores, principalmente a los trabajadores, que por supuesto preferirían mantener su fuente de trabajo, a recibir una “castigada” liquidación. No podemos quedarnos solamente con el oropel informativo. Pongamos el dedo en la llaga, y digamos las cosas como son: es perverso apelar a la “buena voluntad” y jugar con los deseos de los trabajadores, aunque en los hechos sean promesas muy difíciles -léase imposibles- de cumplir.

Sí, como medio informativo es muy fácil y atractivo “retwitear”. Cualquier consecuencia será responsabilidad del que generó el contenido, y no del replicador. Tomen esto muy en cuenta porque en los próximos días veremos a los “expertos” afines a la oposición descalificando los trabajos del SENEAM, encaminados a echar a andar el nuevo aeropuerto. Veremos columnas donde proliferarán verdades a medias, que al final se vuelven en una mentira. Argumentarán que es imposible la operación simultánea entre los dos aeropuertos y volverán a desempolvar “incidentes” -muy menores y cotidianos-, señalando que estamos al borde de la hecatombe aeronáutica… nada más falso, el AIFA comenzará con muy pocas operaciones. No sabemos si la carga que llega al AICM piensa llegar al AIFA; los dueños de las cargueras todavía no han comunicado nada al respecto, pero estaremos muy atentos los próximos días.

Y es que un aeropuerto es todo un universo. Que hay que estar pendientes, por supuesto; que es un tema incluso de seguridad nacional, sin duda; que debemos tener ojos fiscalizadores en un proyecto emblemático para este gobierno, es obvio… pero no enfrascarnos en los adornos de las puertas de los sanitarios, y menos cuando es para hacerle el caldo gordo a un empresario que está pateando a sus trabajadores.