“-¿Cuál es el colmo de los colmos?

-Que un mudo le diga a un sordo que un ciego les está mirando.”

UN COLMO

“-¿Cuál es el colmo de un payaso?

-Que todo el mundo se lo tome en serio.”

OTRO COLMO

Las más duras acusaciones contra Omar García Harfuch no provienen de los detractores del régimen lopezobradorista sino de los propios morenistas. Estas —al igual que las más férreas defensas al ex funcionario— sirven una vez más para mostrar la nula congruencia y honestidad de ‘la cuarta transformación’. En uno y otro casos, lo que priva es el pragmatismo político (y eso puesto muy amablemente). Para que vean, este pragmatismo sí tiene fines politiqueros…

Aquí, en esta columna, ni se defiende a Harfuch —como lo hizo ayer el mismísimo presidente— ni se le señala con dedo flamígero —tipo lo que hizo Alejandro Encinas—. Solo subrayo lo que mostraron estos días los cuatroteros.

Son patéticos por lo obvio de sus motivaciones. Durante cinco años guardaron información, comentarios y sus emociones sobre el ex secretario de Seguridad de la Ciudad de México. Hoy que García Harfuch busca la candidatura de la 4t para competir en el 2024 por nuestra capital, brotan los amores y los odios. ‘El interés —dentro del Movimiento— tiene pies’. Por supuesto que sí.

Y no, no es que sean tan puros y castos que quieran se haga justicia a partir del pasado de Harfuch. La información que hoy comparten, la tenían desde hace años, solo que en este momento la utilizan sin ningún desparpajo simplemente porque no lo consideran de los “suyos”.

López Obrador repite el mismo esquema que desplegó para definir la candidatura presidencial por Morena y de inmediato todos en la 4t vuelven a moverse a su son. AMLO los divide y juega con ellos, los azuza tomando partido. Aprovecha para culpar a ‘los conservadores’.

Si ya vieron en el espejo de la candidatura nacional como termina esta historia, ¿por qué hacer tanta alharaca ahora? Mismo esquema con la excepción de que en esta ocasión habrán cuatro contendientes y no seis.

Pero igual se prestan a la treta. El “ala dura” de Morena tratando de derrumbar a Harfuch. Proceso que continuó Encinas pues le viene bien de distractor social ya que él anda muy hecho bolas con la verdad histórica de Ayotzinapa. Unos apuestan a impulsar a Clara Brugada; otros simplemente buscan debilitar a Claudia Sheinbaum. Mas todos han dejado ver su doble discurso y su adicción al poder.

Andrés Manuel tiene claro la importancia de la Ciudad de México para las elecciones del 2024; para él y para su proyecto se vuelve fundamental que la CDMX quede en manos de la 4t. De ahí que en contorsiones hoy por hoy él supera a cualquier otro morenista.

Sin escrúpulo alguno y olvidando su animadversión por dicho personaje, se muerde la lengua y se lanza a defender al precandidato con tal de salvar los votos.

¿Cuál es el colmo de los colmos de Andrés Manuel López Obrador?: pedir que no se use el caso de Ayotzinapa con ‘fines politiqueros’ (entiéndase, para golpear a García Harfuch), cuando el que ha usado y continúa usando el tema ¡son él y los de casa que lo acompañan! Un modelo impulsado por López Obrador, pues si hay una persona que recibió réditos de haber vuelto esa tragedia parte de su movimiento es Andrés Manuel.

Por cierto, otra verdad —una que es no solo histórica, sino absoluta—: a nueve años de la tragedia y casi cinco del gobierno de la 4t, la ‘verdad histórica’ desechada por los morenistas es la ‘verdadera verdad histórica’ presentada… ¡por el gobierno de la 4t!

La autoridad señalada por los mismos morenistas de haber sido partícipe de Ayotzinapa, se lanza ahora por Morena para gobernar la Ciudad de México; y los asesinos de los 43 muchachos —antes presos—hoy están libres y ¡conduciendo las indagatorias! Estimados lectores: ¿no se les hace todo esto el colmo de la podredumbre gubernamental?

Aquí la definición del primer mandatario de ‘un fin politiquero’: los padres de los normalistas asesinados pidiendo investigar a alguien del régimen (a García Harfuch, entre otras autoridades civiles y castrenses) y él recibiendo agua de su propio… atole. Los familiares exigiendo procesar a la autoridad exactamente como López Obrador lo hizo hace nueve años.