Opinión

¿Por qué el maldito Partido Verde siempre se queda con el registro?

El maldito Tucán y la promesa de un México preocupado por el medio ambiente. Es la mentira mejor contada en la política mexicana.
Simpatizantes del PVEM
Compartir en
junio 11, 2021 a las 04:58 CDT

El Partido verde se salvó de perder el registro. Aliados a Morena, siempre estuvo el riesgo latente de tener menos del necesario 3% de votos para permanecer 3 años más mamando del presupuesto; ya que Morena, el partido líder (34%), podía arrasar en la votación de su alianza y comerse su porcentaje. No fue así, se salvó y tuvo mejor votación que el PT (3.2%), cuyo único activo es Gerardo Fernandez Noroña, y mejor que el histórico PRD (3.6%), que tiene sus días contados.

¿Por qué se salva el Partido Verde? ¿Por qué tiene un voto cautivo del 5%, ya que nunca está cerca de perder el registro? ¿Por qué alguien sigue creyendo que tiene ideología un partido que se ha aliado con todos los bandos y que ahora se hace amigo de MORENA, cuando proponen cosas de la ultra derecha fascista como la castración química o la pena de muerte?

La respuesta está en su logo y en su nombre: Un bonito tucán de colores vivos y la palabra “VERDE”. No son las influencias que contratan ilegalmente, no son las mochilas que se pasaron del límite de los gastos de campaña, no son las propuestas, no es su activismo y movilización, ni siquiera sus alianzas. Es el maldito tucán y el nombre “VERDE”.

Mi Voto

Fui a votar con mis dos hijos mayores, Alejando y Federico César, desde un día antes les avisé lo que haríamos temprano el domingo y, extrañamente, sin chistar quisieron venir conmigo. Llegamos a la casilla a las 8:45 de la mañana y la fila era de varias cuadras. Estuvimos en la colonia San Mateo Tlaltenango en Cuajimalpa casi dos horas y media, esperando llegar. Fue horrible. Se pelearon entre ellos, se aburrieron, gritaron, compraron galletas en tienditas y entre todo eso pude explicares lo que haríamos: votar para elegir a los que gobernaban y a los que hacían las leyes.

Cuando hablábamos de las opciones les dije lo siguiente: 

“Hay tres opciones: la primera es MORENA, ellos quieren ayudar a los que menos tienen para que les vaya mejor; la segunda es el PRI (como estábamos en Cuajimalpa solo se me ocurrió decir lo siguiente) ellos quieren más policías; y la tercera es el PAN, ellos quieren ayudar a los ricos, para que así les den buenos trabajos a los pobres y todos vivan mejor”.

Alejandro, el mayor, rápidamente dijo “pues MORENA”, de hecho no recuerdo exactamente, pero no le hizo nada de sentido lo del PAN. Eso del “trickle down economics” no le hace sentido a un niño y no era como para andarlo explicando en la fila de la casilla.

César dijo “policías papá”. Y como por ningún motivo le daría mi voto al claro ganador de Cuajimalpa, Adrián Rubalcava, le reviré “pero a veces, para bajar los robos hay que ayudar a los que menos tienen y así que no tengan que robar”…Así que fue un rápido “pues a MORENA”. Lógico.

Así pues, llegamos a la casilla, nos dieron las tres boletas y ya dentro de la mampara les dije “encuentren a MORENA” como el orden de los partidos en una boleta electoral se define por el año de su fundación, MORENA estaba casi al final. Fueron leyendo uno por uno y Alejandro dijo sorprendido: 

“¡¿Papá qué es esto?!”, señalando al tucán que nos miraba como diciendo ”conque no les hablaste de mi”, mientras me juzgaba por ser mal padre.

En mi defensa de lo que pasó después, tengo que decir que teníamos dos horas haciendo fila, y ya nos queríamos ir; además César quería ir al baño, “pero al de la casa” me pedía.

Así que improvisé: “es el Partido Verde…dicen que se preocupan por el medio ambiente”

Y los dos me dijeron: “pues tenemos que darle un voto a ellos” y la verdad es que sentí en el tono de los dos, un reclamo.

Así que le dimos un voto al verde, en la federal…mínimo iban aliados de MORENA.

1 de 3, como el terrible slogan de Nueva Alianza hace algunas elecciones intermedias.

El maldito Tucán y la promesa de un México preocupado por el medio ambiente (y el hartazgo de la fila, las ganas de ir al baño y el cansancio) nos hizo votar por el Partido Verde.

La realidad, es que MORENA tiene una ideología fácil, humana, una que un niño puede entender fácilmente “ayudemos a los pobres, demos oportunidades, es lo justo”

El PAN, es indefendible, es muy complicado eso de “ayudemos a los ricos, bajemos impuestos y esperemos a que ellos paguen más y mejor”

Lo del PRI…pues es lamentable no hay nada que decir de qué proponen, mínimo Rubalcava se disfraza si no, no tendría nada que decir de ellos.

Pero el maldito Partido Verde y su promesa de la ecología (y ese Tucán) hacen que hasta un niño diga “claro, también quiero eso”.

Eso es lo que pasa con ese partido, por eso se salvan, por eso siempre tienen ese 5% de cajón que les da presupuesto suficiente para violar la ley electoral y pagar multas y ya.

Mucha gente cae, alrededor del 5%, con pensar que sí harán alguna propuesta ecologista y tendremos un México más limpio con animales y tucanes volando sobre Paseo de la Reforma.

Es la mentira mejor contada en la política mexicana.

Ya tendré tiempo para decirles a mis hijos: “¿se acuerdan de ese voto que le dimos al Partido Verde? Pues nos mintieron no hicieron nada para salvar al país” y que tengan su primera dosis de decepción, con el actual sistema de partidos y sus lacras que no sirven para nada.