16 de octubre de 2021 | 03:32
Opinión

    ¿Quiénes hicieron el ridículo en estas elecciones 2021?

    La mención honorifica al ridículo fueron las encuestas patito. Massive Caller se llevó la medalla de oro en fallar.
    Boletas electorales
    Compartir en

    Hacer el ridículo significa, según una búsqueda rápida en Google, “causar risa sin querer hacerlo o a su pesar”. Se puede hacer el ridículo en cualquier situación: perdiendo, ganando y hasta por un tropezón.

    Antes de seguir defínanos a los actores que participaron en el proceso electoral de hoy 6 de junio de 202. Estos son, simple y sencillamente, los partidos, los candidatos, los medios, los encuestadores, los ciudadanos y el INE.

    ¿Quiénes ganaron?

    Primero los ciudadanos. Una fiesta ir a votar. Una fiesta ver como más de un millón de voluntarios no solo estuvieron el domingo trabajando sin paga, sino verlos felices y motivados para hacer un buen trabajo. Una fiesta ver como llegaban, familias enteras, gente sola, viejitos, jóvenes, personas con niños sin edad de votar y hasta con perritos.

    Segundo, el INE. Vaya que Lorenzo Córdoba, sin conocerlo, se me hace un tipo oportunista que hace las cosas con una clara agenda política y personal. Soy de los que cree que Lorenzo Córdoba, presidente del INE, tiene un diablillo en el hombro que le habla y le dice que él podría ser el candidato presidencial de la alianza opositora a Morena. Pero el INE, tengo que decirlo claramente, organizó una grandísima elección.

    Tercero, ganaron los candidatos que siempre fueron arriba y arrasaron:

    • Alfonso Durazo en Sonora
    • Miguel Ángel Navarro en Nayarit
    • Mauricio Kuri en Querétaro

    Nunca se metieron en guerras sucias; no hicieron una campaña de confrontación; a las 6 pm, esperaron a que sus presidentes de partido y sus encuestas les dieran una ventajota para salir a hablar. Hasta Mauricio Kuri, con sincera inocencia, dijo a Denise Maerker que él no esperaba ganar por tanto margen.

    Cuarta, Mariana Rodríguez, la gran consultora en comunicación política de este país. Gane o pierda Samuel García la gubernatura de Nuevo Léon, su esposa es una de las grandes ganadoras. No me senté en una mesa con políticos, periodistas, analistas, funcionarios públicos y hasta amigos en la que el nombre de la influencer no saliera; y el consenso siempre fue: Samuel va bien por su gran campaña, su manera de comunicar, que evidentemente es una estrategia hecha por Mariana. “Sin Mariana, Samuel no hubiera salido del cuarto lugar”.

    El estilo de Mariana fue copiado por muchos candidatos: vimos bailecitos, canciones y hasta ganas de “dar risa planeadamente” a lo largo y ancho del país. Hizo escuela en la comunicación política y dios nos libre de las siguientes elecciones donde las cancioncitas, bailecitos y ganas de dar risa van a ser la estrategia de los grandes estrategas que se quedaron obsoletos ante una instagramera.

    ¿Quiénes perdieron sin hacer el ridículo?

    Las instituciones de seguridad, esas que tuvieron que cuidar no solo a los candidatos sino a todos los mexicanos. Candidatos secuestrados, asesinados, cabezas que se tiraban frente a casillas; las fuerzas armadas y policiacas, locales y federales, perdieron. Siguen sin poder cuidar y siguen sin poder hacerse respetar.

    ¿Quiénes hicieron el ridículo?

    El rídiculo fueron los influencers que apoyaron al Partido Verde en plena veda electoral. No es la primera vez que el Verde hace la misma estrategia. No es la primera vez que son Trending Topic por burlarse de las reglas electorales. Y los influencers volvieron a caer. La maldita costumbre del ser humano de querer comer tres veces al día.

    El otro gran ridículo fue de Movimiento Ciudadano.

    Encuestas patito y encuestas serias les daban el triunfo en Campeche. Ahora todo parece indicar que se fue al tercer lugar. Es un partido que demuestra su poca estructura para defender una elección.

    Movimiento Ciudadano con su candidato en Monterrey, Luis Donaldo Colosio, solo tenía que defender una elección. Solo tenían que hacer la tarea. Solo tenían que enseñar a un joven e inexperto candidato a hacer una estructura de defensa del voto muchos meses antes…y no pudieron. Vi encuestas en las que Colosio iba 10, 15 y hasta 20 puntos por encima de Paco Cienfuegos. La elección en Monterrey iba a ser un trámite, un trámite aburrido. El fenómeno, el hijo de la leyenda, iba a aplastar a un candidato del muy desprestigiado PRI. Hoy, parece que si bien puede ganar Luis Donaldo, la ventaja se redujo hasta márgenes que muchas encuestas los ponen en empate. Cienfuegos hizo la tarea; Movimiento Ciudadano, no.

    Movimiento Ciudadano en Nuevo León tuvo la campaña más exitosa en muchas elecciones recientes en México con un Samuel García que empezó en cuarto lugar y remontó hasta el primero. Una tendencia que se antojaba para abrirse todavía más el día de la elección. Un fenómeno del que hablaríamos y analizaríamos en muchas campañas venideras. El de Samuel es un método a copiar por todos los candidatos en las presidenciales del 2024. Y otra vez no pudieron hacer una estructura, no pudieron arropar a su candidato en lo que tiene que hacer un partido: defender el voto.

    Movimiento Ciudadano en Campeche, igual. Una victoria que hasta Dante Delgado anunció en conferencias de prensa. Una victoria que debió de haber sido cómoda, se convirtió en un trágico tercer lugar.

    La mención honorifica el ridículo fueron las encuestas patito y los candidatos y medios que las siguen pagando. Me atrevo a decir que los ciudadanos que las comparten, también tienen su culpa.

    Todos los años empresas como Massive Caller hacen el ridículo. Todos los años los políticos, medios y ciudadanos que se las creyeron juran no volver a creer en una empresa que, dicen, probablemente ni hace las llamadas. Todos los años siguen cayendo.

    En realidad me disculpo con Massive Caller, ellos no hacen el ridículo, ellos hacen negocio y probablemente su estado de resultados está más negro que el guacamole de ayer; el ridículo lo hacen todos los que las consumen.