“Hay acciones tan abominables o tan despreciables que su mera comisión debería anular cualquier curiosidad posible por quienes las cometen, y no crearla ni suscitarla, como tan imbécilmente sucede hoy”.

JAVIER MARÍAS

Vimos a Clara Luz Flores, ex contendiente por Morena (y aliados) a la gubernatura de Nuevo León, desviviéndose por obtener la aprobación de Keith Raniere. El mismo líder de la secta NXIVM que fue condenado no hace mucho en Estados Unidos a 120 años de prisión por tráfico sexual y pornografía infantil.

Pues Clara Luz, quien desempeño funciones en dicha asociación criminal, es ahora nombrada por la Cuarta Transformación como nueva titular del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Sí, parecería un chiste de muy mal gusto si no fuera porque ayer lo dio por cierto al anunciarlo Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad Pública y Protección Ciudadana federal, aclarando —por supuesto—que el nombramiento se daba por instrucciones del presidente López Obrador.

Clara Luz Flores, ex priista y candidata derrotada de la coalición Juntos Haremos Historia en NL en el 2021, no pasaría la prueba de Control de Confianza. De acuerdo al Art. 97 de la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública tiene por objeto (entre otros) “reconocer habilidades, destrezas, actitudes y conocimientos indispensables para el ejercicio de la función policial, así como para identificar factores de riesgo que interfieran con esta, por ejemplo, ausencia de vínculos con organizaciones delictivas…” (se vale llorar).

El haber sido miembro de la secta sexual NXIVM, cuyo líder marcaba con hierro caliente a las mujeres como si fuesen reses, debería ser motivo suficiente para no poder ser parte del SESNSP, menos aún su titular. Pero la decencia, la honestidad, la coherencia, el buen juicio, la honorabilidad, la experiencia nada valen en el lopezobradorismo.

En campaña, Clara Luz negó públicamente y en repetidas ocasiones sus nexos con NXIVM. Luego los videos y fotografías la desmintieron y evidenciaron. Después de ello, sostuvo que solo había asistido a “pláticas de superación personal”, pero quienes conocen y han estudiado la estructura de esta secta hacen notar que una de las fotografías donde ella aparece con una banda amarilla al lado de Keith Raniere es muestra de que ocupaba un rango en dicha organización. Durante el referido proceso electoral, para mayor descaro, en las fotos de la candidata de sus perfiles en redes y en varios eventos públicos se le veía a ella vestida de amarillo. ¿Gustos? ¿Coincidencias? No lo creo.

Flores ni siquiera cubre el 10% de experiencia/capacidad solicitado por López Obrador; del 90% de honestidad mejor no hablamos. ¿Quién puede sostener que pertenecer (o haber pertenecido) a una secta cuyo fin era el tráfico sexual, la pornografía infantil y el torturar a las mujeres cumple con dicho requisito? Por lo visto, Andrés Manuel…

Incorporar a Clara Luz a la 4T como cabeza del SESNSP es una bofetada más —y no cualquier ofensa— a las víctimas de delitos y violaciones sexuales en México. Un sector de la población (toda esta si hubiese mayor nivel educativo y cívico en el país) se la va a cobrar caro a Morena y a AMLO.

Sabemos de muchos ex priistas que, sostiene el primer mandatario, son “purificados” al transitar a Morena. Pero mismo dentro de la Cuarta Transformación debería haber límites a ese poder curativo… En el caso de Clara Luz, los mismos morenistas tendrían que señalar lo inadmisible de su acogida y de su nombramiento.

Como si todo lo anterior no fuese suficiente, resulta ser que la regiomontana está casada con un cacique priista. Y tenemos, entonces, que el vergonzoso silencio de las feministas de izquierda/morenistas/obradoristas al respecto de esto último, del asunto de desempeñarse en NXIVM que denigró a las mujeres en todos sentidos y ahora la incorporación de Flores al servicio público hace del “régimen más feminista de la historia de México” una reverenda vacilada. (Muchos lo sabíamos desde mucho antes; esto solo lo confirma).

Algunos consideran que el nombramiento de Clara Luz se dio para disminuir el enojo sobre el asesinato de dos sacerdotes jesuitas en Chihuahua, si es así, en lugar de apagar un fuego, avivaron uno nuevo y con harta gasolina.

La seguridad zozobra en nuestra patria y López Obrador nombra a Clara Luz Flores. ¿En qué cabeza cabe? Obradoristas o no, ¿de verdad esto no les resulta ofensivo?

En NXIVM practicaban la esclavitud sexual moderna; “preparaban” a las vírgenes para que Keith Raniere las violara y chantajeaban a los miembros con fotografías de desnudos e información personal. ¿Querrá la 4T implementar ese modelo ahora en el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública?

Algo está mucho muy podrido en el gobierno federal al nombrar a Clara Luz en dicho puesto. Me niego a pensar que, mismo en Morena, no haya personas medianamente aptas para ocupar esa titularidad.

¿Por qué la nombraron?, ¿qué puede pesar más que la decencia ante una posición tan pero tan delicada? Cualquier respuesta es deplorable. Desde molestar a la ciudadanía (una burla más), otorgar un premio de consolación a Clara Luz después de perder en Nuevo León, un aplauso a la secta NXIVM (digo, si hay ‘abrazos y no balazos’ para los delincuentes, quizá estos ya se merecen ser abiertamente parte del gobierno) o sencillamente se trata de que la 4T no busca la seguridad de la población.

Clara Luz pertenece a la caterva de individuos que deberían estar en la cárcel, pero Morena los premia. Otra más al largo listado entre los que destacan: Salgado Macedonio —un violador que fue senador, candidato a gobernador de Guerrero y cuando no se pudo sostener su candidatura, esta se le dio a su hija, mientras él sigue siendo un “honorable” miembro de Morena; Pedro Salmerón que acosa mujeres; Marti Batres, asistiendo al homenaje en Bellas Artes de Naasón Joaquín García, líder de la Luz del mundo, quien fue fue sentenciado como pederasta en Estados Unidos; Saúl Huerta Corona, desaforado hasta terminar la legislatura, pero quien se encuentra en libertad (sin olvidar que fue defendido por el coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier Velasco, quien declaró que los hechos de que acusaban a Huerta —violar un menor— los hizo en su tiempo libre, no como legislador).

La cartera de gente despreciable de Morena que gobierna este país solo sigue creciendo. Las consecuencias son previsibles.