El Quinto Informe de Gobierno que rendirá el presidente López Obrador el primero de septiembre, será una crónica de asuntos sin resolver, donde por el contrario de lo que afirma, las cosas empeoraron dramáticamente.

Un gobierno que fracasó estrepitosamente en cumplir las promesas. Un cambio que nunca llegó.

En cada sector de la administración la gravedad de problemática es igualmente preocupante.

Salud, intentar tapar el sol con un dedo

En salud, por ejemplo, el país vive las consecuencias de pésimas decisiones que nos han llevado a tener los peores servicios en más de 30 años.

Aunque, como siempre, AMLO tiene otros datos: “Atención médica con especialistas, medicinas, no sólo el cuadro básico, todos los medicamentos, estudios, intervenciones quirúrgicas. Porque la salud no es un privilegio es un derecho de nuestro pueblo. Por el bien de todos, primero los pobres”.

“El sistema de salud IMSS-Bienestar garantiza atención médica y medicamentos gratuitos a quienes no tienen seguridad social. La salud es un derecho consagrado en el artículo 4° de la Constitución”.

El primero de diciembre de 2018, su compromiso número 13 decía: se hará realidad el derecho a la salud. El propósito es garantizar a los mexicanos atención médica y medicamentos gratuitos; comenzaremos en las unidades médicas del Seguro Social ubicadas en las zonas más pobres del país y poco a poco se irá ampliando el programa hasta que logremos, a mediados del sexenio, establecer un sistema de salud de primera, como en Canadá o en los países nórdicos.

En aquella ocasión anunció la creación del INSABI como la panacea de su política de salud.

¿Qué ha pasado desde entonces?

CONEVAL reportó en su último informe que la carencia por acceso a los servicios de salud en 2000 era del orden del 58.6% y en 2018, cuando AMLO tomó el poder era de 16.2%, es decir en 18 años el país mejoró en los servicios un 42%. Lamentablemente la tendencia favorable cayó en los primeros cuatro años de gobierno de AMLO de forma dramática, la población con carecía de acceso a la salud, paso de 16.2 a 28.4, es decir, 12% de la población de México perdió ese derecho.

EL INSABI, creado para sustituir el Seguro Popular que funcionaba bien, resultó un fracaso tal que ni toda la retórica y demagogia de AMLO pudo salvar y lo acabó cambiando por el IMSS-Bienestar, que tampoco a dado resultado.

A inicio de 2019, AMLO volvió a asegurar que México contaría con “un sistema de salud como en Canadá, el Reino Unido o en Dinamarca”.

Un año después, en enero de 2020, ironizaba: los populistas de Noruega y Dinamarca cuentan con un sistema de salud pública gratuito desde que los ciudadanos nacen y hasta que se mueren.

Lo mismo repitió en 2021, pero no cumplió. Estamos a tan solo un año de que concluya su administración y el sector salud cada día está peor. La políticas han sido un fracaso absoluto.

Una mala decisión tras otra

A eso se suma una serie de eventos realmente deleznables, de cómo se atendió la pandemia, el tema de las vacunas o las protestas de los padres de los niños con cáncer, donde jamás expresó un gesto de solidaridad o empatía.

AMLO se burló, como es su costumbre, del dolor humano, de aquellos que sufrieron el contagio del Covid-19, asegurando que tenían que usar sus fetiches religiosos, amuletos y estampitas de santos y vírgenes para hacer frente al coronavirus.

Junto con el Dr. Hugo López Gatell lanzaban mensajes para desestimar las precauciones y el uso de cubrebocas.

Para la compra y distribución de medicamentos y vacunas, decidió destruir todo el andamiaje institucional y en su lugar dar contratos a sus amigos y aliados. Entre enero de 2021 y diciembre de 2022, la Secretaría de Salud de la Ciudad de México firmó 16 contratos con Abastecedora de Insumos para la Salud para comprar fentanilo, medicinas y material hospitalario.

Esto a pesar de que la empresa estaba suspendida por dos años y medio para recibir contratos de cualquier gobierno por un castigo impuesto por la Secretaría de la Función Pública en julio de 2020.

También lo que recientemente documento el columnista de El Universal, Mario Maldonado, sobre Zoé Robledo, de quien dice perdió la candidatura al gobierno de Chiapas por la terrible corrupción que impera en el IMSS al otorgar contratos a familiares y amigos como con Grupo PM Soluciones, en especial a la razón social People Media S.A. de C.V., la cual ha recibido contratos por 951 millones de pesos de 2021 a la fecha, dicha empresa está fichada por la Auditoria Superior de la Federación por sus irregularidades.

Los problemas en materia de salud son catastróficos y humillantes. La burla y el sarcasmo de AMLO ya no tienen cabida. Sus políticas son un total fracaso. Vaya, de la farmacia con “todas las medicinas del mundo” mejor ni hablar.

Twitter: @diaz_manuel