La semana pasada Andrés Manuel López Obrador envío a la Cámara de Diputados su propuesta de reforma electoral, elaborada por Adán Augusto López Hernández, Pablo Gómez y Horacio Duarte. Esta semana, la Alianza Va por México, PAN, PRI y PRD, hizo lo propio y anunció que preparan una iniciativa de reforma electoral. Cada quien su reforma. ¿Dialogo de sordos o la posibilidad de mejorar nuestro sistema electoral?

El presiente propone un nuevo sistema para la elección del diputados y senadores. Los primeros por listas estatales; los segundos, tres por entidad a proporcionalidad pura. La Cámara de Diputados estaría integrada por 300 curules y el Senado por 96 escaños. Propone diminuir el número de diputados locales y regidores. Plantea la disminución del financiamiento público a los partidos. Así como la elección de consejeros electorales y magistrados del Tribunal Electoral por el voto libre, directo y secreto de la ciudadanía.

La Coalición Va por México no ha presentado formalmente una iniciativa. Marko Cortés, Alejandro Moreno y Jesús Zambrado, dijeron que cada uno de los partidos presentarán por separado sus iniciativas; sin embargo, coincidieron en que lo temas serán: Impulsar la segunda vuelta para en elecciones presidenciales. Eliminar la sobrerrepresentación que hay en la Cámara de Diputados y el “transfuguismo”. Elecciones primarias constitucionales organizadas por el INE el mismo día para todos los partidos. Prohibición total con sanciones a quienes usen electoralmente los programas sociales. Nulidad electoral si participa la delincuencia organizada. Regulación de conferencias mañaneras del presidente López Obrador en tiempos electorales.

Lastima que las posiciones estén tan polarizadas, que no haya posibilidad de acuerdos, porque con excepción de las conferencias mañaneras, que tienen una dedicación personalísima, las propuestas, tanto del presidente como de la oposición ponen sobre la mesa temas importantes para robustecer el sistema electoral y fortalecer la democracia en nuestro país.

Es correcto disminuir el financiamiento a los partidos y reducir la dieta de los legisladores. Es importante resolver el viejo problema de que los magistrados electorales y los consejeros electorales deben su cargo a los partidos políticos. Así como revisar con cuidado el tema de los legisladores plurinominales y de la segunda vuelta en las elecciones presidenciales, vigente en varios países en América y Europa.

Ojo. Tema importante es cómo evitar la penetración del narco en los procesos electorales. Los ejemplos recientes sobran, lo mismo que la impotencia o negligencia de las autoridades para evitarla. Se trata de un asunto grave que debe analizarse con responsabilidad.

En estos momentos, ni la propuesta del presidente ni la propuesta de Va por México tienen futuro. La del presidente necesita dos tercios, la de Va por México mayoría simple. Quizá después de las elecciones locales del 5 de junio, cuando las aguas se serenen un poco, haya oídos y voluntad para escucharse y atender algunas de las propuestas de uno y otros bloque, por lo pronto sólo son reproches y descalificaciones. Eso pienso yo, ¿usted qué opina? La política es de bronce.

Onel Ortíz Fragos en Twitter: @onelortiz