El próximo 13 de octubre cumplirá Alfonso Durazo Montaño su primer mes como gobernador de Sonora. Sí, tomó posesión del cargo el pasado 13 de septiembre, en un evento emotivo que contó con la presencia de un invitado de primer nivel, Luis Donaldo Colosio Riojas, hijo del sonorense más recordado y querido, Luis Donaldo Colosio Murrieta.

Es decir, Durazo lleva tres semanas en el puesto para el que fue electo el pasado verano. Tres semanas en las que, no hay secreto en ello, su prioridad ha sido conseguir recursos para algo tan elemental como pagar a los trabajadores del sector público local.

En la situación de Durazo están todos los gobernadores y todas las gobernadoras —de todos los partidos— que apenas están llegando al poder: sus antecesores les dejaron prácticamente quebrados los estados que empiezan a administrar.

¿Qué tiene Durazo que ya, en El Universal —un diario importante de alcances nacionales—, se le golpea con argumentos francamente absurdos?

Ha dicho el columnista Roberto Rock —quien ha sido varias veces director editorial de El Universal y pronto volverá a serlo de nuevo— que “la llegada de Alfonso Durazo a la gubernatura de Sonora parece haber enviado la señal para un escalamiento de la violencia en el estado”.

Increíble que un periodista profesional experimentado diga eso ya que, seamos serios, ¡Durazo ni siquiera ha terminado de sentarse en la silla de la gubernatura!

Si hay violencia en Sonora, y por supuesto que la hay —como en todo México—, se debe a las condiciones del país, que sigue sufriendo por la guerra perdida que Felipe Calderón declaró al narco en 2006; violencia además agravada, a nivel local, por administraciones públicas ineficientes y hasta pusilánimes, como podría ser el caso de la encabezada por la anterior gobernadora sonorense, Claudia Pavlovich.

Culpar a Durazo por la violencia en Sonora, antes de su primer mes como gobernador, es pura grilla, simplemente y sencillamente eso: grilla, pero no local, sino nacional.

¿Qué tiene Durazo para que El Universal, diario de cobertura nacional, se le eche encima con tamañas falsedades?

Tiene Alfonso Durazo tamaños de político nacional, que lo ha sido muchos años, y con posibilidades —pocas, pero existentes— de jugar un rol de relevancia en la designación del próximo candidato o la próxima candidata de Morena en las presidenciales de 2024.

¿Dañan a Durazo los golpes de El Universal? No parece ser el diario más creíble en Sonora. En la pasada campaña electoral sus encuestas pronosticaban —para influir en que así sucediera el día de las votaciones— una cerrada competencia entre el candidato de Morena y el del PRIAN.

No ocurrió tal pronóstico: Alfonso Durazo aplastó con más de 15 puntos de ventaja a Ernesto Gándara. Vaya que se vieron incompetentes los encuestadores de El Universal, o de plano cucharearon bien feo los editores del periódico de Juan Francisco Ealy Ortiz.

Lo que sea, antes de empezar a evaluar el trabajo de un gobernador, debe dársele tiempo a que haga su trabajo. Es lo lógico y aplica para todos y todas quienes en estos días empiezan sus administraciones estatales.