Irreverente

Les platico: Prometí a unos amigos escribir hoy sobre el anunciado plantón de los sindicatos de maestrosen el Zócalo, el mismo día de la contramarcha organizada por AMLO contra el obús del pasado día 13 que lo dejó viendo estrellitas, casi un millón de ellas -según el conteo de Google- tan solo en el Paseo de la Reforma.

Es más, ya tengo hasta el título para dicho artículo:

”Sopa de su propio chocolate al presidente.”

Pero en vista de la oportunidad noticiosa, dejaré ese tema para mañana jueves porque hoy quiero ocuparme del Mundial de Catar.

Así que con su venia, ¡Arre y Salud!

Cata a Catar

Varias veces me han preguntado si hay algo del presidente López Obrador en lo que esté de acuerdo y siempre respondo:

Que le guste, conozca, practique y promueva el beisbol.

Aquí su irreverente servidor tenía más de dos años de no ver un partido de fútbol.

Al final de cuentas, ¿qué puede esperarse, pensarse y decirse de un deporte que se juega con los pies?

Confieso que por puro morbo me animé a echarle una ojeada al partido entre Argentina y Arabia Saudita.

Quizá me animé por lo disparejo que se antojaba ese cotejo.

Mi amigo Ron Zelig Ziv -que nació en Israel y vivió muchos años en Argentina- se unió a la conjetura de la irreverente de mi Gaby, que como buena libanesa -se apellida Kalifa Kaún- infirió que los árabes están acostumbrados a comprarlo todo. Por lo menos lo intentan.

Y apenas terminó el partido de marras me preguntó: “¿Qué te dije? ”Si los cataríes compraron en más de €100;000,000 la sede de la Copa Mundial 2022, ¿a poco no iban a comprar al que se prestara para lucir a los equipos del Medio Oriente? Argentina tenía más de tres años sin perder un solo juego y miren nada más quién vino a bajarles los... humos.

Ni la burla perdonan

Obvio, como dice mi amigo el percherón, si gastaron tanta lana para hacer en Catar el primer mundial de fútbol de la historia en el Medio Oriente, ¿a poco se iban a arriesgar a que los partidos de la región perdieran todos los juegos por goleada?

La irreverente cree -y Ron también- que entre los países árabes que participan en la gesta, hicieron una polla para “animar” a los jerarcas de la FIFA y del país que se dejara, para que sucedieran rompe-quinielas como la del resultado entre Argentina y Arabia Saudita.

Después de todo, el ex jerarca del futbol argentino, Grondona, es bien sabido que se embuchacó una buena lana por votar en favor del Catar como sede de este Mundial.

A ver qué sucede en el partido del próximo 30 de este mes, cuando se enfrenten los “sorprendentes” saudíes contra el equipo mexicano.

CAJÓN DE SASTRE

“Perdónenme lo mal pensada, pero en el fútbol de esta época todo puede suceder, hablando de resultados insólitos, como el de esta semana. A ver si no se repite ese marcador”, remata la irreverente de mi Gaby.