Internacional

Operadora de oleoductos de EU pagó rescate a hackers: Bloomberg

La operadora de oleoductos pagó el rescate, sin embargo no pudo restablecer el servicio de inmediato.
Colonial Pipeline
Compartir en
mayo 14, 2021 a las 11:59 CDT

Colonial Pipeline, empresa que opera los mayores oleoductos de Estados Unidos (EU), pagó casi 100 millones de pesos en criptomonedas para desbloquear sus sistemas de combustibles que fueron hackeados el 7 de mayo.

De acuerdo con Bloomberg, compañía de EU de asesoría financiera, la operadora de los oleoductos pagó el rescate pedido por los hackers el mismo día del ataque.

Colonial Pipeline, pagó el recate pedido por lo hackers, quienes le entregaron una herramienta de descifrado para restaurar la red informática de los oleoductos.

Sin embargo, la herramienta resultó funcionar tan lento que la operadora de oleoductos tuvo que usar sus medios para desbloquear la red informática de Colonial Pipeline.

EU sufrió falta de gasolina por hackeo a oleoductos.

La red de oleoductos de Colonial Pipeline ofrece suministro al 45% del mercado de la costa de EU, por lo que el hackeo que sufrió la operadora provocó una crisis por gasolina en

  • Florida
  • Georgia
  • Carolina del Norte
  • Virginia

Donde los consumidores tuvieron que hacer largas filas en las gasolineras debido a la escasez así como al pánico por la falta del combustible.

La red de oleoductos hackeada transporta hasta 2.5 millones de barriles de gasolina al día, así como de diésel y combustible de aviación desde las refinerías del golfo de México al sur y este de EU.

De acuerdo con el Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés), un grupo de hackers denominado DarkSide atacó los oleoductos de Colonial Pipeline a través de ransomware, malware que impide el acceso a un dispositivo y su información hasta que se realice un pago.

Joe Biden firma nueva orden de ciberseguridad

Luego del ataque sufrido por Colonial Pipeline, el presidente de EU, Joe Biden, firmó una orden ejecutiva sobre ciberseguridad.

Esta orden impone estándares más estrictos sobre la adquisición de cualquier software por parte del gobierno de EU.

Así, los proveedores de software que no cumplan con los nuevos requisitos en un máximo de 6 meses, serán excluidos de las compras del gobierno de EU.

Con esto, EU espera tanto entidades federales como privadas refuercen sus estándares de ciberseguridad para evitar que ataques como el sufrido por la operadora de oleoductos vuelva a repetirse.

Con información de Sin Embargo